11.7 C
Santa Comba
miércoles, febrero 28, 2024

Fernando Olmedo Reguera, un mártir capuchino santiagués

Este año se cumplieron 150 años del nacimiento del fraile capuchino, Fernando Olmedo.

Fernando Olmedo Reguera nació en Santiago de Compostela el 10 de enero de 1873, un varón cuya vida se convertiría en un testimonio de devoción y sacrificio. Bautizado en la Iglesia de San Miguel dos Agros el 12 de enero de 1873, confirmado el 15 de marzo de 1875, sus raíces religiosas se gestaron desde temprana edad.

Fernando Olmedo cambió la toga por el hábito

Después de culminar estudios de Derecho en su ciudad natal con destacado éxito, Fernando se doctoró en la Universidad Central de Madrid y ejerció como abogado en la Audiencia Provincial de Pontevedra. Sin embargo, su llamado espiritual lo llevó a un cambio radical en su vida.

En el año 1901, Fernando ingresó en la Orden Terciaria de los Frailes Menores Capuchinos, adoptando el nombre de Fernando de Santiago. Su compromiso con la vida religiosa se formalizó en 1902 con la profesión religiosa y, dos años más tarde, en 1904, fue ordenado sacerdote.

Fray Fernando de Santiago desplegó su servicio en el Colegio de Lecároz, Aragón, España, hasta 1907, momento en el cual fue destinado a la Curia General de Roma. Allí, ocupó el cargo de Secretario General de las Provincias Españolas durante muchos años antes de convertirse en Secretario Provincial de Castilla en 1922.

San Miguel dos Agros- Santiago

¡Si tan solo Dios me diera algo tan grande!»

Enfermo, regresó a España y se instaló en el Convento del Pardo, Madrid, donde continuó su vida dedicada a la espiritualidad. Ante la perspectiva de su martirio, expresó: «¡Qué hermoso es el martirio! ¡Si tan solo Dios me diera algo tan grande!»

El 1 de agosto de 1936, Fray Fernando de Santiago fue detenido, y al día siguiente, encontró la muerte en el Cuartel de la Montaña, Madrid. En el contexto de su detención, enfrentó vejaciones, insultos y golpes, pero mantuvo su serenidad al ser cuestionado sobre el sigilo sacramental.

Cuentan que estando en una checa, encarcelado, uno que le acompaña le dice: «Sólo faltamos los dos por declarar, «¿qué vamos a decir?» El respondió: «La verdad, que somos religiosos capuchinos»

Frente al Tribunal Popular, confesó su condición de religioso capuchino, sellando su destino como mártir el 12 de agosto de 1936.

En la cripta de la Orden de los Capuchinos

El 9 de julio de 1940, un año después de la conclusión de la Guerra Civil Española, los restos mortales de Fray Fernando Olmedo fueron exhumados y trasladados a la Iglesia de Jesús de Medinaceli en Madrid.

Allí, se llevó a cabo un funeral in memoriam en honor a todos los capuchinos caídos durante el conflicto. Posteriormente, sus restos encontraron su morada final en el cementerio de San Isidro, en la cripta que la Orden de Capuchinos posee en ese lugar.

La beatificación de Fray Fernando de Santiago tuvo lugar el 13 de octubre de 2013, en Tarragona, junto con otros mártires de la fe como su paisana Isabel Remuiñán. Su fiesta canónica se celebra cada 12 de agosto, en conmemoración de su martirio. Cada 6 de noviembre, junto con otros mártires del siglo XX, su memoria es honrada como parte de la Festividad de los Mártires.

En la actualidad, sus restos descansan en la Cripta del Cementerio de San Isidro, Madrid, siendo recordado como un hombre cuya vida estuvo marcada por la fe, la dedicación y el sacrificio.

San Miguel dos Agros

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,210SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos