18.4 C
Santa Comba
martes, julio 16, 2024

Los Documentos Vaticanos del Camino de Finisterre

Es una evidencia clara la acción de los Papas en favor de los peregrinos que transitan el Camino de Santiago. Y esto se hacía mediante diferentes gracias que concedían a hospitales, iglesias, ermitas, puentes, caminos y todo aquello que ayude a la peregrinación.
Un instrumento importante para todo ello eran la Bulas Papales que otorgaban indulgencias para estimular que los feligreses se avinieran a contribuir con sus limosnas al sostenimiento de dichos lugares. Se entiende por indulgencia la remisión ante Dios de la pena temporal de los pecados.


“Difícilmente se puede encontrar un templo o un monasterio que no haya estado construido, al menos en parte, con las entradas o limosnas provenientes de las indulgencias, concedidas para su reconstrucción o reparación; la enorme actividad arquitectónica y artística del medievo se explica, en buena lógica, por esto” (“Camino de Santiago. Fuentes Documentales Vaticanas referentes al noroeste Peninsular (siglos XIV-XV)”, Saturnino Ruiz de Loizaga-Burgos 2017).

Plano de Santiago de Compostela enviado por el arzobispo Juan de San Clemente a Felipe II en 1595, donde se reconoce taxativamente el «Camino de Finisterre»; por lo que la llamada «Prolongación» es una invención falsaria de la historia, pues como bien dice el escritor Rafael Lema: «Muxía tuvo siempre su propio camino diferenciado» (foto A. Simancas).


De las diferentes ramas del Camino de Santiago beneficiadas, destacó siempre entre las importantes el tramo final de la vía francesa, que siguiendo la dirección de la Vía Láctea, tenía en Finisterre su punto culmine (véase mi artículo “El origen del Camino de Santiago III: los celtas y el camino de las estrellas 2017).


En efecto, la fundación del hospital de Logoso (Dumbría) en 1209 que documenta el paso de romeros por esta comarca hacia Fisterra, denota que el Camino de Finisterre estaba en el centro de la ruta jacobea desde los primeros tiempos de su establecimiento. Que el cuerpo de Santiago haya llegado hasta la ciudad perdida de Duio (según Codex Calixtinus) no dejaba duda del valor histórico del Fin del Mundo medieval (El origen del Camino de Santiago IV: los nerios en Dugium, Citania Xacobea 2017).


Precisamente en el Tumbo C folio 85r de la catedral compostelana se constata que Esteban, clérigo natural de Ulgoso, hace la siguiente donación al Cabildo:


“Stephanus presbiter dictus ulgoso dono et concedo vobis dominis meis capitulo compostelano eclesiam de Ulgoso et hospitale cum ómnibus suis directuris et pertenenciis tam in eclesiástico quam in laicali tam habitis quam habendis quod ego fundavi ut vos habeatis possideatis, custudiatis ad honorem Dei et beate virginis et gloriosissimi apostoli Jacobi et refectione pauperum transeuntium…” (6 de febrero de 1209).


Escritura que sirve de base para una solicitud enviada al papa Martin V, conservada en los archivos vaticanos:


“Beatissime Pater. Cum inter civitatem Compostellan., ubi corpus beatissimi Iacobi Apostoli de Galecia requiescit et villam seu ecclesiam beate Marie de Finisterre, Compostellan dioc., ad quam ob reverenciam et devotionem ipsius virginis gloriose máxima christifidelium multituo de longinquis remotissimisque mundi parti bus confluunt incessanter et per quoddam territorium de Logoso nuncupatum dicte diocesis, quod remotum nimis ab aliquo populato loco fore dinoscitur, transitum faciant, ubi tam frigore, fameet siti quam propter hospiciorum defectum nonnulli ex huius modi peregrinis per lupos occisi et lacerati reperiebantur temporibus retractis, et quia nonnulle devote persone illis departibus dictisque peregrinis pie compacientes, quoddam pauperculum hospitale et heremitagium vocatum beate Marie de Logoso (…) hospitalis ac peregrinorum apud ipsum manentium necessitate selargentibus, indulgentias consuetas in Cancellaria predicta misericorditer perpetuo concedere et indulgere. Cum clausulis oportunis.Fiat in forma O[tto] [Martín V]. Datum Florentie, undecimo kalendas iulii, anno tertio” (Ruiz de Loizaga op. cit.).


En resumen dice, que puesto que numerosos peregrinos de todas las partes que visitan la iglesia de Santa María de Finisterre pasan por el territorio de Logoso, y algunas personas devotas de este lugar habían construido una capilla–hospital bajo la invocación de Santa María de Logoso, encontrándose este nosocomio casi derruído y, queriendo hacerlo funcional para acoger peregrinos, se dirigen al papa Martín V pidiendo indulgencias para su reparación (21 de junio de 1420, Florencia).

Papa de Roma Martín V (pontificado de 1417 a 1431) y Bula con su nombre y lacre (foto web dominio público)


Hacia 1463 el hospital ya funcionaba con normalidad, como se comprueba en esta tenencia: “Item ha en cada anno de çenso ennas hermidas que están ao hospital de Logoso, que esta enno Camiño de Fiinsterra nove libras. He agora clérigo destas hermidas Pedro de Trujillo, colleas por el Juan Martis, clerigo et paga por el”.


Una larga lista de documentos pontificios demuestran la preocupación de la Institución por sus intereses en la villa del Cristo. Tal el caso de la bula del papa Clemente VII en que se confirma la venta que al Arzobispo de Santiago, D. Juan García Manrique hicieron D. Payo Mariño y su esposa Dª Sancha, de los castillos de Peñafiel en tierra de Carnota, Vimianzo, Broño, Fisterra con el coto de Duio y de otras heredades (Recuento de las Casas Nobles de Fisterra VI: los Mariño 2019).

Papa de Aviñón Clemente VII (pontificado de 1378 a 1394) y detalle de su extensa Bula confirmando la venta de Fisterra por la familia Mariño al arzobispo de Santiago en 1384 (fotos web dominio público y AHD).


Extracto de la dicha Bula del Papa Clemente VII de la obediencia de Aviñón (1384):


Clemens episcopus servus servorum dei. Ad perpetuam rei memoriam. His, que pro ecclesiarum et personarum eclesiasticarum utilitatibus providé facta sunt ut illibata consistant libenter adiicimus apostolici muniminis firmitatem. Exhibita siquidem nobis pro parte venerabilis fratris nostri lokannis archiepiscopi compostellani petitio continebat quod dudum ipse a dilecto filio nobili vivo Pelagio Marini et a dilecta in Xristo filia nobili muliere Sancia eius uxore compostellane diócesis de Pennafiel, et de Vimianço et de Broono Castra et non nulla alia loca, térras, domos et bona alia in civítate et dicta diócesi compostellana consistentia et ad dictos coniuges iusto titulo pertinentia pro certis continuis pensionibus ac pecuniarum summa sub certis modís et obligatióaibus emit prout in instrumento publico inde confecto, cuius thenorem de verbo ad verbum presentibus inserí fecimus, plenius continetur. Quare pro parte domini Archiepiscopi nobis fuit humiliter supplicatum ut emptioni eiusmodi ei alus in dicto instrumento contentis robur confirmationis adiicere de benignitate apostólica dignaremur. Nos itaque huius modi supplicationibus inclinati emptionis huiusmodi et alia in dicto instrumento contenta, rata habentes et grata illa auctoritate apostólica ex certa scientia confírmamus et presentís scripti patrocinio communimus. Tenor vero dicti instrumenti talis est:

Sello del Papa de Roma Clemente VII (pontificado de 1523 a 1534), «Hijo natural del Magnífico Juliano de Médici nacido por parte de madre de una muchacha que no tenía marido, Fioretta, hija de Antonio» (foto web dominio público).


Enno ano da naçença de nuestro señor iesucristo da era de mili et trezentos oyteenta et quatro anos, dez e seis dias de março. Sabean todos que eu frey Pay Maryno fraire do moesteyro de santa Maria de Bonaval da ordee dos preegadores da cidade de Santiago por auctoridade que para esto teño de frey Nicolás provincial da dita orde et con licencia et outorgamento et consentimento outrosi de frey Pedro García prior do convento do dito moesteyro que están presentes et outorgantes juntados en seu cabidoo enos balcoes do dito moesteyro por tanjemento de campaa, según do que am de costume et como quer que eu non seia professo, et eu doña Sancha moller de vos o dicto frey Paayo veendo en como as fortalezas et casas fortes de Peñafiel et de Vimianço et de Broono et o castellar de myron et o lugar de olueyroa et a villa de finisterra co seu couto de duyo et as casas que nos avemos ena cidade de santiago que nos compramos et foron de Rodrigo rodrigues coego que foy de Santiago et todos los outros bees raizes casas casares et chantados asy coutos…” (“Colección Diplomática”, Antonio López Ferreiro-1901).


Extracto de la Bula de Clemente VII de Roma (de la que sólo se conserva copias de los s. XVI y XVII), para la construcción del Colegio Mayor de Fonseca en Santiago, donde menciona a San Juan de Sardiñeiro como una de las parroquias de las que se detraerá su beneficio; 25 de marzo de 1525:


Clemens Episcopus, Servus Servorum Dei. Ad perpetuam rei memoriam. Cum sólita considerationis indagine perscrutamur, quam praecipuum in hac labili vita donum ab Altissimo hominibus concessum sit, ut per litterarum studium tenebrosa ignorantiae calígine profligata scientiae margaritam, per quam ad bene, beateque vivendum, via paratur, ventas agnoscitur, ac fides catholica, et Divini nominis cultus protenduntur, adipisci valeant ad ea, per quae litterarum studia hujusmodi ubilibet incrementa suscipiant, et personae illis insistentes opportuna vitae subsidia percipiant, libenter intendimus; et ut id juxta nostri cordis desiderium feliciter subsequatur, operarías manus favorabiliter exhibemus, prout pia singula.Cum i taque postmodum unum, seu una in Beatae Mariae dignae de Porto Novo, et aliud, seu alia in Sancti Petri de Dimo, ac aliud, seu alia in Sáncte Mariae de Rubianes (…) et aliud, seu alia in Sanctae Mariae de Coiro, et aliud, seu alia in Sancti Vincentii de Pino, et aliud, seu alia in Sancti Joannis de Sardineyro…” (“Colección Diplomática”, Antonio López Ferreiro – 1901).


“Clemente Obispo, Siervo de los Siervos de Dios. En memoria perpetua de este asunto. Cuando examinamos con la habitual búsqueda de consideración, cuán importante don ha concedido el Altísimo a los hombres en esta frágil vida, como a través del estudio de las letras, la perla del conocimiento atravesada por la oscura niebla de la ignorancia, a través de la cual se abre el camino que prepara para una vida buena y feliz, los vientos son reconocidos y la fe católica y la adoración del nombre divino se extiende, de buena gana pretendemos que puedan llegar a aquellas cosas por las cuales los estudios de literatura pueden tomar en tal aumento en todas partes, y que las personas que insisten en ellos puedan percibir el apoyo adecuado de la vida; y para que esto se cumpla con éxito según el deseo de nuestro corazón, presentamos favorablemente nuestras manos, según este piadoso detalle. Y una tras otra son, en María Santísima digna de Porto Novo, y otra en San Pedro de Dimo, y otra en Santa María de Rubianes (…) otra en Santa María de Coiro, y otra en San Vicente de Pino, y otra en San Juan de Sardiñeiro…” (traducción adaptada J. G. Satti).


Otra interesante bula que ya he citado en otro escrito pero sin explayarme (“El brazo de San Guillermo de Fisterra está en Bretaña? 2022 ), Benedicto XIII de Aviñón otorga numerosas indulgencias a los fieles que en determinadas fiestas litúrgicas visiten la iglesia parroquial de Santa María de Finisterre (26 de septiembre de 1406, Niza):


«Benedictus Episcopus (…) Universis christifidelibus presentes litteras inspecturis, salutem et apostolicam benedictionem. Licet is, de cuius munere venit ut sibi a fidelibus suis digne et laudabiliter serviatur, de abundantia pietatis sue, que merita supplicum excedit et vota, bene servientibus sibi multo maiora retribuat quam valeant promeneri, nihilominus tamen, desiderantes populum Domino reddere acceptabilem et bonorum operum sectatorem, fideles ipsos ad complacendum ei quasi quibusdam allectivis muneribus, indulgentiis videlicet et remissionibus, invitamus ut exinde reddantur divine gratie aptiores.

Papa de Aviñón Benedicto XIII de Luna como reza en su escudo pontificio (pontificado de 1394 a 1403) (foto web dominio público).


Cum itaque, sicut accepimus parochialis ecclesia beate Marie de Finisterre, Compostellan. diocesis, ad quam, ut asseritur, omnes peregrini pro maiori parte ecclesiam Compostellan. ob reverenciam Sancti Iacobi apostoli personaliter visitantes causa devotionis confluunt,in suis edificiis reparationibus indigeat non modicum sumptuosis etad fabricam ipsius ac expensam pro divinis officiis ibidem celebrandis supportacionem christifidelium e leemosyne sunt plurimum oportune, non cupientes ut ecclesia ipsa congruis honoribus frequentetur,et ut christifideles eo libentius causa devotionis confluant ad eandem et ad reparationem ac fabricam vel expensarum huiusmodi supportacionem manus promptius porrigant adiutrices, quo ex hiis ibidemuberius sono celestis gracie conspexerint se refectos, de omnipotentis Dei misericordia et beatorum Petri et Pauli apostolorum eius acuctoritate confisi, omnibus vere penitentibus et confessis, qui dictam ecclesiam beate Marie devote visitaverint annuatim et ad reparationem ac fabricam vel expensarum supportacionem huiusmodi manusporrexerint adiutrices, singulis videlicet Nativitatis, Annuntiationis et Assumptionis beate Marie festivitatibus duos annos et duas quadragenas, ac singulis aliis diebus, quibus eandem ecclesiam visitaverint etmanus porrexerint, ut prefertur, centum dies de iniunctis eis penitentiis misericorditer relaxare. Ceterum, ut omnia et singula, que per eosdem fideles pro relaxationis huiusmodi gratia consequenda offerri contigerit vel donari, in usus, ad quos oblata vel donata fuerint integre convertantur sub interminatione divini iudicii districtius inhibemus ne quis, cuiusque status, dignitatis vel conditionis existat, quicquam de oblatis vel donatis ipsis sibi aliquatenus appropiet vel usurpet. Si quis autem hoc attemptare presumpserit non possit a reatu presumptionis huiusmodi ab aliquo nisi apud Sedem Apostolicam ac satisfactione debita per eum de hiis, que sibi appropiaverit vel usurpaverit, realiter prius impesa, preterquam in mortis articulo constitutus, absolutionis beneficium obtinere.


Datum Nicie, VI kalendas octobris, anno duodecimo” (transcripción Ruiz de Loizaga op. cit.).


“Carta de inspección, saludo y bendición apostólica a todos los fieles. Aunque aquel, de cuyo oficio vino a ser servido digna y loablemente por sus fieles, por la abundancia de su piedad, que excede los méritos de las súplicas y oraciones, paga a los que le sirven bien mucho más de lo que pueden caminar, sin embargo , deseando hacer un pueblo agradable al Señor y de buenas obras Invitamos al seguidor, a los mismos fieles, a agradarle como con ciertos dones atractivos, es decir, con indulgencias y remisiones, para que así puedan ser hecho más adecuado por la gracia divina.

Desde entonces, como nos ha acogido la iglesia parroquial de María Santísima de Finisterre, diócesis compostelana, a la que, según se afirma, todos los peregrinos acudían en su mayor parte después de pasar por la iglesia compostelana para venerar al Apóstol Santiago en persona por causa de su devoción, la cual necesita para la reparación y sostenimiento de sus edificios no poco gasto, y los gastos para celebrar allí los oficios divinos, con el auxilio de la limosna de los fieles es muy oportuna (…) quienes anualmente visiten devotamente la dicha iglesia (en) cada una de las fiestas de la Natividad, la Anunciación y la Asunción de María Santísima, hace dos años y cuarenta y dos días (de indulgencia); y en cada uno de los demás días en que visitaron la misma iglesia y continuaron, como es preferible, unos cien días de descanso misericordioso de las penitencias que les fueron impuestas.…” (traducción adaptada J. G. Satti).

Una de las 8143 Bulas emitidas por el pontífice español Pedro de Luna, que aunque el Concilio de Constanza (1414) le retiró la obediencia, todas sus disposiciones se mantuvieron como ley de la Iglesia al igual que ocurre con otros «antipapas» // Réplica de oro del Anillo del Pescador del Papa Luna realizado por el orfebre Vicente Alsasua (foto web dominio público).


En 1415 este Papa firmará otro privilegio que concede a Gómez Alfonso, presbítero, rector de la iglesia parroquial de Santa María de Finisterre, diócesis de Compostela, ya dispensado de defecto de nacimiento, de presbítero y soltería, y para que pudiera tener un beneficio en San Mamede de Peña, Santa María de Covas y en la misma Fisterra («Documentos de Benedicto XIII…» Vicente Á. Álvarez Palenzuela-2021. Y para un listado total de regentes de esta parroquia véase El curato de Santa María de Finisterre: sus párrocos desde el siglo XII hasta el presente 2022).


En conclusión, la peregrinación por el Camino de Finisterre, el único que lleva y merece este nombre, según todos los documentos y manifestaciones medievales, como los tan valiosos Registros Vaticanos (de los que sólo hemos escogido algunos ejemplos), ha producido un vasto material informativo que compendia todo tipo de actividades, instituciones, espacios, lugares y sobre todo, que cuyo estudio permite completar cualquier experiencia de índole personal, cultural o filosófico-espiritual de este enclave de interés internacional.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,270SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos