11.6 C
Santa Comba
jueves, mayo 23, 2024

El peculiar callejero de Fisterra durante el franquismo

En el archivo municipal de Finisterre se custodian las Actas de los Plenos, y en una de ellas un acuerdo tomado en la sesión extraordinaria del 21 de noviembre de 1955, siendo alcalde Ramón Rodríguez Lestón (sucesor y predecesor de alcaldes falangistas lógicamente), por el cual se aprobaba el callejero fisterrán; dándose nombre a calles para honrar la memoria de personajes destacados tanto del Movimiento, como por su labor cívica y conducta aceptada por el régimen. La propuesta fue realizada por una comisión constituida en el pleno del 20 de agosto de 1955 e integrada por Francisco Muñoz Rodríguez, Juan José Olveira Armesto y el propio alcalde.


No era la primera vez que se presentaba una iniciativa así, ya que en los años de “la dictadura con rey” (1923-1930) del general Miguel Primo de Rivera se homenajeó con una calle y memorial en el Cabo Fisterra al capitán Alfredo de Saralegui Casellas (1883- 1961), impulsor de los Pósitos de Pescadores (véase La centenaria historia de la Cofradía de Fisterra (1923-2023)).

Extracto de las actas del callejero de 1955 // Ramón Rodríguez Lestón, retratos de varios alcaldes falangistas lucen en las paredes del ayuntamiento de Fisterra (archivo concello de Fisterra/foto J.G. Satti).


Luego, en la postguerra se asignó una plaza a José Antonio Primo de Rivera´, una calle aFrancisco Franco´ y al soldado Lago Pais´, siendo alcalde Manuel Martínez Traba. En este nuevo callejero fisterrán a parte del clásicoPlaza del 18 de julio´ (fecha del Alzamiento), calle Caídos en la Cruzada Nacional´ o poner al puerto de FisterraPuerto del Generalísimo Franco´, “como homenaje a nuestro invicto caudillo salvador de la patria”; lucirían placa:


Salvador Moreno Fernández, “como prueba de gratitud”. Ministro de Marina (1939-45 y 1951-57). En febrero de 1937, este militar participó al mando del Almirante Cervera junto con los cruceros Canarias y Baleares en la batalla de Málaga. Bombardeó a mujeres, niños, ancianos y enfermos que huían del cerco de la ciudad por la carretera costera de Málaga a Almería en el triste episodio que se conocerá como «La Desbandá». Se calcula que, junto con el resto de unidades causó entre 3000 y 5000 víctimas.


Antonio Girón de Velasco, “como prueba de gratitud”. Ministro de Trabajo, miembro fundador de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS), que posteriormente se integraría en Falange y tomarían parte en la Guerra Civil. Su actuación más reseñable es la de potenciar un sistema de seguridad social, para cubrir las situaciones de vejez, viudedad, orfandad, desempleo, jornada laboral reducida, vacaciones pagadas y una red de asistencia sanitaria con atenciones médicas y hospitalarias. En 1956, indujo al consejo de ministros a una subida salarial del 23 %.


José Calvo Sotelo, “en homenaje al protomártir de la revolución”: Destacó como líder de las fuerzas que pretendían la instauración de una monarquía autoritaria corporativista a través del alfonsino partido Renovación Española, aunque no mantuvo buena relación con las otras fuerzas de la derecha, como la CEDA (partidaria de contemporizar con la República) y la Falange Española (más próxima al fascismo). La milicia conocida como “La Motorizada”, que había actuado como custodia del socialista Indalecio Prieto, ​fue la que le descerrajó dos tiros en la nuca en 1936.

 Salvador Moreno Fernández//Antonio Girón de Velasco//José Calvo Sotelo//Fernando Suárez de Tangil (fotos Wikipedia).


Fernando Suárez de Tangil (Conde de Vallellano), “como prueba de gratitud”: ministro de Obras Públicas (1951-1957). Diputado elegido en las elecciones de 1933 y 1936 por Palencia. En la legislatura 1933-1936 fue vicepresidente de las Cortes y en la de 1936 fue suplente de José Calvo Sotelo en la Diputación Permanente de las Cortes. Tras su asesinato, fue Vallellano el portavoz de los monárquicos en la sesión de la Diputación Permanente de 15 de julio de 1936, en la que protestó por el asesinato de Calvo Sotelo y anunció la retirada de su partido de las Cortes. Durante la Guerra Civil, ​nombrado por Franco, Vallellano dirigió la Cruz Roja hasta 1940.


Antonio Pedrosa Latas, “como prueba de gratitud” por su labor como director técnico del Instituto Social de la Marina. Participó desde muy joven en Lugo de las juventudes de la Unión Regional de Derechas en 1931, y en la organización local de la Falange Española en 1934.


Ortega y Gasset, “como homenaje al gran pensador y filósofo español”. Liberal, escapó del bando republicano y regresó a España aceptando el régimen que lo utilizó propagandísticamente.


Santiago Ramón y Cajal, “como homenaje al sabio español, investigador del sistema nervioso”. A partir de 1945 la exaltación de la figura del Cajal como “un patriota ejemplar” fue una manera de trasmitir el ideario moral de la Dictadura y mostrar una cara amable en el exterior. Desde ese momento, comenzó un proceso destinado a convertir a dicho científico en un mito político; al tiempo que sus discípulos se exiliaban y su instituto era reemplazado por el nuevo CISC.

Antonio Pedrosa Latas //José Ortega y Gasset //Santiago Ramón y Cajal //Desiderio Paz Figueroa (fotos web).


Esta retahíla de glorificación franquista dejaba espacio para algunos vecinos de Fisterra:
Desiderio Paz Figueroa, “como homenaje al que durante más de 40 años fue médico de asistencia pública”.

Don Emerito, su alias literario, agradeció el nombramiento con unos versos: “Mil gracias a los ediles que mi raro nombre han dado/ a una calle de este pueblo, lo que ya hemos festejado”. Un hombre polifacético (véase “Historias de médicos y epidemias en la villa de Fisterra” e “Historia breve del Carnaval de Finisterre”).
Pedro Paz Rodríguez, “alcalde y diputado provincial que había dejado su vida por Finisterre”. En efecto, había fallecido en accidente de tráfico a poco más de un año de asumir. Sin embargo, su compañero de partido que ocupó los mismos cargos que él y también murió trágicamente, resultó completamente ignorado: Cipriano Fernández Brage, represaliado en 1936.


Para entender por qué ocurrió esta diferencia, debemos remontarnos a julio de 1927, cuando miembros de Unión Patriótica (UP) celebran un banquete de despedida por traslado del maestro nacional Federico Ávila Cuadra (alcalde saliente). Tomaron asiento, con el obsequiado, Francisco Esmorís, médico y presidente local de la UP; Desiderio Paz, médico titular; Ramón Rodriguez Vigo (alcalde entrante), Juan López García (teniente de alcalde), José Insua Lires, concejal; José. M. Aparicio, Jaime Lloret y Cipriano Fernández, oficiales de la estación radiotelegráfica; Pedro Paz Rodríguez, Matías Canosa, Laureano López, propietarios; Domingo Miñones, cura párroco de Fisterra; Matías M. Escariz, cura párroco de Duio; José Ballón González, de la misma; Miguel Otero, secretario del Ayuntamiento; Marcial de Dios, jefe del Faro; Jesús Rodríguez, oficial primero del concello; Francisco de la Barrera y José Sánchez Calo, maestros nacionales; entre otros (El Ideal gallego nº 2948). La Unión Patriótica fue un partido político creado por el dictador Miguel Primo de Rivera (1870-1930) como partido único de su régimen, sustituto de todos los partidos políticos hasta su muerte.


El apoyo de Alfonso XIII a esta dictadura, hizo que los viejos partidos liberal-conservadores se decidan por el cambio de modelo republicano auspiciado por la izquierda. Políticos como Alcalá Zamora o Miguel Maura, abogaban por una república moderada tanto en las cuestiones sociales y políticas como en la cuestión religiosa. Y tras el fracaso de la “dictablanda” del general Berenguer posterior a Primo de Rivera, el rey decidió nombrar el 17 de febrero de 1931 al almirante Aznar para reconducir la situación y este convocó elecciones municipales, en lugar de generales, para el 12 de abril de 1931.

Todo el mundo lo entendió como un plebiscito sobre la Monarquía, por lo que cuando se supo que la coalición republicano-socialistas había ganado en 42 de las 50 capitales de provincia (aunque los monárquicos habían ganado en las zonas rurales), el Comité Revolucionario emitió un comunicado afirmando que el resultado de las elecciones había sido «desfavorable a la Monarquía y favorable a la República» y anunció su propósito de implantar la República de inmediato. Ese mismo día el comité revolucionario se convirtió en el Primer Gobierno Provisional de la Segunda República Española.

Telegrama de constitución y adhesión de la primera corporación de la segunda república española (foto ARG).


Dicho gobierno provisional se apresura a renovar a todos los gobernadores civiles de provincia a través del Ministerio de la Gobernación. El gobernador se encargaba de controlar el poder local según los intereses del Gobierno Central, traduciéndose su trabajo entre otras labores, en ceses, cambios y reposiciones de ayuntamientos y el nombramiento de gestoras municipales.


“Las autoridades republicanas no se fiaban del personal burocrático del régimen anterior y por ello la designación de unos gobernadores que controlaran la esfera provincial era fundamental. Además, quedaba el espinoso tema del gobierno de los ayuntamientos que va a ser remodelado por la fuerza de los hechos y demasiadas veces sin otra finalidad que la colocación de adictos al partido del gobernador” (“El aparato provincial durante la Segunda República. Los gobernadores civiles, 1931-1939”, Joan Serrallonga /UAB 2007).


El nuevo ministro de la Gobernación, Miguel Maura, establece un periodo de 15 días para que los candidatos derrotados pudieran impugnar los resultados electorales. Tras el anuncio, los republicanos se movilizaron rápidamente para presentar denuncias en aquellas localidades donde habían obtenido el triunfo los conservadores monárquicos. Por ello, en las semanas siguientes se procedió a “depurar” los concellos tanto de concejales elegidos en virtud del artículo 29, como de aquellos que supuestamente se habían valido del fraude para conquistar su acta (en 1934 será Rafael Salazar Alonso, ministro de la Gobernación por el Partido Radical, quien aplicará la maniobra de Maura e impulsará la destitución de ayuntamientos de izquierda, colocando en su lugar gestoras afines al Gobierno).


El Partido Republicano Radical (PRR), o simplemente Partido Radical, fue un partido político fundado por el inescrupuloso Alejandro Lerroux. En 1929 el sector más progresista del PRR se separó para fundar el anticlerical Partido Republicano Radical Socialista, más adelante, una parte del PRRS acabaría integrándose en la posterior Izquierda Republicana de Manuel Azaña (quien anotó en su diario que era un partido lleno de “gentes díscolas y arrebatadas”). En 1930, hacia el final del reinado de Alfonso XIII, el PRR fue uno de los principales adheridos al Pacto de San Sebastián. Y, como tal, participó del Gobierno provisional el 14 de abril de 1931.


En Fisterra, el alcalde elegido Juan Traba envía telegrama al gobernador el 21 de abril: “ACTO CONSTITUCION AYUNTAMIENTO ACORDOSE DIRIGIRLE RESPETUOSO SALUDO. INCONDICIONAL ADHESION GOBIERNO REPUBLICA”. Al mismo tiempo, los concejales Manuel Canosa y Manuel Castreje envían otro: “ELEGIDOS CON CARÁCTER DE SOCIALISTAS AGRARIOS (…) SE NOS PARTICIPO POR EL SECRETARIO QUEDABA EN SUSPENSO POSESION HASTA NUEVA ORDEN. ADEMAS ENVIAMOS PROTESTA SOBRE NULIDAD ELECCIONES”.


El primer teniente de alcalde José López Lobelos en una carta del día 23 de abril le expone al gobernador civil que “enterado de las protestas formuladas en el acto del escrutinio por los candidatos D. Manuel Castreje, D. Manuel Traba Lorenzo, D. Vicente Marcote y D. Antonio Suarez Fernández; y aunque son completamente inofensivas en el orden legal, no quiero pasar sin rebatirlas por insidiosas.

En las dos secciones del primer distrito (…) ni siquiera incidencias hubo, a no ser que quisiera denominársele así a las manifestaciones que los interventores hicieron públicamente de que les daba vergüenza para ser testigos de la derrota de sus amigos, derrota que se presentaba clara desde los primeros momentos, porque sabían que el pueblo odia al cacique Miñones que con su familia tenía organizaciones ora liberales, bien conservadoras (según quienes mandasen) desde hace más de 30 años, se había sumado a la Dictadura, había presidido la Unión Patriótica hasta que desapareció, se llamaba durante la elección liberal demócrata, al mismo tiempo que socialista agrario; cuenta con los curas, hubiera sido a su satisfacción jaimista y se dispondría en cualquier momento a ser cualquier cosa si ello le valiese para estar con los que mandan; sabían los interventores todo esto y que los Miñones jamás habían hecho nada por el pueblo.

Octavilla de los socialistas agrarios apoyando la dudosa candidatura del liberal Manuel Lastres García que por aquella época estaba completamente retirado de la política// Lista de candidatos del PRR donde se destaca al líder Lerroux, el escritor Valle-Inclan, el primoriverista Saralegui o José Miñones entre otros (foto hemeroteca).


Es falso en absoluto que se haya negado ni dificultado la labor de los interventores que firmaron las actas con absoluta conformidad de los candidatos derrotados, (…) nos dan de bugallalistas que ni somos ni fuimos jamás: somos del pueblo (…) que no quiere caciques y cada vez reniega más de quienes crecieron y se enriquecieron cuando lo caciqueaban. En la sección 1ª del distrito 2º fue igualmente el triunfo legítimo de los enemigos de los Miñones instrumentos de la Dictadura. En cuanto a las 94 papeletas, no es cierto que estén contraseñadas (porque) la tachadura de un nombre no es contraseña. Ninguna de las alegaciones pudiera ser motivo de nulidad porque no afectan al resultado de la votación” (12 conservadores por 2 socialistas).


López Lobelos por “cacique Miñones” se refiere al abogado, empresario y supuesto masón José Miñones Bernárdez (1900-1936).  En 1922 (diario La Prensa) Miñones aparece dando mítines en Corcubión por el partido monárquico Liberal Demócrata del diputado Alonso Gullón (sobrino del marques Manuel García Prieto, y futuro consejero de Caja Postal de Ahorros en el franquismo).

En 1925 como secretario general Miñones organiza un Comité provisional pro-ferrocarril Coruña-Carballo-Corcubión para potenciar los negocios industriales y bancarios de la burguesía local (Pueblo Gallego y Heraldo Gallego, 11/02/1925). Monta una Asamblea con 3000 asistentes (Esmorís es uno de los ponentes), nombrándose presidentes honorarios de dicho Comité al general Mario Muslera (miembro del Directorio militar de Primo de Rivera y fusilado por ello en 1936 por el ejército republicano), a José Calvo Sotelo y a Rafael Barón (conservador, gobernador civil de Coruña); presidente efectivo al general Ambrosio Feijóo; vicepresidente primero, Manuel García Prieto marqués de la Atalaya; vicepresidente segundo, a Plácido Castro Rivas; vocales a los alcaldes de Coruña, Carballo, Muros y Corcubión, al banquero Manuel Miñones Barros y a Alejandro Lastres Carrera (sus hijos: Manuel Lastres García donó su coche de lujo, camas y 1100 pesetas al ejército franquista; Alejandro fue jefe de FET en 1936; y el otro Juan fue alcalde de Cee en 1942 hasta que tuvo un puesto de funcionario del régimen).


Estando en Jaén por negocios, Miñones escribiría “el mundo nos devuelve hombres hechos y derechos por cada gallego que exportamos. El gallego, sin duda, necesita airearse” (1930).


En el año 1930 los padres franciscanos de Ribadavia, contactan con José Calvo Sotelo y proponen a este abogado banquero para representar a dicho distrito en las Cortes Generales por la Unión Monárquica (La Voz); ya que Miñones tenía intereses en el sector eléctrico en Arnoia (Ourense). En ese partido militaría hasta pasarse al PRR, por el que sí sería diputado en 1933 por Coruña.


En 1931, ahora residiendo en Madrid, creó en Corcubión el Partido Socialista Agrario para que su hermano, el médico Manuel (ex pte. local de Unión Patriótica) y sus partidarios acudiesen a las elecciones municipales del 12 de abril. Ganaron 6 de los 9 ediles en disputa, siendo elegido alcalde Manuel Romero Castro; pero se anuló el resultado por supuesto fraude (hacer votar un argentino que vivía en Coruña, coaccionar un cura, comprar votos, etc). Repetidas el 31 de mayo, lograron 8 de 9 saliendo el mismo alcalde salvo que esta vez se presentó por ORGA.


La otra referencia que hace el teniente de alcalde sobre los curas que apoyan la protesta son el nefasto Domingo Miñones (tío del dicho José, véase “Los pucherazos´ de 1905 en Fisterra”) y Matías Escariz párroco poeta de Duio (años más tardecapellán´ de Franco y redactor de versos tales como “con bombas de dinamita, hecho un grande polvorín, el fiero obrero marxista”).


La gestora para la gobernación civil de Coruña estaba presidida por Joaquín García Labella (1905- 1936), político, jurista y catedrático. Incorporado a Acción Republicana primero, y luego a Izquierda Republicana. Fue víctima de la represión del bando nacional.
Con el rey fugado a Londres y líderes monárquicos como Bugallal o Calvo Sotelo exiliados, sus candidatos quedaron librados a su suerte y sus partidos automáticamente se disolvieron.

 Extracto de las actas de constitución de la primera corporación de la segunda república española // Nombramiento de la segunda gestora interina que la reemplazó (foto J.G.Satti archivo concello de Fisterra).


Así es que el nuevo Gobernador decide suspender mediante la circular nº 74 del ministerio de la gobernación, la constitución de los concellos de Cee, Bergondo, Cesuras, Culleredo, Irixoa, Lousame, Malpica de Bergantiños, Oleiros, Ordenes, Muxía, Santa Comba, Curtis, Cedeira, Noia, Sada, Oza dos Ríos, Carballo, Laracha, Arteixo y Carballo (22/04/1931). Ordenando a los Comités Republicano-Socialistas designar Comisiones Gestoras.
Fuera de plazo hace lo propio con el concello de Fisterra y esto indigna a los fisterrans.

En efecto, “el señor Wonenburger, como delegado civil de la provincia, acompañado del presidente local de la Unión Monárquica de esta villa, señor Miñones, constituyó la comisión gestora del municipio de Finisterre, amotinándose el público que trataba de impedir la destitución del Ayuntamiento elegido por voluntad popular, excitándose los ánimos en tal forma que hicieron preciso que el delegado gobernador reclamara la presencia de las fuerzas de la Guardia Civil del puesto de Corcubión” (“El Noroeste”, 29 de abril de 1931).
La Unión Monárquica Nacional (UMN) fue un partido sucesor de la Unión Patriótica, fundado por antiguos ministros y exdirigentes de la Dictadura de Primo de Rivera, su lema: “una España grande, gloriosa, culta, cristiana, tolerante, ordenada, trabajadora, progresista”. Dirigentes destacados fueron José Calvo Sotelo y José Antonio Primo de Rivera.


Julio Wonenburger Canosa (1882-1951), fue un industrial y político elegido concejal de Coruña en 1922 junto con Gerardo Abad Conde (1881-1936) por el Partido Radical en el que también militaba Santiago Casares Quiroga (1884-1950). Los tres miembros de la Logia Masónica “Suevia” de Coruña. Wonenburger fue diputado provincial en 1931 y luego Afiliado a la ORGA, (Organización Republicana Gallega Autónoma) fundada por Casares Quiroga cuando abandona el PRR e inicia su rivalidad política con Abad Conde.

Este último será en 1935 ministro de Marina, en un gabinete presidido por el reaccionario Lerroux, integrado por ministros radicales, liberal demócratas y de la CEDA. Abad acabará víctima de la represión republicana, Casares se exiliará y Wonenburger pondrá a disposición del ejército franquista su fundición para producir obuses y ya en la posguerra fue un feliz colaborador habitual del régimen.

 En 1931 un empleado de Banca Miñones pretendió gobernar Fisterra mediante sus «padrinos» políticos // Extracto de la carta enviada por el vicepresidente del Centro Republicano de Fisterra Jesús Rivera para que dejen sin efecto multas a algunos de sus afiliados (archivo ARG)


Así es que Wonenburger nombra el 26 de abril de 1931 al frente de la gestora a Antonio Suarez Fernández (de Mallas) y a Manuel Traba Lorenzo (del Lugar de San Roque, empleado del “Banco Miñones” y futuro presidente local de UR); ex candidatos perdedores por los socialistas agrarios de Miñones. Evidentemente un insulto al electorado fisterrán, que tuvo consecuencias.


El día 3 de mayo Suárez denuncia al gobernador civil que “se le está haciendo imposible el cumplimiento del cargo conferido, debido a las coacciones que están ejerciendo varios grupos de sujetos embriagados y ordenando a mujeres y niños sin responsabilidad alguna insulten y maltraten al exponente y su compañero de comisión, y dando gritos subversivos en contra del régimen vigente y amenazando de muerte. Están aleccionados y siguiendo las indicaciones de los médicos municipales D. Francisco Esmoris y Desiderio Paz Figueroa y del propietario Pedro Paz Rodríguez, quienes en unión de los comerciantes de la villa José López Lobelos y Laureano Canosa Canosa, concejales éstos dos últimamente elegidos (…) pido a V. E. proceda a averiguar los hechos denunciados y una vez hecho, proceda a la detención de los presuntos culpables, a fin de que cese este estado de cosas”.


El gobernador Labella redacta la siguiente providencia (oficio nº 320) el día 13 de mayo: “no habiéndose constituido la Comisión Gestora (…) por haberlo impedido violentamente un gran número de personas que promovieron algaradas y que haciendo uso de medios reprobables e ilícitos, se opusieron a que se llevara a efecto (…); y teniendo noticias fidedignas de que las alteraciones fueron consecuencias de la labor realizada por los vecinos D. Francisco Esmoris, D. Desiderio Paz Figueroa, D. Pedro Paz y D. José López Lobelos (…) en uso de mis atribuciones he acordado imponer multa de cien pesetas a cada uno de los Sres. que quedan relacionados”.


El día 20 de mayo el gobernador nombra otra gestora, “bien acogida por el vecindario”, integrada ahora por Pedro Paz Rodríguez y Juan López García (ex tte. alcalde durante la dictadura) “personas de hondo arraigo democrático y de gran popularidad” (diario La Voz de Galicia).


El día 23 los sancionados solicitan dejar sin efecto la multa impuesta. A lo que se responde el día 27 que los hechos están probados y no procede eximirlos del correctivo; pero eso ya no importa porque la centro-derecha había recuperado lo que le arrebataran un mes antes: la alcaldía.


En definitiva, del análisis de los datos expuestos anteriormente se concluye que el fraude en los comicios del 12 de abril de 1931 parece inexistente, por basarse en denuncias genéricas y sin pruebas. “Lo que confirma la tesis de que no era más que una excusa para apartar a los monárquicos del control de los consistorios y preparar el terreno de cara a los transcendentales Constituyentes” a celebrarse en junio del mismo año (“Redefining the Valencia Political Map: April May 1931 Elections”-Alejandro Martínez Relanzón, 2018).


Las élites de Fisterra se dieron cuenta del problema de representatividad política que se estaba produciendo y sin perder un segundo, apostaron por una visión más abierta, llevando consigo todas sus relaciones en beneficio de unas nuevas siglas. Demostrando que sabían adaptarse al nuevo juego democrático republicano, y que fundando el Centro Republicano (afiliado a ORGA) arrasan un mes y medio después en la repetición de las municipales fisterranas con un contundente 14-0 (31/05/1931). No es casual que antes de acabar 1931 la ORGA controlara el 70% de los ayuntamientos de Galicia, incluyendo los municipios de Coruña y Santiago…


Así la flamante corporación contaba con viejos conocidos de las reuniones de la antigua UP: alcalde Pedro Paz Rodríguez, 1º tte. alcalde Juan García López, 3º tte. alcalde Cipriano Fernández Brage, concejal José López Lobelos (que luego sería 3º tte.), entre otros.

Telefonema dando cuenta del trágico accidente del alcalde Pedro Paz. 20-10-1932 (foto archivo ARG).


En mayo de 1932 la ORGA desaparece y surge un nuevo partido conservador: la Unión Regional de Derechas (URD). Un partido de ámbito gallego, de cierto mensaje regionalista dentro de la ortodoxia del pensamiento conservador católico, que en marzo de 1933 se integra en la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).


La coalición laica entre el centro-izquierda liberal y los socialistas lideró el primer bienio de Gobierno republicano (que se rompió tras la aprobación de las cláusulas anticlericales de la Constitución); y la derecha liberal con parte de la derecha nacionalcatólica el segundo bienio.


Durante el cual se produce “la revolución de octubre del ´34”, y la gran fragmentación de partidos que hacía muy difícil distinguir los posicionamientos ideológicos (excepto el republicanismo de todos); se polariza en Finisterre y un hecho nos da una pista de la situación política local.

Cuando el alcalde Cipriano Fernández Brage, que había asumido por fallecimiento del anterior en 1932, es increpado por favoritismo partidista de un vecino sobre otro y propagador de las ideas de Marcelino Domingo (líder radical-socialista), se defendió con una frase lapidaria: “ni uno solo milita en el socialismo” en este ayuntamiento (29/10/1934).

Corporación precedida por el alcalde Cipriano Fernández, 1932// Prominentes vecinos de Fisterra afectos a URD, 1934 (foto ARG- hemeroteca Ideal Gallego).


Consta que la parte más conservadora adhería a URD, alineados con Benito Blanco Rajoy (adversario de José Miñones, ahora en Unión Republicana y asesinado por intereses espurios en 1936); adeptos que, como la hermana del malogrado Pedro Paz, Julia (presidenta de Acción Católica de la Mujer), hicieron donaciones para un homenaje al ejército que contuvo la revuelta. Excepto Fernández Brage, que denunciado por “socialista y aplaudir la Revolución en el Bar Trava”, testifica que “ni perteneció ni simpatiza con dicho ideal” pero reconoce ser amigo del diputado Emilio González López de Izquierda Republicana; lo que refrenda siendo presidente local de este partido en 1935, quedando así del lado de la historia proscripta por el franquismo.


Historia que seguiremos desgranando en sucesivos artículos, analizando documentos de la gobernación civil, G.C., ayuntamiento, legajos de las FET-JONS y distintas hemerotecas, contra quienes la tergiversan, cercenan o en el peor de los casos mienten por motivos abyectos.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,240SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos