3013 fans     1094 seguidores     33 seguidores - Club Adiante - Dirixe: Xosé Manuel Lema [Contacto]
Orange Santa Comba
Formula Hit

El caso Trevider.Las versiones de la prensa y el juicio mercantil

El caso Trevider.Las versiones de la prensa y el juicio mercantil

Reportaxes | Publicada: 19/11/2016

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
6
3
0

Email Google+ Pinterest Menéame Chuza! Cabozo

Tempo de lectura: 13 minutos e 37 segundos.

//Rafael Lema Mouzo//

En otra ocasión hemos hablado de la verdadera causa del hundimiento del Trevider, pues tuvimos acceso al juicio mercantil publicado en Londres por la junta de comercio el 21 de julio de 1911. Por suerte hoy podemos esclarecer algunas cuestiones sobre este siniestro pero también observar las primeras referencias en la prensa escrita al mismo. Esta noche también naufragó a milla y media otro carbonero, el italiano Ciampa. En esta época muchos medios aún eran reticentes a usar el término "costa da morte" acuñado desde 1904 entre Vilán y Camelle, en este caso usan "costa brava".

El Trevider hundido el 28-4-1911 en las Baleas do Yosto, era un vapor carbonero inglés de 3.082 toneladas GRT, de la compañía Hain Steam Ship co. ltd- Hain E and Co. de Edward Hain, con base en St Ives, Cornualles. Construido en 1902 por Readhead John and sons ltd de South Shields, llevaba carbón de Newport a Palermo, con 28 hombres; su capitán se llamaba William Guppy (1875-1936). Sus medidas: 98,5x14,3x7,2 m. El Trevider dejó Newport, Monmouthshire, a las 15:30 el 24 de abril con un cargamento de 4.416 toneladas de carbón para Palermo, y 850 toneladas en sus carboneras. En la madrugada del 27 al 28 dio con los fatídicos bajos en medio de la niebla. Se salvaron todos los náufragos, recogidos por un pesquero de Camariñas que los llevó a este puerto. Un coche llevaría al capitán y primer maquinista a A Coruña desde Camelle, y el buque de salvamento Villano recogía las triplulaciones del Trevider y Ciampa en Camariñas y Camelle.

También tenemos las versiones que la prensa dio en su día y el relato del capitán y el primer maquinista. Vemos como difieren en algún punto sobre las explicaciones del juicio. Indican los dos náufragos que la tripulación se alejó de la zona del siniestro en dos botes y alcanzaron un pueblo, desde el que llegaron andando siete kilómetros a Camelle. Pero en el juicio anotan que en medio de su ruta, tras una noche llena de peligros, fue un barco de pesca local el que les dio remolque a puerto. En este caso, a Camariñas, ya que tomaron ruta hacia el SW. Y tras las atenciones recibidas (y alabadas por los ingleses), los vecinos los condujeron a Camelle, en donde estaba la base de Salvamento. El juicio aclara que la culpa de la pérdida total de nave y carga fue del capitán por no guardar las recomendaciones del Derrotero en el paso por la Costa da Morte.

En el diario Progreso del 30-4-1911  se da la noticia de tres naufragios en la "costa brava de Camelle y Corcubión" según dos telegramas recibidos en A Coruña procedentes de este último punto.  "El temporal reinante y la densa niebla" se apuntan como causas. En estas primeras referencias se habla de "la pérdida en la noche del jueves al viernes de dos vapores, uno inglés de buen tonelaje en la punta de Boy y otro en los bajos de Santa Mariña, cerca de Lage". El segundo buque se indica que es italiano. Un nuevo telegrama alerta de otro buque perdido en el "cabo Veiro". Se informa que "para Lage, Finisterre y Corcubión salió el cosocio de la empresa de Salvamento de buques Federico Rodríguez". La Sociedad en estos momentos tenía su motor Finisterre en Corcubión, el Camelle en Finisterre y el Villano en A Coruña. El Camelle estaba faenando en el salvamento de la carga del vapor Palermo "naufragado hace meses". El fanoso mercante que dejó su carga de acordeones en la playa, cerca de Corrubedo. Estaban provistos de los mejores ingenios de su época, ente otros el cable andarible con lanzacohetes, trabajando con los mejores buzos del Cantábrico. Se indica que "se han salvado los tripulantes, acogidos en los pueblos vecinos". El Sr Hervada agente de la Lloyd informa que uno de los buques es el J. S. Ciampa, italiano, que procedía de Cardiff y se dirigía a Génova. "Está embarrancado en la playa de Reira, entre Camariñas y el cabo Vilán". Se trata sin embargo de un punto entre Vilán y punta do Boi.

El diario coruñés El Noroeste de la misma fecha aclara un poco más los sucesos. Dice que los dos buques eran carboneros y el barco inglés se llama Trevider, en ruta New Port a Palermo. De este barco habían llegado el 29 a A Coruña el capitán y el primer maquinista, que relataron el suceso, acaecido el 28. Habían llegado en el automóvil de Federico Rodríguez y "vienen muy satisfechos de lo amablemente que fueron tratados por los vecinos de aquellas aldeas, que además de socorrerlos los condujeron a Camelle". Indicaron que habían partido el lunes de New Port con 3000 toneladas de carbón. La navegación era bastante penosa, por el mal estado de la mar. Al anochecer del jueves se vieron sorprendidos por una niebla densísima, que no les permitía divisar las luces de la costa. El buque navegaba con grandes precauciones, haciendo sonar constantemente la sirena. "A la una y media de la madrugada se oyó un ruído enorme y el barco quedó inmóvil. El capitán Mr. Gruppi (Guppy) mandó hacer un reconocimiento y vióse que el buque había entrado de proa en los bajos do Boy, quedando con la popa al aire. El fondo aparecía completamente cortado y los compartimentos del buque empezaron a llenarse de agua".

El vapor comenzaba a hundirse de proa. los tripulantes arriaron dos botes, llevando solo los remos, sin ropas ni víveres. Al no saber donde se encontraban permanecieron cerca del buque, esperando a que amaneciese. Apenas pasada media hora, por efecto del fuerte oleaje y la situación en que había quedado, el Trevider se tronzó por la mitad. A las tres de la madrugada notaron los náufragos que a poca distancia de ellos pasaba un vapor, pero no disponían de medios para hacerle señales. Al poco vieron unos cohetes de señales y oyeron una bocina pidiendo auxilio. En seguida se dieron cuenta que aquel buque corría la misma suerte que el suyo. Era el italiano F.S. Ciampa. De madrugada se disipó un poco  la niebla y los ingleses divisaron al otro barco que estaba totalmente sumergido. Se dirigieron a él para ofrecer su auxilio, pero ya no encontraron a nadie a bordo, todos se habían puesto a salvo. Decidieron tomar rumbo a la costa, donde desembarcaron con gran dificultad por la fuerte marejada.

En tierra caminaron siete kilómetros hasta Camelle, donde fueron recogidos en la estación de salvamento. Maquinistas y fogoneros precisaron de ropa exterior porque solo llevaban pantalón y camiseta. Se apuntan las características de los dos buques y que la tripulación del Trevider era de 27 hombres. Del Ciampa solo se tienen los datos que aportaron los ingleses. No se veían de ambos ni los palos. El Ciampa se dice que "embarrancó en el bajo Teixedor, distante milla y media del Boy". Mandaba el barco D. V. Maresca, y tenía 3.582 tn de registro. Medía 340,05x45,08 pies. Es propiedad de N. Odese y Cia de Génova. Llevaba 7.000 tn de carbón. Los náufragos se hallan en Camariñas, a donde llegaron en dos botes salvavidas. El vapor Villano había zarpado hacia Camariñas y Camelle con objeto de recoger las tripulaciones de los barcos perdidos, que se espera puedan embarcar en un vapor alemán en A Coruña.

El juicio llevado a cabo del 27 al 29 de junio de 1911 en el condado de Penzance-Cornualles, culpó de la pérdida al capitán, por no tomar las precacuciones debidas y colocar de vigía a un inexperto marinero. El patrón del Trevider no usó la sonda, no trazó el rumbo debido ni atendió a las consideraciones en el paso por cabo Vilán. Los testigos difieren en las versiones en el juicio, sobre si la luz del faro era visible entre la niebla, o en la actuacion del segundo oficial que creyó vislumbrar tierra y no dio aviso, pero las causas fueron "la ausencia del capitán del puente desde 23:00, su descuido con el plomo (sonda) y la defectuosa vigía guardada por el segundo, el Sr. Kemp, en el puente, y el muchacho aprendiz, Prosser, en el castillo de proa". El segundo de abordo Freddy William Kemp había dejado en el momento del choque fatal a este joven Clarence Prosser, con solo seis meses de experiencia marina, en la vigía.

Se queres podes deixar un comentario sobre esta noticia no Facebook:

Pódeche interesar...

Irregularidades en la seguridad privada de la mina de Varilongo

Irregularidades en la seguridad privada de la mina de Varilongo

Las denuncias del sindicato USO derivan en sendos expedientes sancionadores  a dos empresas por la seguridad privada en…

Ler máis
AGAFAN pide los ayuntamientos apoyo para las familias numerosas

AGAFAN pide los ayuntamientos apoyo para las familias numerosas

//La asociación está presentando un decálogo de medidas a los ayuntamientos para que no se penalice a las familias nu…

Ler máis
Kader Redjimi:”No tengo nada que ver con el terrorismo"

Kader Redjimi:”No tengo nada que ver con el terrorismo"

El argelino detenido el pasado lunes en la Operación Marianne quedó en libertad y regresó a su casa de Tufións. …

Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Merca o teu pobo Santa Comba Nadal 2016
DAC Outono Cultural
Mantido S.L. Construcciones y Obras Públicas
Concello de Dumbría
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

Opinión

Os servidores de Putin

Daniel Lago

A última nova do que acontece nesta guerra “híbrida” é o back-up dos telemóveis chineses, de milhares de dados de utentes ocidentais, não é …

Daniel Lago
Ler máis

Presupuestos Participativos de la Marea, un “éxito”

Nacho Louro

El invento de los “presupuestos participativos” no es más que un brindis al sol de la nueva política populista para vendernos que frente al sist…

Nacho Louro
Ler máis

Raro o rato chorar a morte do gato

Daniel Lago

Quando em fins dos ´80 do século passado, a URSS colapsou; e com ela todo o bloco do Leste da Europa; esta estava no médio de uma forte tormenta ec…

Daniel Lago
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información