15.8 C
Santa Comba
jueves, julio 7, 2022

El taqueado jaqués y la Vía Céltica

– Rafael Lema-

La Vía Céltica que desde Santiago llega a la Costa da Morte atravesando el puente de Portomouro y la Terra de Xallas sigue descubriendo sus misterios jacobeos. Uno de ellos es la existencia del taqueado jaqués, una decoración conocida del románico ibérico, pero ante todo símbolo de un grupo singular de templos, los que bordean los caminos de peregrinación.

Paramos en Val do Dubra, es un enclave estratégico de la Vía Céltica, porque aquí se dividen los dos grandes caminos que van al norte (a los puertos de Bergantiños) y al sur (a la ría de Camariñas y Muxía). Será la piedra de toque de mi viaje en busca del tablero del juego de las arenas del paraíso.

Iglesia de Santa María de Paramos

La iglesia parroquial de Santa María de Paramos conserva restos románicos de interés: la nave y el ábside rectangular, una pequeña ventana con columnas y una arquivolta ajedrezada, una puerta lateral y varias ménsulas antropomórficas, vegetales y animales. Especialmente me detengo en la parte posterior del templo, ante esa ventana con columnas que soportan una arquivolta donde aparece un taqueado ajedrezado o jaqués. Un tema artístico característico de las vías de peregrinación a Santiago, llegado por el Camino y extendido por otros puntos de la Vía Céltica desde la catedral de Jaca, de donde toma el nombre.

Tanto en el camino norte como en el sur, en obras de un horizonte temporal próximo y con talleres de filiación común. Pero no queda aquí el simbolismo jacobeo de la iglesia y la sorpresa es grande cuando buscamos la hermandad del anónimo cantero de Paramos. Pasa desapercibida la importancia de la puerta sur, en donde el juego de dos colores de las losas del arco de medio punto y la arquivolta de nuevo simulan un ajedrezado.

Es tan singular este pórtico que para buscar uno gemelo debemos ir nada menos que al origen del arte románico, al estilo prealpino de los «maestri comacini» del lago Como, en uno de los templos iniciáticos del románico lombardo, San Abundio de Como. Iglesia consagrada en 1095 por el papa Urbano II, erigida en honor del titular cuyas reliquias se conservan en el altar, con la mano de sus patronos: los monjes benitos. Allí aparece este juego de piedras de distinto color en la arquivolta de la puerta principal de la fachada. Esta basílica, que fue sede en el siglo V de santos populares entre nosotros como el britano san Amancio y san Félix (patronos de los jesuitas) nació bajo la advocación de san Pedro y san Pablo, con supuestas reliquias de ambos llevadas de Roma. Paramos contaba con altares a san Pedro y san Antonio.

En la ruta hacia el Finisterre (además de la presencia constante de los monjes benitos) hallaremos maestros vasco-franceses y vasco-cántabros; influencias navarras, aragonesas, normandas, lombardas.

En el antiguo arciprestazgo de Nemancos podemos ver siete ejemplos de taqueado jaqués en cinco iglesias. Tres de ellas en la ría de Camariñas, en la vieja calzada y camino real que llevaba a Santiago desde el puente medieval de Ponte do Porto (con arcada románica y gótica conservada), y siempre en obras románicas emparentadas. En Cereixo, Leis y Xaviña. Otra en la cuenca del río Castro, en Frixe (Muxía). En el arciprestazgo bergantiñán de Seaia hay otros dos templos con jaqués: Mens y Anllóns.

En la puerta sur de Santiago de Cereixo (Vimianzo) el jaqués brilla nada menos que en el erosionado tornalluvias de la arquivolta. Es la famosa puerta de la translatio, el principal de los iconos jacobeos de la Vía Céltica. En Santa María de Xaviña (Camariñas) tenemos una chambrana de billetes en la ventana lobulada del estero del ábside. Similar a la del testero del ábside de San Pedro de Leis (Muxía), ambos procedentes de modelos compostelanos. Y en el interior del presbiterio ciñendo el conjunto del arco triunfal se dispone una chambrana de gruesos billetes que parte de la imposta. En Leis, los vemos en la ventana lobulada de la fachada occidental.

En Xaviña y Cereixo había casas grandes que sirvieron para dar hospedaje al rey Alfonso IX y su larga comitiva en 1228. Un rey llegado por la Vía Céltica desde Santiago a Treos (Vimianzo) y por el valle de Soneira a Cereixo y Ponte do Porto por el «camiño da calzada», cuyos restos se conservan para oprobio de incrédulos. El ajedrezado de los Bermúdez de Castro orla los blasones de varias casas nobles de la zona, una rama de la ría de Camariñas emparentada con un linaje de fuerte presencia en Xallas, los señores de Montaos.

En Santa Leocadia de Frixe, en la ventana del testero la arquivolta se rodea con una chambrana de billetes muy deteriorada. Esta singular pieza guarda relación artística con las de Xaviña, Leis y Cereixo. En Santa María das Areas de Fisterra vemos pequeños billetes en la ventana del testero del ábside y en la puerta occidental. Obras de finales del siglo XII. En la ventana orla el arco una chambrana de pequeños billetes en varias filas. En la puerta la doble arquivolta se corona con un arco decorado con el mismo motivo ajedrezado. Cuenta con fustes monolíticos, y una decoración lisa de capiteles, cimacio y tímpano, con similitudes con la ventana de Paramos o la puerta principal de Mens.

En Bergantiños aparece el jaqués en dos templos: Anllóns y Mens. En la puerta occidental del templo románico del siglo XII de San Fins de Anllóns (Ponteceso) y en la iglesia del antiguo monasterio de Santiago de Mens (Malpica), que se remonta al siglo X, aunque la obra románica es de 1134. Aquí se halla en dos cimacios de una ventana central del ábside pentagonal. Y en el tornalluvias del pórtico sur. Es otra de las obras patrocinadas por la casa de Traba, como la mayor parte de las citadas; fue priorato benedictino de San Martiño Pinario en 1499 y después pasó a depender de la Colegiata de A Coruña. En 1607 aún conservaba la abadía, el claustro y los aposentos. Como en otras abadías, una de sus prerrogativas era el hospedaje de peregrinos. Cerca señorean el lugar las torres medievales de Mens, reconstruidas por los condes de Altamira tras la revuelta irmandiña.

La destrucción patrimonial, las reformas y ampliaciones, posiblemente fueron eliminando otros ejemplos en la zona. Atentados que se llevaron por delante a mediados del XIX y a mediados del XX iglesias góticas en Camariñas y Ponte do Porto. En Santa Comba y Vimianzo. En las fotos que nos llegaron no se aprecian restos románicos.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
Concello de Val do Dubra
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,776SeguidoresSeguir
462SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos