10.1 C
Santa Comba
viernes, marzo 22, 2024

Nuestra Señora de Pastoriza y los naufragios

Documento de 1709 sobre naufragios  supuestamente relacionados con las intervenciones milagrosas de Nuestra Señora de Pastoriza

Rafael Lema

En mi última obra «Costa da Morte, crónica marítima» di cuenta de un memorial de 1709 sobre milagros atribuidos a la virgen de Pastoriza en beneficio a marineros de la costa coruñesa. Además de ser una fuente para conocer los nombres de muchos barcos y maestres de la zona, acredita como esta advocación o las de A Barca y O Monte eran las preferidas en le época por los navegantes.

Es la Colección de los milagros de Nuestra Señora de Pastoriza. Leyenda de Nuestra Señora de Pastoriza, Extracto de Noticias históricas del Archivo Municipal de La Coruña y los milagros de Nuestra Señora de Pastoriza:

La ymágen de Nuestra Señora de Pastoriza es antiquísima y en tiempo de persecución de la Yglesia quedó oculta en el monte gunto a el Castro de Pastoriza entre unos peñascos en donde después la halló una pastorcilla; junto al mismo sitio se le fundó la Yglesia y es un santuario de gran debozión y milagros. [Comienzo de la relación de los milagros].

1. Milagros acaecidos en la mar

Nuestra Señora de Pastoriza es muy avogada de los navegantes i muchos que se vieron en tormentas y riesgos conozidos inbocando su auxilio quedaron libres.

      -Milagros entre gente cristiana.

⦁ Salvamento de un náufrago. En el año de 1641 allándose Alverte Figueroa en una chalupa nombrada la bocazion de Nuestra Señora de Begoña, el dicho Alberte Figueroa allándose Maestro de ella a cojer un poco de aparego, trugo Dios una derrota de viento y mar y llevo a dicho Alberte Figueroa a la mar, biniendo 8 hombres en su compañía sin que ninguno le biese cayer; y andubo en la mar 3 quartos de ora poco mas o menos, y se ofrezió a esta Soberana Señora de Pastoriza y le libró del peligro.

⦁ Una aparición de N.ª S.ª de Pastoriza. En el año de 1678 un marinero del Capitan Don Gregorio de Castro, de la Coruña, cayó con una tormenta a la mar; ynbocó la ymagen de Pastoriza apareziendo en una nube resplandeciente sobre el vagel i quedando más de una legua Nuestra Señora repentinamene le trajo junto a ella y se salvó.

⦁ La turbación de unos herejes. En el año de 1685 Don Pedro de los Ríos, residente en la Coruña, nabegando en un nabío de ereges, porque le bieron rezar el ofizio de Nª. Sª. de Pastoriza le echaron las manos al cuello para arrojarlo a la mar; y pidiendo favor y auxilio a la Virgen de Pastoriza se turbaron y le degaron libre.

⦁ Otra aparición de la Virgen de Pastoriza. Por la quaresma de 1688 Juan Laguela, vezino de la Coruña, en una tormenta se le trastornó el navío i estava para yrse a pique; inbocó el auxilio de Nuestra Señora de Pastoriza y se le aparezió en una nube y al instante se enderezó el varco y se calmó la tormenta.

⦁ La dorna puesta a flote. En el año de 1688 pasando desde Sada para Pontedeume una dorna con dos hombres y una mujer, fue hasta el fondo y bolviendo arriva inbocó la Virgen de Pastoriza, y luego otra onda puso derecha la dorna y se salvaron en ella; y bino a su yglesia a dar grazias.

⦁ Naúfragos y espirituada. Por la quaresma del año 1697 haviendose recojido [tachado] estando en el Puerto de Lagosteiras de Suebos Joseph de Lago y sus compañeros mareantes, vezinos de Malpica, con su lancha estando [tachado] durmiendo de noche en calma durmiendo [tachado] sobre-vino de repente una rezia tormenta que trastornó la lancha y les cojió devajo; y haciendo grande hoscuro y sin saver [tachado] en el conflicto llaman [tachado] se encomendaron a Nª. S.ª de Pastoriza pidiendo favor y auxilio [tachado] y milagrosamente se escaparon todos a tierra nadando, sin saver con la turvación y hoscuridad si nadavan azia la mar o para tierra; y haviéndose ydo a pique el barco, ropa y redes y otras cosas y algún dinero que llevaban lo echó todo la mar sin que ayan perdido nada; y vinieron [tachado] an venido con sus mugeres y familia a esta yglesia a dar grazias a Nª. Sª. con gran devozion y reconocimiento [tachado]. Y llevando un jarro de agua de la fuente de Nª. Sª., pasando por junto a una mujer que estaba en Malpica espirituada a quatro años, y nunca havia querido ablar los conjuros que le hazian, asi que vió el jarro de agua comenzó a dar bozes diciendo quiten alla esa agua de su enemi-ga, repitiéndolo muchas vezes. 

⦁ El marinero que se fue a pique tres veces. En 14 de Agosto de 1697, vispera de Nª. Sª. de la Concecion [tachado] de noche, estando en la mar pescando Manuel Tojo, vezino de la Coruña, y haziendo grande hoscuro cayó a la mar y tres vezes fue a pique, y haviéndose encomendado a Nª. Sª. de Pastoriza con su patrozinio milagrosamente salvó la vida sinperder la montera que llevaba a la caveza; y binieron él y su muger a esta parroquia a dar gracias a Nª. Sª. 

⦁ El naufragio y la lúz salvadora. En el año de 1697 de noche, con tormenta, una lancha del Puerto de Abilés dió a la costa del Puerto de LLanes, y toda la gente perezió exceto un marinero que se encomendó y pidió socorro a Nª. Sª. de Pastoriza, y luego aparezió una luz y le alumbró y trepó por grandes despeñaderos arriva, por donde naturalmente no puede subir ninguna persona; y se salvó con grande admirazión de todo el pueblo; y fueron a ver el sitio y quedaron admirados de tal prodijio. 

⦁ La tormenta y la paloma blanca. En el año de 1698, por el Berano, salieron dos lanchas cargadas de gente de la Coruña en romeráa al San Andres de Teijido abiendo sobrevenido una gran tormenta de bendaval y habiéndolos cojido la noche en la enbocadura del puerto de Ferrol, una de las lanchas se fue a pique [tachado] la tragó la mar con sesenta y tres personas que perezieron todas, y la gente de la otra lancha, que eran mas de otras sesenta, clamó por Nª. S.ª de Pastoriza pidiéndole socorro; y con hazer tan grande hoscuro y tormenta, de repente apareció una paloma blanca dando buelos alrededor de la lancha y arrimándose a la parte donde amenazaban las hondas mayor peligro desta manera los acompañó más de dos leguas hasta qu salieron a tierra en Neda y luego desapareció la paloma. 

⦁ Ahogado que sale a flote. En el verano de 1700 Hestevan García, mareante de la Coruña, viniendo de pescar en su lancha cayó a la mar sin que lo reparasen los compañeros y se fue a pique en alta mar, y en el suelo se descalzó quitándose medias y zapatos ymplorando ynteriormente a Nª. S.ª y bolbió acia arriva sobre el agua y se mantubo hasta que llegó un barco de pescar y lo recogió. 

⦁ La ballena enfurecida. Por diziembre del año de mill setezientos, Juan Vidal Canzelo, mareante del puerto de Cayon y sus compañeros salieron a dar caza a una vallena grande y un ballenato pequeño; y haviéndole clavado el arpón, la ballena viendo herido a su hijo se enfureció tanto que rebatió sobre la lancha que le havia arponado, y con un zapatazo con la cola la abrió y trastornó, y la gente viéndose perdida clamó ymbocando el auxilio de Nª. Sª. de Pastoriza; luego el barco se puso derecho y salieron con los remos, siguieron la vallena y la mataron con admiración de todos, atribuyendo el buen subceso al patrozinio de Nª. Señora a quien vinieron a dar gracias.

⦁ Naufragio en el Cabo Prioiro. En 22 de septiembre de 1700, navegando Antonio Suarez, vecino de las Figueras, en Asturias, para la Coruña con su patache llamado Nª. Sª. de Villazelan y Antoni Cave [tachado] cargado de cal, le cojió una rezia tormenta en el cavo de Prioyro que tuvo sumerjido y llenó de agua el patache, que se fue a pique, y en el conflicto llamaron con gran devocion y confianza [tachado] por Nª. Sª. de Pastoriza que les librase y milagrosamente se escaparon y entraron en la Coruña, de donde vinieron él y sus compañeros descalzos a esta yglesia a dar gracias a Nª. Sª. 

⦁ El naufragio de La Marola. En catorze de Junio de mill y setezientos uno, Bartholome Fernández de la Cotessa, vezino de la villa de Ares y dos compañeros venían con una barca de sarmientos para la Coruña; thomada la noche, una rezia tormenta que trastornó el barco junto a la peña de la Marola y los compañeros se ahogaron, y dicho Bartholomé Fernández agarrado de una tabla pequeña se encomendó y clamó por Nuestra Señora de Pastoriza pidiendo le socorriese; y por hacer grande hoscuro sin saver por donde yba, con el favor de esta Soberana Señora contra las olas y el biento recio le trujo más de una legua y renbancó por una cala que ay junto a los Pelambres de la Coruña por donde se libro; luego que amaneció ha venido a esta yglesia a darle gracias. 

⦁ Mujeres y marineros salvados. En treze de octubre de mill setezientos uno, viniendo la lancha de Felipe García y otras de Malpica del puerto de Sada con unas mugeres que trayan fruta, les cogió de repente una recia tormenta de bendaval con que se vieron perdidos y en conocido peligro, encomendáronse a Nuestra Señora de Pastoriza y con su auxilio se salvaron en un excondrijo en Sancoral donde echaron las mugeres fuera y vinieron por tierra a esta yglesia mojadas y maltratadas; y con lloros y clamores dieron grazias a Nuestra Señora por haverlas librado.

⦁ Marineros en apuros. El Martes, 14 de Febrero de 1702, benía Fernando Amigo, vecino de Malpica, en su lancha con ocho compañeros de alta mar de pescar, y junto a las Yslas Sisargas les coxió la noche y una tormenta tan recia que se vieron sin ninguna esperanza de salvar las vidas, y en tan conocido peligro se valieron del auxilio de Nª. Sª. de Pastoriza clamando en altas vozes le amparase y llebase a puerto salbo, ofreciéndole una misa cantada de rogativa; y sin remar ni azer otra diligencia por su gran turbazión y oscuridad que no se veyan unos a otros, ésta Soberana Señora los llevó al Puerto de Redes, donde salieron sin descalabro ni lesión ninguna; y naturalmente, según el viento que corría, no podían arrivar allí y an ydo a dar a la costa del Cavo Prioyro, y an venido en persona a dar las gracias a esta Soberana Sª. y cumplir su promesa, y causaron gran edificación.

⦁ Naufragio en Ribadeo. El Biernes, 28 de Abril del año de 1702, Ylario García, Maestre de la chalupa nombrada Nª. Sª del Rosario y San Antonio, que era nueba y venía del Puerto de Luarca, a donde la abía comprado con Francisco de Santiago y Bernardo de Figueroa, sus compañeros, les sobrevino una gran tormenta de nordeste, y se vieron en grande aprieto y peligro en al mar, donde llaman la Varma de Ribadeo; les cometieron tres olas muy grandes y recias, y la una de ellas les sumergió y llenó de agua la lancha quedando toda devajo del agua, y viéndose en conocido peligro yendóse a pique, clamaron por N.ª Sª. de Pastoriza pidiendo su auxilio y socorro que experimentaron luego, pues otra ola levantó en alto por la proa la lancha y echó la mayor parte del agua fuera, quedando en libertad, llevándoles tres barriles y las monteras; y con la violencia arrancó a dicho Maestre y le echó fuera, y el dicho Franciso de Santiago le agarró con que se salvó, y con el auxilio de la Virgen se salvaron milagrosamente y arrivaron al puerto de San Ziprian, de donde, aplacada la tormenta, siguieron su viaje, y en 8 de Mayo vinieron descalzos a visitar a Nª. Sª. a su yglesia a darle gracias.

⦁ Naufragio en Goian. El año pasado de 1703, estando en Goyán dicho Domingo Loreyga de Coyro [sic] y aviendo salido a buscar pan para comer todos los compañeros, biniendo de Portugal con el pan para Goyán en una barca, bino un reboltiño de biento que casi estubieron aogados y encomendándose a Nuestra Señora de Pastoriza salieron sanos a Díos grazias.

⦁ Barco contra unas peñas. A quatro de Junio de 1704, Juan Vidal, de Malpica, con seis compañeros se atoparon en la mar siendo de noche; los aparegos les dieron rezios golpes de mar y le echaron en unas peñas que fue a tumbarse el barco muchas vezes; y enbocando a Nuestra Señora de Pastoriza, luego, al instante, se salvaron de arriva dellas, ofreziéndose mui de beras a Nuestra Señora i sin peligro ninguno ni a la gente ni el barco peligraron; binieron a darle grazias a Nuestra Señora y mandaron dezir una misa de rogativas porque la gente no hazía caso de la vida y a las vozes de ellos acudieron otros barcos, y como Nuestra Señora obró el milagro no hubo de menester el socorro de los demás.

⦁ Nao atacada por una fragata inglesa. En 5 de Abril de 1705, Antonio de Canosa, de Camariñas, capitán de la nao nombrada Nª. Sª. del [ilegible] beniéndose del puerto de Biscaya cargado de fierro con cinco marineros, una fragata ynglesa de 16 cañones le bino acosando y disparando cantidad de artillería asta echarlo a la costa, junto al puerto de Ribadeo, y con el temor de los enemigos y de la Artillería que le tirava, pidió a los marineros que se ofreziesen a Nª. Sª. de Pastoriza como lo hizieron devotamente, y los enemigos se fueron en su fragata sin tener ánimo a seguirlos más y Nª. Sª. le libro del mal [tachado].

⦁ La tormenta amainada. En el mes de Septiembre de 1705, D. Gregorio Collazo de Mouxin, Capitán del navío nombrado San Joseph y Animas, cargó en dicho navío en la ría de Vigo de vino tinto para Londres, en inglaterra, y saliendo de dicha ría con onze hombres a la mar, luego le sobrevino una rezia tormenta que duró cinco dias, y desde que se bieron del todo perdidos en la mar, se ofrecieron a Nª. Sª. de Pastoriza que les librase de tal peligro, y luego Nª. Sª. les dió buen tiempo y amainó la rezia tormenta que hazía, conque siguieron el biaje y fueron a dar al puerto de Pensans en Inglaterra, con el favor de Nª. Sª.

⦁ El marinero rescatado del mar. Antonio Fernández, vezino de la feligresía de San Julián de Requeixo, jurisdición de la villa de Padrón, saliendo el día veinte y tres de Septiembre del año de 1706 para el reyno de Portugal con bandera y capitán genobés en un patache nombrado San Joseph y Nª Señora de Cobadonga, y el dia veinte y quatro de dicho mes, en la playa de Albeiro sucedió levantarse una tempestad de viento Norte a tiempo que dicho Antonio subió al mástil de garcia mayor [sic] y con un golpe de mar se rompió el palo mayor por los baos, y la gavia colgada en los aparexos, y dicho Antonio en la mar, y quedó tan distante de dicho Navío que se subieron encima del palo mayor por ver si le veya uno, y él, acordándose de Nª. Sª. de Pastoriza llamando a vozes por ella, pues carecía de todo remedio umano, de suerte que aseguraron los del patache se oirín las bozes legua y media, y por las vozes le fueron a buscar milagrosamente en un batel, y le truxeron [sin] menor detrimento, solo el susto.

⦁ Las tormentas de las islas Sisargas. Milagro de Nuestra Señora de Pastoriza, Mayo, 8 de 1708. Digo yo, el ayudante Pedro García de Leis, vezino del Puerto de Corme, que aviendo salido el día ocho de Mayo de este presente año de 1708 desde dicho puerto de Corme en el barco nombrado Nª. Sª. de la Conzepción, de que actualmente soy maestre, juntamente con Domingo Varela, Jacobo de Sangiao y Francisco de Rua y Ambrosio Martelo, marineros y vezinos de dicho puerto, con disignio de hir a la pesca del congrio al sitio que llaman la Cornea, tres leguas a la mar de las yslas Sisargas, a donde llegaron el dia Miércoles, nueve de dicho mes, y aviendo echado ancla y empezado la pesca en el referido sitio juntamente con otros dos barcos de dicho puerto de Corme, de que eran maestres Blas de Lema y Santiago de Sande, y al anochecer deste dia nuebe, les sobrevino un rezio temporal mui descompuesto de relámpagos, truenos, pedrazo y lluvia, que duró casi toda la noche, de calidad que pareze se hundía el mundo y la mar salía de sus quizios con mucha bravura, y no se beyan los unos a los otros, sino quando relampágueaba, de manera que se allaron confusos y aturdidos que no sabían que hacer sino que allí perezerían por el riesgo que beyan a los otros. Y empezaron a rezar el rosario ynbocando y clamando por Nª. Sª. de Pastoriza para que les socorriese y librase de aquel naufragio, y lo mismo encargaba a los demás barcos lo yciesen; y de allí a poco que ynbocó y llamó por Nª. S.ª de Pastoriza le faboreziese, como lo hizo, a visto y los compañeros que yban en el barco, y en el courel de él, un resplandor mui grande como el de una bela enzendida a la que seguían otras muchas, y a lo que recuerda el dicho Pedro García de Leis, por entonzes andubo por ver si podía cojer la luz que veya, y quando la buscaba en una parte se yba para la otra, y lo mismo bió dicho Domingo Varela, y tiene para consigo y creencia que como ynbocaron a Nª. Sª. le socorriese, lo yzo patente, y luego apaziguó la tormenta, y los otros dos barcos aquella misma noche desaparezieron y no saven a donde ban. Y después se ofrezieron a la Virgen y biniendo para ponerlo en execucion el día 10 del corriente por la mañana, entre 5 y 6 de la mañana, les sobrevino otra tormenta como la pasada y aún peor, y volviendo a inbocar a Nª. Sª. luego se apaziguó la dicha tormenta, entrando en el puerto de San Pedro de Bisma y ysla que llaman de San Coral, en donde desembarcaron y fueron decalzos de pie y pierna a hazer rogativa y oy, Biernes, 11 del corriente, se le hizo dezir una misa delante de la ymagen al azimiento de grazias que a oydo el dicho ayudante Pedro García de Leis y sus compañeros. Y siempre, desde oy en adelante, prometen ser devotos, y pasaron a poner por escrito éste milagro y lo firmé de mi nombre en la ciudad de la Coruña, a 11 días del mes de Mayo del año de 1708. Pedro Garcia de Leis.

⦁ El hilo prodigioso. Por el mes de Septiembre de 1708, Pedro de Sande, vezino del puerto de Laje, tenía una pinaza nueba en aquel puerto para acer viajes; sobrevino una rezia tormenta con que se le rompió la amarra y al poco tiempo pidió socorro a Nª. Sª. de Pastoriza y sólo quedó para acavar de romper un hilo muy delgado que cavía por una aguja y no otra cosa; con el auxilio de Nª. Sª. se mantubo sin romper [tachado] asta que cesó la tormenta sin romperse el hilo.

⦁ Marineros en peligro de sus vidas. Domingo Martelo y Joseph Lago y otros mareantes de Malpica, por principio de Noviembre de mill setecientos y uno salieron en tres lanchas desde Cayon para su lugar; vinóles la noche y una gran tormenta de vendaval en alta mar, y viéndose perdidos y sin esperanza de salvar las vidas se encomendaron muy de veras en este conflicto a Nuestra Señora de Pastoriza, y la misma noche sin saver, con la turbazión y hoscuro, para donde yban, dos de ellos entraron y se libraron en el puerto de Langosteyra, y la otra, contra viento, fue a dar en el mismo puerto de Malpica.

-Milagros entre gente mora: 

Nuestra Señora de Pastoriza hes tan piadosa con sus devotos, que en tiempos pasados quitó algunos christianos que estavan en cautiverio en poder de los moros y los trujo a su yglesia y puso en libertad.

1. Trastorno de una lancha. En el año de 1640 estando pescando en el puerto de Bens Juan del Río, vezino de la Coruña, en su barco con sus compañeros les acometió una lancha de moros, i teniéndolos cojidos clamaron por la Virgen de Pastoriza i milagrosamente se trastornó la lancha de los moros, con que quedaron libres y cogieron y cautivaron a los mismos moros, de que se provechó el Rei, Nuestro Señor.

2. Deslumbramiento de una lancha de moros. En el año de 1660 una lancha de moros dió caza cerca de Prioyro a un barco de pescadores de la Coruña, y teniéndolo ya alcanzado se encomendaron y pidieron socorro a Nª. Sª. de Pastoriza a cuyo tiempo la lancha de los moros se paró como si quedaran ciegos adeslumbrados, y no los sigió más; y el barco se escapó a Ferrol.

3. Abordaje por una lancha de moros. En el año de 1693 una fragata de moros sobre Camariñas dió alcanze a una lancha de Pontevedra y teniéndola ya abordada ymploró el auxilio de Nª. Sª. de Pastoriza, y milagrosamente se libró.

4. Dos lanchas atacadas por moros. Por el berano de 1696 una fragata de moros dio caza a dos lanchas sobre Camariñas y teniendo ya cojida una de ellas y atracada con los remos de la fragata se encomendaron a Nuestra Sª. de Pastoriza pidiendo los socorriese, y milagrosamente se escaparon y salieron a tierra, y la fragata siguió la otra lancha y la llevó.

5. El viento salvador. Por el verano de 1699 navegando en alta mar Martín Alvarez, Asturiano, maestro de su pinaza, le tubo cojido devajo de sí una fragata de moros, y biéndose perdido él y su gente inbocaron el socorro y favor de Nª. Sª. de Pastoriza, y luego, de repente, sobrevinieron dos bientos, el uno a su favor y el otro contrario a la fragata, con que escapó a tierra y vino con su gente [tachado] sus marineros descalzos a esta yglesia a dar gracias a Nª. Sª.

Fotos Blogs Cámara en Ristre y Nuestra Señora de Pastoriza – Blogspot

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
spot_img
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,220SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos