15.5 C
Santa Comba
lunes, mayo 27, 2024

«Warp speed warriors»- Dragonforce-Reseña

DRAGONFORCE «WARP SPEED WARRIORS» – NAPALM RECORDS (2024)

No pudo haber peor noticia para DragonForce que la salida de Frédéric Leclercq, increíble pero cierto…

Desde que el francés aterrizara en la banda de Londres, la calidad de sus álbumes fue creciendo como la espuma. Cuanto más cancha le entregaban, mejor sonaba el grupo y mejores eran las canciones… Ya en su anterior Extreme Power Metal de 2019, Fred comenzó a perder protagonismo compositivo y la banda se resintió de forma importante…

Desconozco las razones, pero probablemente Fred estaba tomando demasiados galones y tanto Herman como Sam comenzaron a verle las orejas al lobo.

Todo ello, sumado al cada vez mayor peso creativo del francés, con la consecuente retribución económica, son sólo suposiciones, acabaron provocando su salida de la banda.

Pues lo dicho, en mi opinión, no podía haber peor noticia… La banda ha perdido toda la cordura artística de los últimos años, retrocediendo casi 20 años atrás en el tiempo en cuanto a la calidad de sus nuevos temas. En este caso, Totman se ocupa del 100% de la composición, cuajando un trabajo correcto, eficiente, no nos vamos a engañar, pero poco sorpresivo y, sobre todo, poco creíble…

Warp Speed Warriors suena a sus tres primeros trabajos, es decir, suena a exageración musical sin cordura ni equilibrio, exceso por exceso… Obviamente todavía hay buenas melodías, grandes pasajes instrumentales y arreglos muy creativos, pero falta densidad a la hora de construir las canciones…

Ahora parece que todo se vuelve a centrar en tocar hiper rápido, dando un poco igual la calidad de la canción en sí… Y lo que es peor, la banda sigue acrecentando ese tufillo graciosillo y cómico que tan poco me gusta, secundando esa corriente que tan bien parece que les funciona a los también británicos Alestorm. En este sentido, canciones como «Space Marine Corp» y, sobre todo, «Doomsday Party», acaban dando cierta vergüenza ajena por momentos.

Por lo demás, Totman y Li tocando como posesos, absolutos extraterrestres, interpretando con solvencia a la velocidad de la luz, Gee Anzalone aporreando bombos, caja y toms como un auténtico enajenado, y Hudson mostrando su nivel de solidez habitual, el vocalista perfecto para la banda, que vuelve a dar una lección de buen gusto aún en momentos creativamente complicados.

Canciones destacadas

Me quedo con canciones como «Power Of The Triforce», más comedida, más densa en su desarrollo, con buen gusto en la melodía, «Pixel Prison», muy vinculada con sus primeros discos, resaltando todas las virtudes de la banda, o la propia «Kingdom Of Steel», donde sorprendentemente se olvidan de velocidades fuera de la ley y se centran en una canción sencilla, pero con poso y buen gusto.

En definitiva, en mi opinión, claro paso atrás. Obviamente volvemos a estar ante un buen disco, es imposible que algo no salga bien con toda la calidad que hay detrás de quien conforma esta banda, pero, repito, lejos de sus dos grandes obras hasta la fecha como fueron Maximum Overload de 2014 y sobre todo Reaching Into Infinity de 2017.

PD: Coen Janssen de Epica se vuelve a ocupar de la grabación y composición de todos los teclados, tomando definitivamente el testigo del tan añorado Vadim Pruzhanov.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,240SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos