13.2 C
Santa Comba
sábado, junio 8, 2024

Luis M. González Mata. Mercenario del espionaje y polémico escritor

La historia de Luis González Mata “Cisne” es de película. Un “James Bond” ibérico. Real como la vida misma.

Ser espía es una profesión complicada y arriesgada. Pero jugar a varias bandas y vivir en permanentes carambolas ya es una tarea reservada para personas hechas de otra pasta. Este es el caso del asturiano Luis M. González Mata. Conocido con el sobrenombre de “Cisne”.

Fue reclutado por lo servicios secretos del franquismo. El Servicio de Información Militar (SEIM) que coordinaba Eduardo Blanco. Y luego empezó a llenar su currículum con trabajos para distintos “clientes”: Perteneció a la seguridad del dictador dominicano Trujillo, y también colaboró con los servicios secretos franceses, los argelinos, la KGB y mismo con la CIA. Un espía “ibérico” de película. Un hombre que dio varias vueltas de tuerca al trabajo de agente secreto, como si quisiera entonar al redobles de los tambores el “más difícil todavía”. Si ser “agente doble” debe de ser vibrante, imagínense superar el listón. Y con misiones de cierta relevancia como las que tuvo “Cisne”.

Caricatura ABC

Después de destacar en el servicio español y en el  servicio de documentación del ministerio de Presidencia hispano, fue enviado para ayudar al gobierno de Trujillo. Ahí ya comienza a entrelazar “trabajos” entre unos y otros .

“Cisne. Yo fui espía de Franco”

Después de unos agitados años habitando las alcantarillas del poder, Luis González Mata rizó el rizo, publicando el libro “Cisne. Yo fui espía de Franco” en París en 1976. Quiso contar sus experiencias en un estilo novelado y no exento de polémica.

En el polémico libro abre el fuego de la primera página en donde asegura que los agentes secretos “no sirven para nada” pero “por desgracia los agentes secretos no se conforman con ser inútiles, además quieren ser peligrosos”.

Como si quisiera ajustar cuentas o redimirse de algún pecado ataca lo que fue su principal oficio: “Lo único que justifica la existencia de los agentes secretos es el desorden público y así para sobrevivir alimentan ese desorden público con toda clase de escándalos y atentados”.

En aquellos años el autor se quejaba que la obra no tuviera excesivo eco en España. Hay quién sostiene que algún gobierno optó por no darle importancia a la publicación ni tomar represalias “y prefirieron el silencio para no ampliar con sus críticas el número de lectores”(F.Rueda).

“González Mata trabajaba para todos”

Uno de los escritores que trató sobre Luís M. González Mata es Fernando Rueda. En su libro “Espías y traidores” (La Esfera de los Libros) dedica un capítulo a un personaje que define como “una figura apasionante”. En una entrevista Rueda nos trazó las líneas básicas de la figura de “Cisne”:

“No era un militar, no era un espía de contrato, era un agente secreto que trabajaba para todos y los engañaba a todos. Su único interés era para si mismo”.

Fernando Rueda Rieu explica que González “actuaba por su cuenta, y se vendía a quién fuera, pero no lo digo en sentido despectivo. Ese era su trabajo”.Sin duda una trayectoria impresionante, de un espía multifuncional que salió de las sombras y con su particular estilo novelado se dedicó a contar teorías controvertidas.

Para saber más

«Yo fuí espía de Franco»- González Mata- Argos

«Espías y traidores»-Fernando Rueda – La Esfera de los Libros-

«Espías españoles»- Pastor Petit-Argos

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,250SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos