5.5 C
Santa Comba
viernes, diciembre 2, 2022

«Creen que eres Jesús». El mago Man de Camelle de Tracy Saunders

«CREEN QUE ERES JESÚS» EL MAGO MAN DE CAMELLE DE CAMELLE DE TRACY SAUNDERS

La autora inglesa Tracy Saunders afincada en Camelle acaba de publicar «Creen que Eres Jesús: La Locura Mágica de Man de Camelle«, un trabajo de investigación sobre la figura de Man o Alemán, que en los primeros años entre nosotros andaba por los caminos con una biblia como un profeta.

Tracy Saunders nos indica que le llevó «9 años investigando, preparando, escribiendo en inglés, y luego la traducción en español». Es muy crítica con el estado de su casa museo y cree que no está suficientemente estudiada su figura «¿Todos quieren olvidarse de Man? El estado de su Museo indicaría que sí, pero eso no ha impedido que los curiosos que lo visiten con un número que aumenta año tras año, incluso si las creaciones de Man se están pudriendo».

«En su choza no hay una palabra que lo conmemora: nada que diga quién yace allí bajo las tablas (empapadas de agua)» destaca Tracy que habla de «sugerencias que he hecho, por ejemplo, invitar a estudiantes de artes internacionales a reconstruir al estilo de Man a partir de lo que queda» y que fueron ignoradas por técnicos y autoridades. Por eso insiste en preguntar «¿Porque te han abandonado?»

En la cartela expone cómo «A esta costa llegó un joven alemán en 1961. Más tarde quizás podríamos haberlo matizado más: un joven pintor alemán, un artista, un escultor; escritor de aforismos, un místico, un mago semidesnudo cuya magia convertía la piedra en sueños. y sueños en metáfora».

Claro que «Man no era nada de eso cuando llegó a Galicia; era un refugiado de una infancia incomprendida y una madrastra malvada, un joven torturado que simplemente se había escapado de casa». Durante las fiestas patronales de mayo en Camelle llegó Manfred Gnädinger con su mochila y sus zapatos gastados y un par de compañeros de viaje que rápidamente abandonan la historia.

«Nadie soñó ese día que no solo había venido para quedarse, sino que demostraría ser el ciudadano más famoso de Camelle, un símbolo de una época perdida e ingenua, y que su trágica muerte colocaría a este pequeño puerto pesquero firmemente en la portada de todos los periódicos del país» recuerda la autora.

Manfred Gnädinger nació en enero de 1936 en Böhringen, un pequeño pueblo cerca de la única ciudad un poco más grande de Radolfzell en el suroeste de Alemania, a solo 120 kilómetros de Freiburg-im-Breisgau.

«Manfred era un niño divertido según los que le conocieron. Era tímido, reservado y, definitivamente, solitario» empieza la autora en las primeras páginas. «En la escuela rara vez hablaba y cuando lo hacía era con un tartamudeo marcado que su hermano mayor, Roland, dijo más tarde que nunca se había manifestado en casa. Manfred tenía cinco hermanos mayores, pero al contrario de lo que se ha escrito sobre él antes, fue solo el más joven por un tiempo; dos niños más nacieron en la familia en el transcurso de unos cuantos años» apunta Tracy. En los siguientes capítulos desgrana su estancia en Camelle, su arte y sus escritos.

Así lo explica su autora:

MAN POR TRACY SAUNDERS

Durante cuarenta años, Manfred Gnädinger trabajó en su jardín de piedra en Camelle, Galicia. Por lienzo siempre estuvo el litoral rocoso de la Costa da Morte; para sus materiales Manfred hizo rodar rocas de diferentes tamaños, siempre tratadas y redondeadas por el incesante viento y las olas. Lo que creó atrajo a curiosos de kilómetros a la redonda y, finalmente, de países alejados del extremo noroeste de España.

La trágica muerte de Man se convirtió en una bandera ambiental y una tragedia vista en todo el mundo. Man, como llegó a llamarse (le gustaba por su simbolismo) afirmaba: «Yo no pienso como los demás».

Cualquiera que lo haya visto trabajar vestido únicamente con su taparrabos -día tras día en verano y en invierno- o que haya tenido la oportunidad de conversar brevemente con él, estará de acuerdo: el mundo de Man era cualquier cosa menos normal. ¿Pero estaba loco? Su relación con sus vecinos también fue accidentada: algunos lo vieron como Jesús; otros lo llamaban «bicho desnudo» y lo golpeaban con palos. Si bien sus primeros años en su pequeño rincón del mundo fueron un paraíso para él, los años posteriores se convirtieron en una pesadilla. En un momento lo acusaron de meterse con una niña y lo encarcelaron en Corcubión hasta que sus amigos -y tenía unos cuantos- vinieron a sacarlo. Sabían, como cualquiera que conociera bien a Man, que tal cosa nunca podría haber sido parte de su naturaleza. Se retiraron los cargos.

Se construyó un muelle. Atravesó el Museo de Man (como él lo llamó) y gran parte de su obra se perdió. (Queda una pieza de la firma, aunque muy erosionada.) La feliz soledad de Man se rompió ahora que muchos más turistas y lugareños venían a ver al ermitaño por curiosidad y para verlo trabajar, y a veces para burlarse de él. Repartió cuadernillos: «escribe lo que ves», pidió, y pidió unas pesetas para «pinturas y cola». No todos estaban dispuestos a cooperar: «¡No pagas: no pagas!» dijeron a la gente que venía.

Los últimos días de Man en su pequeña choza estuvieron cubiertos de alquitrán: el desastre del Prestige en 2002 dejó su obra abrumada por el chapapote negro. El gobierno hizo poco inicialmente («unas pocas gotas de plasticilina», dijo el primer ministro en ese momento). Era demasiado para Man. «No puedo vivir así», dijo. Se retiró a su choza y se negó a hablar con nadie. (La transcripción de la única entrevista que dio a la prensa se incluye en el libro). Su salud había sido buena toda su vida, pero ahora estaba siendo tratado por una trombosis venosa profunda. Estaba tomando la droga Sintrom. Un día dejó de tomarlo y simplemente se acostó en su pequeño catre para morir. Allí lo encontraron sus vecinos el 27 de diciembre: El Día de los Inocentes. Aunque nadie quería admitirlo, claramente se trataba de un caso de suicidio pasivo.

¿Fue Man el último inocente? Creen que eres Jesús te dará una idea de la mente de este hombre extraordinario. Mira sus libros, su trabajo, su perfil psicológico hasta su entierro final en su cabina junto al mar. Tomó muchos años, muchas lágrimas y enredos para finalmente lograr esto. Los autores asistieron al tercer funeral de Man junto con varios miembros de su familia. Creen que eres Jesús (400 páginas, traducidas y corregidas profesionalmente y listas para publicación inmediata) contiene dos capítulos escritos con la ayuda del sobrino de Man, Clemens Gnädinger: muchos años de cartas entre Man y su familia en Alemania, la mayoría de las cuales él nunca reencontrarse en su vida. Las cartas en cuestión nunca han sido publicadas antes.

También se incluyen muchas fotografías de Man y su mundo, y varias páginas de obras de arte de finales de la década de 1950 nunca antes vistas fuera de la familia. Hay muchas entrevistas personales con la familia de Manfred en Alemania y sus amigos en Camelle. También hay un capítulo que considera el Prestige, el destino de su capitán y las consecuencias de ambos.

El 17 de noviembre de 2002, hace veinte años, el Prestige se hundió en el fondo del mar cerca de Muxía. Asimismo, la prematura muerte de Man marca los mismos veinte años. Aunque ha habido algunos libros ilustrados y un libro para niños, Creen que eres Jesús es la única biografía completa en cualquier idioma de la complejidad de la vida de Man. Creen que eres Jesús se publicó originalmente en 2018 como They Think You Are Jesus: The Magical Madness of Man of Camelle.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
Concello de Val do Dubra
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,790SeguidoresSeguir
507SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos