15.8 C
Santa Comba
jueves, julio 7, 2022

Los Pomiano: una estirpe fisterrana llegada de Vizcaya

– Juan Gabriel Satti Bouzas-

El Fuero de Vizcaya en su título 1º, ley XIII, manda que no se avecinden en el Señorío los que fueren de linaje de judíos o moros, y dispone que, cualquier otro que viniere a morar y avecindarse en Vizcaya, “sea tenido de dar información bastante al Corregidor y Veedor del dicho Condado ó á su Teniente, juntamente con los dos Diputados de este Condado; de su Linaje y Genealogía; Por la qual parezca y se averigüe ser de limpia sangre, y no de judíos ni moros, ni de su linaje; La qual dicha información dé y preste dentro de sesenta días, después que ansi entrare en Vizcaya á ser vecino de ella”.

Fue confirmada esta disposición por Real Cédula del Emperador Carlos V, fechada el 3 de Julio de 1527, y por otra multitud de decretos que se dictaron para su más exacto cumplimiento.

Decreta, en su virtud la Junta, que todos los que hubiesen hecho sus informaciones de limpieza e hidalguía con Arreglo al Fuero, ante el Corregidor y los Diputados, con citación de los Síndicos, traigan al archivo los traslados de los respectivos originales. La puntual observancia de este acuerdo durante los dos siglos que siguieron a su promulgación, vino a constituir en el Archivo de la Casa de Juntas de Guernica una importante colección de Genealogías que llena cinco estantes, señalados con los números 2 al 5 inclusive y está distribuida en 198 Registros por orden cronológico.

Libro de Hidalguía, Nobleza y limpieza de sangre de Don Nicolás de Pomiano (foto J.G. Satti)

Y allí encontramos a Don Antonio Nicolás de Pomiano, Guruzeaga, Echevarría, Díaz-Solorzano, Pumar y sus hijos, que pleiteó por su “hidalguía, nobleza y limpieza de sangre” en los años de 1807 y 1830/31.

Vecino de Portugalete, estaba casado con  Dª Juana de Echegaray y era hijo de D. Fermín de Pomiano (natural de Azpeitia) y Dª Catalina Díaz-Solorzano (natural de Santillana); nieto de D. Juan de Pomiano, natural de Andonain pero radicado en Azpeitia al igual que su esposa Dª María de Guruzeaga; bisnieto de D. Juan Antonio de Pomiano y Dª Juana María de Echevarría. Por línea materna era nieto de D. Domingo de Solorzano y Dª Dominica de Pumar.

D. Fermín de Pomiano y familia, aparece en el Catastro de Ensenada (1753) como residente en la Villa de Laredo (Cantabria): “proveedor y cortador, del estado noble, de edad de cuarenta y dos años, casado con un hijo y cinco hijas menores, tres criados mayores que lo son Juan de Nava, Domingo Martínez, le sirven éstos de pastores del ganado lanar, y José Aldama le sirve para cortar la carne”. El dicho censo agrega: “ai una carnezeria, es obligado i cortador Fermin de Pomiano havitante en este pueblo (Laredo) quien no da nada a el comun y le regulan por obligado dos zientos y zincuenta ducados de utilidad, y por cortar la carne ciento, tiene un criado para este egercicio, lo es Joseph Aldona a quien paga trescientos rrs en cada un año”.

La abuela paterna de Nicolás, Dª María de Guruzeaga, era descendiente de la Casa Solar de Guruzeaga (Gurutzeaga = solar de la Cruz) sita en la villa de Andonain de la misma provincia:

“… queda evidenciado el lustre , nobleza y esplendor de esta familia de Gurruchaga, Guruzeaga o Gurruciaga, que con las tres denominaciones, tienen un principio originado de los primeros pobladores que formaron la antigua Cantabria, resultando de ellos que el referido Don Pedro Antonio de Gurruchaga, Theniente Coronel del Regimiento del Fuerte  de Cobos, Don Juan y Don Joseph de Gurruchaga sus hermanos, a favor de quienes damos este Despacho, fueron hijos lexítimos los tres, del nominado Don Joseph de Gurruchaga, Rexidor que fué de la Villa de Anzuola el año 1733 y de Doña María Ignacia de Aizaga; y nietos paternos de Don Juan de Gurruchaga, originario de uno de los Solares en la Villa de Zumárraga, y de Doña María Ana de Azpiazu, y por la  materna de Don Simón de Aizaga y Doña María Ana de Zufiría». 
Cuyos descendientes en América sostuvieron económicamente la causa independentista Argentina (“Historia de Francisco de Gurruchaga”, Atilio Cornejo/1978).

El Blasón de la familia de Gurruchaga se compone, sobre campo de oro, de una Ensina de sinople con Bellotas del mismo metal y dos Javalíes empinados a su tronco.

Blasones de las Casa Solar Solorzano, Guruzeaga y Pumar respectivamente (foto J.G. Satti) 

Don Nicolás y Doña Juana tuvieron por hijos a Gabriel Domingo, Manuel María, Ignacio Saturnino, Sandalio Nicolás, María Jesús Petra y Juana Juliana.

Quienes adquirieron “las calidades de cavalleros nobles hijosdalgos” con sólo acreditar su “horiundez” y ser “christianos viejos, limpios de toda mala raza de judíos, moros, Agotes penitenciados por el tribunal del Santo Oficio y toda otra secta infecta y reprobada por derecho y fueros de esta citada Provincia y del Señorío de Vizcaya”; según leemos en su libro de hidalguía.

Don Manuel María conoce y casa en Castro Urdiales con Doña María Carranza, teniendo entre otros a Manuel de Pomiano y Carranza que cursará estudios en la Escuela de Náutica dependiente  del Estado General de la Armada desde el año 1800. 

Los vascos y gallegos habían sido pioneros en dedicarse a la industria salazonera y hasta inicios del siglo XVI lograron mantener a buen recaudo el secreto de sus bancos de pesca, pero el despegue industrial del salazón gallego se inicia con el llamado Proyecto Hijosa en 1744 que contrata a 14 prácticos vascos por cuatro años de trabajo produciendo abadejo como alternativa al bacalao, cuyos caladeros fueron arrebatados por ingleses y franceses (“Jerónimo de Hijosa, el primer modernizador del salazón gallego” – R. Lema Mouzo, cronicamaritima.es 11/11/2019).

Los vascos del otro lado del Bidasoa carecían de sal en aquella época, y no podían establecer esa industria en sus puertos. Se conformaban con abastecer de sardinas frescas a las veintidos fábricas de San Juan de Luz y otras dos en Ziburu. Por otra parte, esa pesca permitía dar ocupación a mil marineros que distribuían sus beneficios entre cuatro mil familias. La presencia de sardinas variaba en las costas cantábricas, de un año a otro, y se distinguían tres clases de pesca: la de San Sebastián que se llamaba la pesca de la costa o del país; la segunda es la que se hacía desde San Sebastián hasta Bilbao, con la denominación de pesca de Vizcaya; y la tercera, la de la costa de Galicia, que llevaba ese nombre (“Corsarios y colonizadores vascos”- Michel Iriart / Ed. Ekin s. r. l., 1945).

La casona donde funcionó la botica de Víctor Lado y luego tuvo el despacho su hijo el alcalde Alfonso Lado de Pomiano (foto J.G. Satti).

Los datos de 1881 de la nueva industria conservera confirman a Galicia en un lugar capital. De las 445 fábricas consignadas, el 90 % se localiza en las costas gallegas y cántabras, siendo la elaboración de la sardina su principal objeto.

El boom conservero gallego y cántabro de finales del XIX, hizo que la conservera  vasca pasara a ocupar un puesto secundario en el panorama español pero crecía (influenciado por el método siciliano) las exportaciones de la anchoa en salazón o semiconserva (filetes de anchoa en aceite).

Esto generó un importante tráfico de  exportación de salazones y vinos y de reexportación de textiles y cueros. Se formó así en los núcleos urbanos una burguesía comercial moderna  compuesta mayoritariamente de  vascos, castellanos y catalanes (“Gentes de mar en Cantabria”/
José Ortega Valcárcel, 1996).

En este contexto comercial, el piloto Manuel de Pomiano y Carranza conoce a Don Francisco del Río Osorio, muxián, de 41 años; que fue vicecónsul en 1875 hasta 1900 del Imperio Británico en Corcubión, propietario, naviero y fomentador con una fábrica de salazón de pescados situada en la playa de Quenxe, vecino de la calle Recreo 2, alcalde de la villa en 1868 y jurado en 1874.

Osorio, que adquirió en subasta pública todos los “bienes procedentes del iglesario de San Juan de Sardiñeiro correspondiente al ayuntamiento de Finisterre” en 1869, estaba casado con Doña Carmen Roig y Puig. 

Don Alfonso Lado de Pomiano a pesar de ser alcalde jamás dejó la docencia, nunca fue un «apesebrado» (foto J.G. Satti)

Manuel de Pomiano se casa con la hermana de Osorio en 1880, Encarnación; pasando al mismo tiempo a formar parte de la empresa familiar. 
En los años noventa del pasado siglo Pomiano se unirá a un grupo de emprendedores corcubioneses formado por: Paulino Verea Quintana, Anselmo Barrientos, Manuel Miñones Barros, Francisco Ramón Caamaño, Juan Díaz Fernández, Clemente Lastres, José Moar Porto y Ramón Pais Mariño; que crearán la diligencia “La Lealtad” “para poner fin a un estado de cosas verdaderamente lastimosas (de incomunicación comarcal y) hacer el viaje con comodidad, prontitud y apacible ” a las capitales gallegas.

Será alcalde con el respaldo de su cuñado monterista en 1895, 1899, 1906 y juez 1912.

Heredará el cargo de vice-cónsul inglés el mismo día que es nombrado como flamante “Capitán de Marina mercante D. Manuel de Pomiano y Carranza”, el 7 de mayo de 1900, de la inscripción de Coruña (“appointed Vice-Consul at Corcubion, Spain, May 7, 1900. Resigned, June 21, 1909”; según «The Foreign Office List and Diplomatic and Consular Year Book»/Harrison., 1916).

No le era desconocida la labor puesto que Francisco del Rio Osorio que se hallaba enfermo en 1882, encomendó a su cuñado la misión de atender a los desvalidos supervivientes del barco inglés Sunrise (véase mi artículo “El naufragio del Sunrise en el ocaso de Fisterra”).

Los Vicecónsules y Agentes consulares honorarios son auxiliares de los Cónsules de carrera de que dependan, obrando siempre de acuerdo con las instrucciones que reciban de sus Jefes. Esta función genérica se concreta, por ejemplo, en el fomento de relaciones comerciales entre ambos países, en labores de información al paísque envía sobre la evolución de la situación económica, comercial, cultural o política del territorio en el que se encuentre el consulado.

Por otro lado, también desempeñan la función de atención y asistencia a los ciudadanos de origen del Estado que envía el consulado. Esta asistencia incluye aspectos legales o jurídicos del país de destino, la expedición de documentos como visados o pasaportes; o la protección física, como hemos visto, con motivo de una catástrofe.

Manípulo del alcalde Alfonso Lado de Pomiano (foto J.G. Satti)

Para 1902 Manuel Pomiano ya está como titular de la fábrica familiar.

El 21 de julio 1904 la prensa da cuenta que se ha descubierto la existencia de un bajo a la entrada de la bahía de Corcubión, a media milla de la Lobeira Grande desconocido hasta ese momento. Cuyo mérito adjudican “al vicecónsul inglés Sr. Pomiano, a D. Manuel Lezama y al práctico del puerto D. Salvador Lago”. Fue llamado Bajo Ezera debido a varadura de un buque con aquel nombre. 

El 23 agosto 1911 D. Manuel inaugura las nuevas obras del muelle de Corcubión.

En 1918 hubo un pleito por el que sabemos que, Dª Encarnación y D. Manuel de Pomiano (†1925), también eran propietarios de la casa “Escuela de Niñas” y sin que figure en ningún contrato de arrendamiento, cobraban del concello por usufructo de Manuel Miñones Barros.
El matrimonio tuvo cuatro hijos: Dolores, Carmen, Encarnación (herederas de Francisco Osorio) y Manuel de Pomiano Suárez (†1962), el cual fue Juez de Corcubión en 1919 y nombrado procurador el 16 de febrero de 1930 (casado en 1927 en la capilla del Buen Suceso de Finisterre con María Tomé Piñeiro).

Dª Carmen de Pomiano Suárez casó con el boticario Victor Lado Diez, de distinguida familia muradana; que en un principio tuvo su farmacia en la actual Panadería Germán y luego se trasladó a una casona en la calle Ara Solis.

Hijos de este matrimonio fueron: Mª del Carmen Prudencia Encarnación Marcela, Víctor José Manuel Alejandro León, Mª Victoria Manuela Lorenza, Mª de las Mercedes Manuela Encarnación, Manuel Timoteo Feliciano, Alfonso Francisco, Luis Valentín y Mauricio.

Don Alfonso Francisco Lado de Pomiano nació en Corcubión el 23 de enero de 1909. Ejerció en Fisterra de maestro de la escuela de orientación marítimo pesquera desde 4 de marzo de 1935 hasta el 2 de febrero de 1943 con sueldo a cargo del Instituto Social de la Marina; momento en el que pasa a depender del Ministerio de Educación como maestro nacional.

Combatió en la Guerra Civil y estuvo presente en el acto fundacional del movimiento en Vilagarcía, siendo en Fisterra su jefe local.
Don Alfonso tomó posesión del mando de la alcaldía de FInisterre el día 17 de octubre de 1957, y le tocó luchar en una época ardua y difícil; falto de recursos en el primer lustro de su gestión y dónde no había secretario en la corporación.

En 1960 fue gestor delas cartillas de ahorro abiertas a favor de los huérfanos de los marineros que resultaron víctimas del naufragio del pesquero Bonito.

Dedicó gran atención a perfeccionar la administración municipal, por lo que en el bienio 61-62 reorganizó la plantilla de personal y mejoró el servicio de lonja, creó el puesto municipal de limpieza pública y de agua.

Bajo su mandato se realizaron importantes inversiones en infraestructuras, llevándose a cabo el abastecimiento, saneamiento y distribución de aguas a la par que lavaderos públicos, obras de pavimentación de las calles de la villa en un 75%; y resolviéndose además el ausentismo y analfabetismo infantil con la inauguración del Grupo Escolar (hoy CEIP Mar de Fora) que incluía viviendas para los maestros al igual que su par de Sardiñeiro.

Fue distinguido con la medalla de la Orden de Cisneros el 18 de julio de 1968. Esta Orden fue establecida por Decreto de 8 de marzo de 1944, constituyendo el máximo galardón que concedía el Estado por los «Relevantes servicios de naturaleza política prestados a España». Y a pesar de que no se otorga desde septiembre de 1977, no ha sido suprimida estando actualmente en vigor. 

Según su reglamento de 10 de enero de 1945 el emblema de la Orden de Cisneros está integrado por una cruz entre cuyos brazos se abren haces de cinco flechas y en el centro el águila de San Juan apoyada sobre el yugo de los Reyes Católicos. El Rey es su Gran Maestre.
En 1969 Don Alfonso consiguió del Patronato “José Antonio” setecientas mil pesetas para sesenta y dos vecinos que las habían solicitado para la mejora de sus viviendas.

Fue propuesto para alcalde del año poco antes de fallecer, en la encuesta llevada a cabo por la revista Mundo de Barcelona.
Gran impulsor y entusiasta de la Fiesta del Árbol (en tiempos que la ecología no era una moda a la que se apunta ahora cantidad de oportunistas); cita a la que acudían todos los maestros con el alumnado, autoridades municipales, el doctor y músico Figueroa Paz, el párroco Manuel Molinos Barreiro que bendecía los esquejes exhortando al amor y respeto al arbolado y el presidente de la asociación Amigos de los Arboles, Federico García, daba una charla explicando los muchos beneficios que reportan los bosques; y a continuación se procedía a la plantación entonando el Himno al Árbol:

“Cantemos al árbol que voy a plantar.

Si Dios lo protege del hombre y del viento,

¡salud y riqueza dará!

¡salud y riqueza dará!

Para el aire puro, campestres aromas;

para el caminante, regalada sombra;

templará los rayos de la luz del sol.

Por entre sus ramas colgarán las aves

sus nidos de amor.

Uno para el otro los dos creceremos;

él se irá elevando y yo iré creciendo,

Y si triste y solo llego yo a morir,

dejaré en el mundo un árbol siquiera

plantado por mí.

Cantemos al árbol con voces de paz y de amor.

¡Defiéndalo el hombre!

¡Protéjalo Dios! ¡Protéjalo Dios!”

Letra: Carlos Fernández Shaw/Música: Ruperto Chapí (1896)

Diploma de concesión de la Orden de Cisneros al mérito político a Don Alfonso Lado y medalla de oro pendiente de una cinta de color púrpura cardenalicia que se lleva prendida por un pasador de metal dorado (foto J.G. Satti)

Don Alfonso se sintió indispuesto la tarde del miércoles 29 de marzo de 1974 y fue reconocido por el doctor Juan Insua Castro, quien ordenó su inmediato traslado a Santiago, donde a pesar de los esfuerzos por salvarle la vida al gran alcalde de Finisterre, nada se pudo hacer.

Otra tarde pero del día 16 de julio de 1930, y ante el altar del milagroso Santo Cristo de Fisterra casó Doña Mª Carmen Lado de Pomiano, primera de los hermanos, con el maestro nacional  destinado en esta villa, Don José Sánchez Calo.

Bendijo la unión el cura párroco de Corcubión don Francisco Sánchez Gómez y apadrinaron a los contrayentes don Anselmo Padín Jorge, médico, y doña María Tomé de Pomiano. 

Representando al juez asistió el maestro señor Barrera Agrasar. Como testigos firmaron el acta D. Francisco Esmoris, D. Desiderio Paz (médicos de Finisterre); D. Manuel Pomiano Suárez (su tío procurador), y D. Juan García Quintela (abogado y juez municipal de Corcubión), y el acreditado comerciante de Coruña D. Manuel Campos Pedreira, padre del ingenioso Alejandro Finisterre (véase mis artículos “Historias de médicos y epidemias en la villa de Fisterra” y “Alejandro Finisterre: la historia jamás contada del genio del futbolín, en el año del centenario de su natalicio”).

De este enlace surgió la rama fisterrana heredera de los Pomiano que incluye médicos, maestros y sacerdotes que hacen honor a aquellas palabras de Marcelino Menéndez y Pelayo: “Todavía es verdad, y ojalá continúe siéndolo, que la hidalguía heredada y dignamente mantenida con obras de virtud y de honor, vale más en la estimación de las gentes que la insolencia temeraria del aventurero o la mal granjeada fortuna del advenedizo” (“Estudios y discursos de crítica histórica y literaria”, t. VI pág. 303. Edic. Nacional, t. XI).

Rama fisterrana del linaje Pomiano. Sentados: Víctor Manuel Sánchez Lado, Carmen Lado de Pomiano, José Sánchez Calo, José Antonio Sánchez Lado. De pie: Agustín López Ortiz, Mercedes Lado de Pomiano, Concha (mujer de Mauricio), Encarnación de Pomiano Suarez, Amparito (sobrina Concha), Victoria Lado de Pomiano. Al fondo: Alfonso, Mauricio, Luis y Manuel  Lado de Pomiano, Maruja López Ortiz (mujer de Manuel). foto archivo familiar/copia digital J.G. Satti-

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
Concello de Val do Dubra
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,776SeguidoresSeguir
462SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos