11 C
Santa Comba
domingo, septiembre 25, 2022

Galicia: Tierra de Venus y última frontera aria

Gallaecia fue originalmente el nombre con el que los romanos identificaron al territorio situado en el extremo noroccidental de la península Ibérica, habitado por pueblos indoeuropeos de lengua céltica denominados galaicos, al oeste, y astures al este. (Rafael Lema)

 

La Galicia actual es una parte de esta gran provincia romana, convertida en reino de los suevos, y posteriormente reino medieval hasta su integración en León y en Castilla. Las migraciones de arios y celtas aportaron rasgos culturales singulares, en la religión, lengua, mitos. No fueron importantes a nivel de etnia, pero si en su legado trasformador de la sociedad y como substrato de una manera de ser y entender el mundo, el contacto de los hombres y los dioses. Hay leyendas y tradiciones populares en donde vemos este poso, otras llegaron ya asimiladas a las religiones oficiales (la romana, la cristiana).

De la mitología aria surgen divinidades y leyendas babilonias y persas que asimismo llegarán a nuestros días con el velo de la tradición judeocristiana. Son en buena parte la base de nuestras creencias occidentales. En los finisterres de Europa se mantienen ocultas por el sincretismo. Historias de dioses y héroes, de gigantes y dragones, extrañamente familiares en las aldeas gallegas. Por supuesto, se trata de una forma primitiva acientífica de entender los orígenes, pero muy importante en la base espiritual de nuestra civilización, como fenómeno cultural y para el estudio de los objetivos de este libro. Tras el diluvio de la lejana tradición aria, quedaron en la tierra grupos humanos, los hijos de Noé, que bajaron de las montañas. Pero también los descendientes de los que subieron del interior de la tierra, esos seres monstruosos de la raíz de los fomorianos irlandeses, los mouros galaicos. Y nació una raza híbrida a la que llaman reptil-humana, emparentada con las divinidades. El fundador de Babilonia, de acuerdo con textos antiguos y la leyenda, fue Nimrod, que reinaba con su esposa, la Reina Semíramis. Nimrod es descrito como un tirano muy poderoso y uno de los gigantes. Nimrod y Semíramis (o los seres que esos nombres simbolizaban) eran de los linajes reptiles, conocidos como Titanes, las corrientes genéticas de los humanos poseídos por reptiles y los plena sangre reptiles.

 

Esta raza de gigantes o Titanes se decía que han sido descendientes de Noé, el niño descrito en el Libro de Enoc (antes el Libro de Noé) como ser un híbrido con piel sumamente blanca. Algunos pueblos gallegos y cántabros se creen fundados por hijos de Noé. Nimrod fue simbolizado como un pez-dragón y la reina Semíramis como un pez y una paloma. El nombre Semíramis fue desarrollado de la más temprana deidad aria, indoirania, Sami-Rama-isi o Semi-ramis. Un pez y una paloma son dos símbolos todavía ampliamente usados en el ritual religioso. La flor de lis, es el símbolo de la trinidad babilónica de Nimrod, la Reina Semíramis y Tammuz, entre otras cosas. Es similar al trísquel ario. Semíramis fue llamada la Reina del Cielo (también Rea), la Madre Virgen de los Dioses, la Gran Madre Tierra (Ninkharsag). También era venerada bajo el nombre de Astarte “la mujer que hizo torres” y esto podría referirse a la Torre de Babel (Babilonia) que se dice que Nimrod ha construido.

 

Los linajes de la realeza europea conservaron leyendas de los mitos de linajes arios de Babilonia y la corona evolucionó a partir del casco con cuernos usado por Nimrod. Los cuernos simbolizaban la autoridad del monarca y se volvieron una diadema de metal con tres cuernos simbolizando el poder real con autoridad divina. Esto es representado por el símbolo de la flor de lis presente en las insignias reales de la realeza moderna. A Nimrod le fue dado el título de Baal (el Señor) y Semíramis eran Baalti (mi Dama). Nimrod fue representado en un papel doble de Dios el Padre y Ninus, el hijo de Semíramis, y su rama de olivo era simbólica de este vástago producido a través de un alumbramiento virginal. Ninus era también conocido como Tammuz que se dijo que ha sido crucificado con un cordero a sus pies y puesto en una cueva. Cuando una roca fue apartada rodando de la entrada de la cueva tres días después, su cuerpo había desaparecido. Demasiada coincidencia con el evangelio. Y además, todos estos temas aparecerán en el peculiar románico del camino de santiago y del Finisterre, pasados por la criba del cristianismo.

 

Este tema marido-esposa-hijo de Nimrod-Semíramis-y Ninus/Tammuz se hizo la mitología Osiris-Isis-Horus de los egipcios con su equivalente en otras civilizaciones. Mucho después sería José, María y Jesús. Cuando los babilonios tenían sus ritos de primavera para marcar la muerte y la resurrección luego de tres días de Tammuz-Ninus, ofrecían bollos inscritos con una cruz solar. Los bollos cruzados calientes (bollos de pasas) de la tradición de la Pascua británica o los bolos preñados y pan de ovo de la tradición galaica vienen desde Babilonia. En el románico galaico aparecen como las cruces solares en lugares llenos de simbología, por supuesto también en el Finisterre. El fin del gran camino original ario.

 

Nimrod era también Eannus, el dios con dos caras, que fue después conocido por los romanos como Jano. Ya hablamos de ese gran camino romano a Galicia bajo esta advocación, la Callis Ianus. Uno de los hermanos Anunnaki, Enki el “dios de serpiente”, era conocido como Ea. El águila masónica y germánica con dos cabezas que miran a la izquierda y a la derecha, el este y oeste, es simbólica de Nimrod en el papel de Eannus, y sugeriría que el águila es simbólica de los Draco alados. Eannus, se decía, tenía las llaves de las puertas del cielo y era el único intermediario entre Dios y la humanidad, por lo tanto cualquier creencia no apoyada por él era falsa y debía ser condenada. El día de la fiesta del San Pedro Cristiano era celebrado tradicionalmente en el día en que el Sol entraba en la casa astrológica de Acuario, el mismo día que Eannus y Jano fueron honrados. En Galicia las iglesias dedicadas a san pedro se hallaban en el centro de fora o trebias, territorios de tradición celta, sitios de asambleas y ferias. Paso de caminos relevantes. En Finisterre por ejemplo son: Ponte do Porto, Berdoias, Leis de Nemancos, Redonda, Refoxos.

La religión babilónica constaba de dos niveles. a los iniciados elegidos se les daban los conocimientos verdaderos bajo pena de muerte si alguna vez los revelaban. También sabemos en el mundo indoeuropeo galaico de la existencia de cofradías de guerreros, iniciados, y lugares de culto especial en los castros, los poblados del Edad del Hierro. Es el origen de las criptas bajo los templos, como en el de Santiago de Padrón, en donde se venera bajo el altar la supuesta piedra (una ara romana a Júpiter) en donde los discípulos amarraron el cuerpo de Santiago en su viaje por mar. Y bajo el altar en su cripta está Santiago en su catedral. El sacrificio humano era fundamental para la religión de Babilonia, y será sustituido por el sacrifico incruento.

 

 

El pan y el vino. A los sacerdotes babilónicos les era exigido comer algunas de sus ofertas de sacrificio y por tanto la palabra para sacerdote, Cahna-Bal, se volvió el término para comer carne humana, caníbal. Moloc, el nombre del lagarto volador era otro nombre para Nimrod-Tammuz. Una de las bases del vampirismo. En el culto de Tammuz-Moloc existen los rituales de quemar a niños vivos en honor de esta deidad. El ritual de Beltane, después realizado en Gran Bretaña por los druidas en el Primero de Mayo, involucraba la quema de niños en la barriga de una inmensa efigie de mimbre de un hombre.

 

La Fiesta de Tammuz era en 23 de Junio y celebraba su ascensión del inframundo. Cuando fue resucitado, Tammuz fue conocido como Oannes, el dios pez, y Oannes es una versión del nombre Juan. Por esta razón, Juan ha sido usado como un símbolo para Tammuz-Nimrod en personajes simbólicos como Juan el Bautista. El 23 de Junio, la Fiesta de Tammuz, se hizo el día cristiano llamado Víspera de San Juan. otra versión de Nimrod es el constructor de la Torre de Babel bíblica. Otro maestro de obras, otro masón o cantero del linaje atlante. Estas figuras de atlantes se puede ver en numerosos iglesias románicas del Camino de Santiago, también en las gallegas, en el Finisterre.

La concha jacobea nos habla de otra diosa grande, Venus, que no es otra que la Madre Tierra, esa gran divinidad primitiva. Venus es la Señora de Galicia, la que se aparece con su falda de red y su halo de luz allí donde se crearon santuarios, hoy en plena actividad.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,791SeguidoresSeguir
470SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos