Adiante Última Hora
  • Cargando las noticias de última hora...Cargando las noticias de última hora...

Memorables batallas del Cabo Finisterre

Memorables batallas del Cabo Finisterre

Reportaxes | Publicada: 26/02/2021

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto

Tempo de lectura: 27 minutos e 35 segundos.

- Juan Gabriel Satti Bouzas-

El 22 de julio de 1805 tuvo lugar la famosa Batalla del Cabo Finisterre, en la que la flota inglesa del vicealmirante Robert Calder se enfrentó a la combinada franco-española del almirante Pierre Charles de Villenueve, previo a la Batalla de Trafalgar el 21 de octubre del mismo año (veáse mi artículo de 2007 “Un recuerdo para la batalla del Cabo Finisterre de 1805”, que motivó a los socios de la Asociación Armada Invencible a colocar una placa conmemorativa en la base del antiguo Semáforo del Fin del Mundo en 2008).

Esta sea quizás la batalla del Cabo Finisterre más renombrada por la implicación directa de españoles en el combate, pero al menos hay otras cuatro que están destacadas de igual forma en la historia naval internacional. La primera figura en los anales portugueses.

Capitán General de la Armada portuguesa Duarte Pacheco Pereira.

En efecto, para Portugal la Batalla de 1509 fue un enfrentamiento trascendente producido el 18 de enero de ese año en aguas próximas a Fisterra, entre una flota portuguesa comandada por el cosmógrafo y navegante Duarte Pacheco Pereira, (bautizado como el "Aquiles Lusitano" por Luís de Camões), y una escuadra francesa dirigida por Pierre de Mondragón, un corsario francés que operaba entre las islas Azores y la costa portuguesa, donde atacaba los barcos procedentes de la India.

El origen de la batalla fue la misión que en 1508 el rey Manuel I de Portugal le encargó a Pacheco para que encontrase a Mondragón y acabara con él.

La flota francesa estaba compuesta por cuatro navíos, y como resultado de la lucha, uno de ellos fue hundido, y los otros tres fueron capturados. Pierre de Mondragón, que años atrás se distinguiera analizando el Canal de Mozambique y las costas de África, murió en el embiste.

Para los ingleses la primera Batalla del cabo Finisterre tuvo lugar el 14 de mayo de 1747, durante la Guerra de Sucesión austriaca (57 años antes de la napoleónica del mismo nombre); cuyo precedente fue la “Acción del 8 de abril de 1740”, donde el buque Princesa de 70 cañones de la Armada española es capturado en Fisterra por un pequeño escuadrón de la Royal Navy, que lo rebautizó como HMS Princess con la categoría de tercera clase.

Captura del buque Princesa en Finisterre por una escuadra británica en 1740

Decíamos, que en el mismo escenario se enfrentaron franceses y británicos: El almirante De la Jonquière comandaba una flota formada por 4 navíos de línea, 3 fragatas y 30 mercantes, mientras que los ingleses, con el que se convertiría en Lord George Anson, mandaba una potente escuadra de 14 navíos de línea, 2 fragatas y un brulote.

Las transacciones navales del año 1747 fueron más favorables para Gran Bretaña y más brillantes que cualquier otra durante la guerra que surgió de la Pragmática Sanción de 1713 (en latín, Sanctio Pragmatica, fue un edicto promulgado por Carlos VI el 19 de abril, con el objetivo de asegurar que las posesiones hereditarias de la Casa de Habsburgo pudieran ser heredadas por un descendiente del sexo femenino, además de su indivisibilidad).

El London Gazette del 16 de mayo registra que la flota británica dirigida por el almirante Anson y Sir Peter Warren, que había demostrado una gran valentía en Louisbourg, en 1745 contaba con 930 cañones. Once de los barcos de Anson navegaban de línea, y su bandera azul estaba izada a bordo del Prince George, 90 cañones; Sir Peter Warren, como contraalmirante del White, estaba a bordo del Devonshire, 66 cañones.¡

El escuadrón francés del marqués de la Jonquière y el señor de St. George, contaba con una capacidad de fuego que iba desde cuarenta y cuatro a setenta y cuatro cañones, teniendo en total batería hasta 344 piezas de cañón, tripulados por 2.819 marineros y como infantes de marina. Su convoy estaba cargado de provisiones y mercancías, con destino a América y las Indias Orientales.

Por tanto, existía una considerable disparidad de fuerzas; destacando en el escuadrón de Anson el Namur, Devonshire, Yarmouth, Defiance, Pembroke, Windsor, Centurion y Bristol.

Sanctio Pragmatica, un edicto promulgado por Carlos VI para asegurarse las posesiones hereditarias de la Casa de Habsburgo.

Cada guerra había contribuido a aumentar la habilidad, la fuerza y ​​la eficiencia de la armada británica. En 1734, por proclamación real, todos los marineros británicos que servían a potencias extranjeras fueron llamados a servicio a domicilio; en 1740 se aprobó una ley para evitar que se capturaran a marineros mayores de cincuenta años; y en enero de 1746, el Parlamento convovó a 40.000 marineros y 12.000 infantes de marina para el servicio naval. Al año siguiente, se implantó por primera vez el uniforme para almirantes, capitanes, tenientes y guardiamarinas.

Se dice que la idea fue sugerida por Jorge II, cuando se encontró accidentalmente con la duquesa de Bedford (Diana, hija de Charles Earl of Sunderland, y nieta de John Duke of Marlborough) a caballo (blanco), con un traje de montar azul. Ordenó la adopción de esos colores, pero la orden nunca fue publicada, aunque una posterior, de 1757, se refiere claramente a ella; por lo que en la batalla frente al cabo de Finisterre, el 3 de mayo de 1747, el uniforme que tanto se identificó con las glorias navales de años posteriores se usó por primera vez bajo el fuego. El Regimiento de Frampton, ahora el 30th Foot, sirvió como marines a bordo de la flota en esta ocasión, "y recibió la aprobación y el agradecimiento de ambos almirantes por su comportamiento general".

Lord Anson (famoso por su expedición alrededor del mundo, siguiendo los pasos de Francis Drake) // Marqués Jacques Pierre de Taffanel de la Jonquière.

 Cuando el escuadrón británico se acercaba, los barcos de guerra del marqués de la Jonquiere acortaron inmediatamente las velas (de modo que se presente menos superficie al viento), y se prepararon para la acción, formando línea de batalla; mientras que los mercantes, al amparo de seis fragatas, navegaban en su rumbo con toda la vela que podían llevar los sesenta cañoneros en persecución del convoy fugitivo.

El escuadrón británico también había formado una línea de batalla a medida que se acercaba al enemigo; pero sir Peter Warren, al darse cuenta de que estos últimos comenzaban a desviarse tan pronto como el convoy había alcanzado una distancia considerable, aconsejó al almirante Anson que tomara la señal para formar una línea para darles caza instantánea y entablar combate, de lo contrario toda la flota francesa podría escapar de ellos al llegar la noche.

La sugerencia fue adoptada de inmediato. A toda vela se inició la persecución; y alrededor de las cuatro de la tarde, cuando el sol brillaba rojizo sobre el pico del monte llamado Nave de Fisterra, el capitán Denis, en el Centurion, 50 cañones, puso en acción sus barcos.

Barco tras barco ahora acortaban velas y abrían fuego a medida que subían los perseguidores; los franceses lucharon con igual conducta y valor. Los esfuerzos del Centurión fueron noblemente secundados por los de Namur, Defiance y Windsor, y continuaron fuego cruzado, con un resplandor de armas pequeñas desde las cimas, pozos y castillos, hasta la puesta de sol comenzó a deslizarse sobre el mar; y, dominado por el peso y la fuerza de los británicos, el escuadrón francés plegó sus banderas a las siete de la tarde y fue apresado, pero no hasta que hubo 700 de sus hombres muertos y heridos. Entre los primeros se encontraba un capitán y el marqués de Jonquière, que recibió una bala de mosquete en el hombro. Tenía setenta años.

Cuadro "Vice Admiral Sir George Anson's Victory off Cape Finisterre" de Samuel Scott (1749).

Los británicos tuvieron 250 muertos y heridos, según Schomberg; 500 según Smollett. Entre los últimos se encontraba el capitán Thomas Grenville, del Defiance, un barco de sesenta cañones. Solo tenía veintiocho años y se le consideraba un oficial de gran promesa. Era el sobrino del vizconde Cobham, que había estado sirviendo recientemente en Culloden. "Animado con los más nobles sentimientos de honor y patriotismo, se precipitó en medio de la batalla, donde sus dos piernas fueron cortadas por una bala de cañón. Se sometió a su destino con la más heroica resignación" (Smollett). Lord Cobham erigió una elegante columna en su memoria en los jardines de Stowe. El capitán Edward Boscawen, hijo del vizconde Falmouth, en años posteriores un distinguido oficial, fue herido por un disparo de mosquete en el hombro.

La victoria de los británicos y de Anson, a bordo de su insignia, el Prince George, fue total, ante un De la Jonquiére (con insignia en el Sérieux) que no pudo evitar la pérdida de cuatro navíos de línea, tres fragatas y siete buques mercantes, sumando entre todos un botín de más de 300.000 libras que los vencedores embarcaron en sus navíos muy satisfechos.

Eso sí, la fragata Emeraude, de 40 cañones, logró escapar con el resto de mercantes, por lo que el triunfo inglés no fue del todo completo pero sí incuestionable.

Uno de los barcos capturados, Le Richis, 52 cañones, estaba comandado por Mc Carthy, un irlandés. "Ahora tengo 4.000 prisioneros a bordo de mi escuadrón", dice Anson, en su despacho al duque de Bedford, "los franceses calculan su pérdida en 1.500.000 libras esterlinas; se portaron bien y perdieron sus barcos con honor".

Dijo el Capitán de Salesse que M. de St. George, en alusión a los nombres de dos de los buques capturados, el suyo, L 'Invincible, 74 cañones, y La Gloire, 44, al presentar su espada a Almirante Anson afirmó: "Monsieur, vous vaincu l´Invincible, et la Gloire vous suit".

Anson llevó sus presas a salvo a Spithead; y cuando apareció en la corte después de esta victoria, el rey se complació en decirle:

"Señor, me ha hecho un gran servicio. Le ruego que agradezca en mi nombre a todos los oficiales y hombres por su valentía y buena conducta, con lo cual estoy muy complacido".

El 13 de junio George Anson fue nombrado par de Gran Bretaña y Sir Peter Warren recibió la Orden del Baño. Murió en 1752 y fue enterrado en Westminster, donde se erigió un monumento en su memoria.

Grabado donde el M. de St. George, se rinde al presentar su espada a Almirante Anson.

El 9 de agosto posterior a esta victoria el almirante Sir Edward Hawke (que había demostrado tanta valentía cuando el capitán del Berwick, en Toulon) sería el protagonista de la segunda Batalla del Cabo Finisterre, navegando con una escuadra de catorce velas de línea y varias fragatas, montada de 854 cañones, con 5.890 hombres. Como contraalmirante, su bandera fue izada a bordo del Devonshire, 66 cañones.Sus órdenes especiales eran interceptar una flota de buques mercantes franceses que se esperaba que zarparan de los puertos vascos, bajo el convoy de un fuerte escuadrón de barcos de guerra, comandado por Monsieur de Letendeur.

Había navegado durante algún tiempo a lo largo de la costa de Bretaña, y por fin la expedición francesa zarpó de la isla de Aix, en la desembocadura del Charente; y en la mañana del 14 de octubre los dos escuadrones se vieron, como dicen los despachos, "en la latitud de diecisiete grados cuarenta y nueve minutos norte, y la longitud de un grado dos minutos al oeste del cabo Finisterre".

El almirante Hawke instantáneamente izó la señal para "dar persecución" y disparó un arma; pero al observar varios barcos grandes que salían del convoy, cambió su plan y señaló que formaran la línea de batalla.

M. de Letendeur, cuyo escuadrón llevaba 556 cañones y 5.416 hombres, al principio confundió la flota de Hawke con parte de su propio convoy del que se había separado durante la noche; pero al acercarse más, descubrió su error y ordenó a algunas de las fragatas que se dirigieran hacia el mar con todos los mercantes, mientras él formaba el resto de su fuerza en orden de batalla.

Grabado de 1820 donde se ve Cabo da Nave, Cabo Fisterra y el islote Centolo // El almirante Sir Edward Hawke.

Hawke detectó instantáneamente la maniobra del chef d'escadre y, resolviendo desconcertarlo, hizo la señal para una persecución general. Esto fue a las once de la mañana, y media hora después estaba a la popa de los barcos de la flota francesa que se vieron obligados a acortar las velas y responder al fuego del Lion y el Princess Louisa, dos barcos de sesenta cañones, al mando de los capitanes Scott y Watson, que navegó a través del escuadrón, pasando a lo largo de toda la línea hasta la camioneta, intercambiando fuego con cada barco en sucesión.

Estos dos barcos fueron apoyados rápidamente, ya que el resto pronto llegó, y se produjo una severa acción general, que se continuó con gran obstinación durante toda la tarde, muchos barcos con todos los niveles de cañones en ambos lados enfrentados.

A las cuatro de la tarde, cuatro de los barcos enemigos habían sido tan acribillados y destrozados por los disparos que cedieron; ya a las 7, dos más habían seguido su ejemplo.

Le Tonnant, el barco del chef d'escadre, y L'Intrepide, comandado por el conde de Vandrieul, uno de ochenta y el otro de setenta y cuatro cañones, para no compartir el destino de sus compañeros, hicieron toda la vela que pudieron para escapar a la oscuridad de la noche; pero fueron rápidamente perseguidos por Nottingham, Yarmouth y Eagle, cuyas tripulaciones durante la persecución estaban reajustando sus equipos destrozados, llevando a los heridos abajo y arrojando a sus muertos por la borda.

En una hora los alcanzaron y se reanudó el combate, cuando apenas había luz para que los hombres pudieran apuntar sus armas; pero el capitán Philip Saumarez, del Nottingham, un valiente oficial que había servido a las órdenes de Lord Anson en el Pacífico, al ser asesinado por un tiro perdido, el teniente, que sucedió al mando del barco, tiró de su viento, lo que favoreció la fuga del enemigo, que gradualmente desapareció a la vista. Es innegable que los franceses mantuvieron este conflicto con la mayor valentía. Todos los barcos que se tomaron fueron desmantelados, excepto dos, y sus bajas fueron considerables. De todos los rangos, tenían 800 hombres fuera de combate. De ellos, no menos de 160 murieron a bordo de Le Neptune, incluido su capitán, Monsieur de Fromentière, que tuvo 140 heridos. La pérdida británica fue de 154 muertos y 558 heridos. Se erigió un monumento sencillo al Capitán Saumarez en la Abadía de Westminster.

Cuando la noche casi había caído. El almirante Hawke se acercó para reunir su flota. A la mañana siguiente, en un Consejo de Guerra, se acordó abandonar la persecución de los barcos que habían escapado. El almirante se dirigió entonces a Inglaterra y el 31 de octubre ancló con sus presas en Spithead.

Poco después recibió la Orden del Baño, como recompensa por sus servicios a la Corona.

La Batalla del Cabo Finisterre de 1761 fue otro combate naval librado entre escuadrones británicos y franceses durante la Guerra de los Siete Años. Una fuerza inglesa compuesta por el navío de línea HMS Bellona de 74 cañones y la fragata HMS Brilliant de 36 cañones navegaban desde Lisboa a Gran Bretaña con un cargamento de especias cuando el 13 de agosto se encontraron con una fuerza francesa integrada por el Courageux de 74 cañones y las fragatas Malicieuse y Hermione, de 32 cañones cada una.

El HMS Bellona captura al Courageux en el Cabo Finisterre (H. Fletcher,1890)

Los barcos británicos inmediatamente persiguieron al escuadrón francés, manteniendo el contacto durante toda la noche, y en la mañana siguiente se produjeron dos enfrentamientos separados cuando el Brilliant luchó contra las dos fragatas francesas y el Bellona luchó contra el Courageux. En un combate corto pero duro, ambos barcos de línea resultaron dañados.

La batalla se decidió cuando el capitán del Bellona, Robert Faulknor, logró maniobrar su nave en una posición de rastrillo e infligió un daño severo y gran número de bajas en el Courageux, lo que obligó a la nave gala a rendirse. Aunque superado en número, el Brilliant mantuvo a raya a las fragatas francesas y les impidió intervenir en la batalla entre las naves de línea. Malicieuse y Hermione, se retiraron exitosamente tras la rendición del Courageux; que fue posteriormente reparado y vuelto a poner en servicio en la Royal Navy, pues sirvió durante 35 años en dos conflictos posteriores. El historiador Edward Pelham Brenton en 1825 narró la batalla como uno de los únicos cuatro encuentros decisivos entre naves individuales de línea de tamaño similar en la historia de la guerra a vela.

Fuentes: Gaceta de Madrid núm. 29, de 18/07/1747; British battles on land and sea, James Grant (1822-1887); The Naval History of Great Britain, Vol. II, Edward Pelham Brenton (1837); Wikipedia fotos.

Pódeche interesar...

Descubriendo España en Nueva York

Descubriendo España en Nueva York

Nueva York es una de las ciudades más multiculturales del mundo y personas de muchas nacionalidades diferentes se han a…

Ler máis
Se presentará una moción de censura en Ponteceso en los próximos días

Se presentará una moción de censura en Ponteceso en los próximos días

El portavoz de APIN, José Manuel Pose Verdes, anunció en primicia en el programa “Na Encrucillada” de Radio Xallas…

Ler máis
Actualización casos coronavirus Costa da Morte. Jueves 15 de abril

Actualización casos coronavirus Costa da Morte. Jueves 15 de abril

Jueves 15 de abril. de abril.Los datos ofrecidos este martes reflejan que siguen aumentando los casos en Galicia. 39 má…

Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Autos Xallas
Primavera Teatral de Paiosaco 2021
Adiante TV 2020
Galería Fotos Históricas
Concello da Laracha
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

A moción de censura é a única opción posible en Ponteceso

A moción de censura é a única opción posible en Ponteceso

Piden que Fiscalía actúe.Andamos blanqueando diñeiro por Ponteceso adiante?

Piden que Fiscalía actúe.Andamos blanqueando diñeiro por Ponteceso adiante?

Los Coracopsis Vasa en plena tarea reproductiva

Los Coracopsis Vasa en plena tarea reproductiva

Pau Puigcerver sobre la importancia de la cría en cautividad

Pau Puigcerver sobre la importancia de la cría en cautividad

Opinión

Un secreto ecológico

Álvaro Rodríguez

Los demás gobiernos hacen lo contrario de lo que se obliga a hacer en España. Pondremos dos ejemplos: La gran potencia Alemania y el emergente Mar…

Álvaro Rodríguez
Ler máis

A mesma manobra

Álvaro Rodríguez

A prensa escrita informou que ABANCA gañou no 2020 433  millóns, dos cales 273 dedicounos a reservas. «As cinco integracións realizadas nos ú…

Álvaro Rodríguez
Ler máis

Grazas Paulino Castiñeira Castro

Xosé Manuel Lema Mouzo

A Paulino Castiñeira Castro contacteino fai anos para unhas crónicas que estaba facendo para a Agencia EFE, sobre unha das iniciativas da Sociedade …

Xosé Manuel Lema Mouzo
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información