11.7 C
Santa Comba
viernes, febrero 3, 2023

Descubriendo España en Nueva York

Nueva York es una de las ciudades más multiculturales del mundo y personas de muchas nacionalidades diferentes se han agrupado a lo largo de los años en barrios como Little Italy o Chinatown, en el centro de Manhattan. Lo que mucha gente no sabe es que España también tenía su propio barrio, Little Spain (“la pequeña España”), un distrito donde se hablaba español, se cocinaba comida española y se celebraban fiestas tradicionales.

En la segunda mitad del siglo XIX, Galicia y Asturias sufrieron una grave crisis industrial que obligó a muchos de sus habitantes a hacer las maletas y buscar fortuna al otro lado del Atlántico. La mayoría acabó en Chile, Argentina, México o Uruguay, pero también hubo quien probó suerte en Manhattan. Fue la primera gran oleada migratoria hacia los Estados Unidos, seguida por las resultantes de la Guerra de Cuba en 1898, la Guerra Civil entre 1936 y 1939 y la posguerra.

Se calcula que entre 25 000 y 30 000 españoles vivían en Nueva York en la década de 1940. Se instalaron cerca de las zonas portuarias donde trabajaban. Fue entonces cuando cada vez se abrieron más restaurantes, tiendas y locales de ocio, lo que llevó a la creación de Little Spain, una colonia española en medio de los enormes rascacielos de Nueva York.

En los años 50 y 60, Little Spain, en 14th Street, albergaba tiendas textiles, librerías y restaurantes españoles. La tienda de ultramarinos Casa Moneo importaba productos españoles como el bacalao o el chorizo para hacer más llevadera la morriña. La Iberia vendía ropa española de alta calidad, mientras que El Faro o El Coruña cocinaban especialidades gallegas, y La Bilbaína o el Mesón Flamenco promovían las tradiciones
españolas mediante la organización de eventos.

Durante casi 50 años, de 1898 a 1945, la cultura española fue una de las dominantes en la ciudad estadounidense. En Little Spain, el español era la lengua de enseñanza, se celebraban fiestas nacionales y tradiciones como la de Santiago Apóstol, e incluso los cines proyectaban películas en español. Sin embargo, después de la Gran Depresión, el barrio comenzó a desmoronarse. Muchos españoles tuvieron que trasladarse a zonas más baratas de la ciudad, como Queens o el Bronx, y la comunidad sufrió varios altercados internos relacionados con las drogas. Aunque hoy en día no queda mucho de lo que fue 14th Street, todavía es posible visitar la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe (la primera parroquia de Manhattan que tuvo misa en español y en latín) y La Nacional.

Mercado Little Spain

El Mercado Little Spain es una visita obligada. El chef español José Andrés y sus compañeros Albert y Ferran Adrià lanzaron el proyecto Mercado Little Spain en Hudson Yards, un nuevo barrio de Manhattan. Los mercados españoles, espacios tanto para comprar como para socializar, fue lo que inspiró el chef José Andrés a crear una versión moderna y vanguardista de estos lugares tradicionales. La experiencia culinaria de este templo es un homenaje a la cultura y la cocina españolas.

El Mercado Little Spain cuenta con más de 300 metros cuadrados de espacio divididos en varios restaurantes y zonas con diferentes estilos, gustos y diseños. La cultura española está presente no solo en la cocina, sino también en el diseño y la decoración del mercado. Situado en la planta baja del centro comercial Hudson Yards de Nueva York, también ofrece un lugar agradable para relajarse después de subir a The Vessel o pasear por High Lane. El recinto ofrece una gran variedad de platos: desde paella hasta patatas bravas, pasando por bocatas, gazpacho, platos de la abuela o la tradicional sangría.

Solicitud del ESTA para visitar Little Spain

Para poder experimentar este pedacito de España en los EE.UU., primero hay que solicitar un ESTA. Los viajeros pueden solicitar fácilmente el ESTA rellenando un formulario de solicitud online. Una vez que el servicio de inmigración de EE. UU. haya aprobado el ESTA, se enviará la autorización de viaje por correo electrónico. Este permiso tiene una validez de dos años, lo que da cierta tranquilidad a quienes han tenido que posponer sus planes y motivo por el cual todavía se siguen aprobando las solicitudes a pesar de la situación actual.

Durante este periodo se puede realizar un número ilimitado de viajes (cada uno durante un máximo de 90 días) a Estados Unidos.La puesta en marcha de los planes de vacunación a nivel internacional y el buen ritmo de Estados Unidos auguran un futuro optimista a partir de verano, ya que parece que las medidas relativas al coronavirus y la prohibición de entrada actual y podrían relajarse entonces. Quizás entonces se podrá conocer España fuera de ella.

Foto de littleny a través de iStock.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
Concello de Val do Dubra
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,801SeguidoresSeguir
968SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos