15.8 C
Santa Comba
jueves, junio 30, 2022

Paolo Caucci Von Saucken:»No todos los que andan el Camino son peregrinos»

«Corremos el riesgo de convertirlo todo en un parque temático». 

— Rafael Lema-

Uno de los grandes estudiosos del Camino de Santiago, el profesor italiano Paolo G. Caucci von Saucken participó el pasado fin de semana en Madrid en el XII Congreso Internacional de Asociaciones Jacobeas. Suya fue la conferencia que clausuró el evento. El próximo congreso será en Ourense en 2023. El 18 y 19 de diciembre el Xacobeo celebra un acto de invitación a las asociaciones del camino en Santiago. Paolo G. Caucci von Saucken nace en Ascoli Piceno (Italia) el 19 de marzo de 1941. Es Doctor en Derecho (1967) y en Letras Modernas (1974) por la Universidad de Florencia y presidente del comité de expertos del Camino de Santiago.

La banalización del Camino de Santiago «es un hecho real»

En su aclamada y esperada intervención Caucci recordó a Dante cuando hablaba de constantes del Camino como la «lejanía, soledad, aislamiento»; ratificó la fuerza mundial de la ruta en el nuevo milenio pero advirtiendo que «la banalización es un hecho real», y de los daños a la vía y a su patrimonio, la lucha entre el fomento del turista en detrimento del peregrino, el peligro de convertir la ruta en un parque temático, la aprobación de nuevas sendas sin una acreditada presencia de peregrinos, la crítica al cierre público del Pórtico de la Gloria o de muchas iglesias referentes del camino y sus leyendas.

«La peregrinación no solo es la ruta en sí, deja un patrimonio muy extenso en los alrededores» por lo que llama a la defensa de todo ese legado próximo a la ruta o vinculado a ella. No cesó en la enumeración de una lista de daños al Camino en estos tiempos: «se instalan parques eólicos, se cubre de mejoras inútiles, exceso de señalización…daños irreversibles…heridas en su cuerpo milenario».

El Pórtico de la Gloria

Alerta del «riesgo de convertirlo todo en un parque temático». Cita las polémicas de «las puertas de la catedral de Burgos, el entorno de la Cruz de Ferro, como muchas iglesias están cerradas y en otras se cobra por entrar, con la pérdida del sentido del Camino».

«Llegar a Santiago y no ver el Pórtico de la Gloria» es un golpe a la tradición y a la esencia del Camino para Paolo Caucci, lo mismo que las restricciones de acceso a la catedral y a las misas para los verdaderos peregrinos, la espera en la expedición de credenciales. En la catedral «se debe reservar para entrar y no hay sitio» insiste, y en ese escenario, con el Pórtico de la Gloria como iluminación del sueño del fin de la ruta desde hace un milenio «se termina la peregrinación horizontal terrestre para iniciar la vertical a la Jerusalén Celeste».

El profesor con todo es optimista: «Estamos viviendo una época difícil, compleja, parece que lo estamos superando, los peregrinos creo que son los primeros que han superado el covid. Lo vemos con la alegría, con las ganas con las que han vuelto a pisar las antiguas sendas, las muchas ganas de volver al Camino, compartir el sudor, amaneceres, puestas de sol, arte y naturaleza, compañerismo, espiritualidad y fe».

«La libertad y la búsqueda del peregrino son dos palabras clave que nos sirven para comprender lo que estamos viviendo. Una libertad llena de amor» valoró Caucci, que lanzó un mensaje a las asociaciones del Camino de las que forma parte directa: «otra esperanza la dais vosotros. El Camino está vivo a través de vosotros, el futuro sois, somos, nosotros; pero una gran parte está en las asociaciones. Se ha vuelto a llenar el Camino, el Camino es para todos pero no todos los que andan el Camino son peregrinos».

Peregrinos atados al mundo digital

En el Camino el peregrino «Encuentra lo que buscaba desde siempre, incluso la terrible oportunidad de encontrar a Dios». Criticó los que hacen la ruta sin interiorizarla, sin desprenderse de las redes sociales, del móvil, sin dejar atrás sus problemas y cargas, e insisten en «agarrarse al mundo digital» ya que «la libertad que vamos a encontrar en el Camino corre el riesgo de ser controlada por lo que pensamos haber dejado pero que seguimos llevando encima.

El peregrino no debe prescindir de la tecnología pero debe limitarse al mínimo necesario, por el riesgo de quedar atado al mundo de donde salió». Por ello siente temor por el «peregrino demasiado atado a su visión mediática» considerando que el verdadero logro del peregrino es lo que deja atrás.

Citó la sustitución de conceptos en torno a la palabra peregrino: «el caminante o viandante, la persona que no necesita una meta y que puede moverse en todas las direcciones; no solo por el hecho de andar se justifica su presencia en el Camino». Recordó una novela de culto en los 60 como

«On the road» de Kerouac, y el «existencialismo itinerante».

El profesor recalcó la proliferación de «nuevos caminos cada día, unos decorando sus raíces históricas, otros por otras razones» recordando que «un camino de peregrinación debe tener unas características, incluso si es nuevo. La primera característica es una estructura hospitalaria de acogida al peregrino. Los hospitales antiguos de peregrinos eran fundamentales para mantener, identificar, sostener un camino de peregrinación». «Si no entramos en esos caminos y no ponemos los pilares de la hospedería» estas rutas nacen con poco peso y desvirtuadas.

Para el experto la clave es el «hospedero» y recordó el significado de la palabra hospedar en la Regla de San Benito, o el Calixtino. «Hay que hospedar a todo el que se acerca a la puerta porque puede estar el mismo Santiago. En todas las tradiciones se dice que hay que acoger al peregrino porque entre ellos pueden estar los ángeles, los santos, los necesitados». «La función de la hospitalidad es fundamental» y también el «donativo anónimo y voluntario». Caucci es un hospedero a pie de calle, e informó que «Abrimos en Pistoia hace dos meses un albergue de peregrinos, por motivos simbólicos, en dos meses se ha llenado de peregrinos». La reliquia más importante fuera de Santiago está en Pistoia, centro del mensaje jacobeo en Italia desde Gelmírez y san Atón, por ello el simbolismo al que alude el profesor. Así el veterano peregrino agradece el esfuerzo constante de las asociaciones o el valor de la cultura jacobea del mundo hispano, reforzado por nuestros emigrantes. Uno de los sueños del experto es unir Santiago, Roma y Jerusalén en un único recorrido que se pueda realizar en los dos sentidos.

En el campo de la investigación reconoce el valor de los congresos y el estudio de «temas cada vez más específicos, modernos, actuales» que deben ser la labor de «doctorados, centros de estudios, fundaciones, asociaciones». Defendió la labor del comité de expertos institucionalizado desde 1994 que él preside: «propuse la palabra experto y no comité científico, llamé en primer lugar a presidentes de asociaciones como Robert Plotz o René de La Coste-Messeliere, todos eran peregrinos y presidentes de asociaciones». «Los nuevos investigadores deben ser más que científicos también expertos en otros ámbitos» e insiste en que a los expertos «las asociaciones nos suelen ayudar mucho». «Las asociaciones en sus países, pueblos, comunidades deben institucionalizarse. Las instituciones deben contar con la aportación permanente que venga del mundo del camino, conocer la parte real, concreta, de cada día, de los peregrinos» indicó el maestro. Destacando la relevancia de la investigación científica: «es necesario tener una base sólida, una red científica, imparcial» y unir otros campos al estudio histórico. «Sociología, antropología, estadística son necesarias, pero con metodología científica», indica el autor que habló de tener en cuenta el pensamiento actual, la influencia de los medios de comunicación, modas, flujos, la investigación sobre asociaciones y cofradías. «Los congresos reflejan los cambios y evoluciones del camino» sentenció Caucci en una clase magistral que dejó una honda impresión en los presentes en el salón de actos de la Fundación Once.

CAMINANTES Y PEREGRINOS.

El eminente escritor transalpino dejó otro rosario de frases para la historia de los congresos jacobeos en una cita que batió todos los récords de asistentes, actos y ponencias.

«El caminante es más libre sin meta, es legítimo andar como uno quiere, pero esto no debe sustituir al peregrino. No se va a Santiago para encontrarse bien ni por evocación nostálgica de la Edad Media, lo que identifica al peregrino es el hombre en búsqueda, el centro de todo es el hombre y su interioridad».

«Políticos, instituciones privilegian al turista más que al peregrino, necesitamos más peregrinos que turistas, no lo digo en el sentido religioso sino de la mentalidad».

«Hay necesidad de una defensa firme del Camino, permanente y comprometida. Somos herederos del Camino, tenemos una herencia, una tradición que ha llegado hasta nosotros. Son los peregrinos los que hacen el Camino, un Camino sin peregrinos es solo una senda bonita, tenemos que protegerlo como una obra de arte».

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
Concello de Val do Dubra
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,775SeguidoresSeguir
459SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos