11.5 C
Santa Comba
jueves, diciembre 8, 2022

En memoria de José Anseán, el policía lucense asesinado en Bilbao, el 14 de enero de 1992

– Xosé Manuel Lema @xmlema

Le dispararon delante de su mujer. No sirvieron para nada las súplicas de Ana. Un individuo lo remató sin piedad. Y marcó para siempre la vida de una familia. Aún hoy hay quién continúa recordando con angustia, aquel maldito día. De esos días que se repitieron demasiadas veces con distintos protagonistas. Cuando la oscuridad se impone a la luz. 

El Correo Español- El Pueblo Vasco

En memoria de Anseán

Un 14 de enero de 1992 que conviene recordar para mantener viva la memoria de personas como José Anseán. Y para que el conocimiento sea el muro de contención, para que la historia de sangre y plomo no se repita.

José Anseán Castro era policía nacional. Y trabajaba en en el cuartel de Basauri. Cuando se dirigía a la parada de autobús en la Avenida Miraflores, en el barrio bilbaíno de Bolueta, en compañía de su esposa, para desarrollar su labor, dos etarras se apearon de un coche robado y a pocos metros, le dispararon.

Había sido seguido por dos personas que abonaron el terreno para los ejecutores. Lo había intentado, sin fortuna, cuatro días antes.

La Voz de Galicia

Dolor inmenso

Anseán tenía 38 años y era de Lugo. Llevaba 12 años destinado en el País Vasco. En la ciudad de la muralla, en la iglesia de San Francisco Javier se celebró un emotivo funeral, con la asistencia de tres mil personas. 

Fue enterrado en el cementerio parroquial de Vilar de San Lourenzo en el municipio de Baleira. En Bilbao, un millar de compañeros y profesores de su único hijo, José Ángel, de 14 años, se concentraron y emitieron una nota de repulsa. El joven también viviría durante años su propio infierno. Falleció años después de una manera trágica.

Diario Vasco

“Me dijeron que iban a matar a mi marido”

En 2002 la Audiencia Nacional determinó que  el terrorista Iglesias Chouzas disparó tres veces a Anseán. Después de la petición piadosa de la mujer, hubo un disparo más. 

El testimonio de su esposa, Ana María Pérez, recogido en el libro “Vidas Rotas”(Espasa) es muy esclarecedor:”Sentí unos pasos muy acelerados y unas llaves que golpeaban, me giré y vi a dos hombres que me dijeron que iban a matar a mi marido. Uno de ellos le apuntó con una pistola y yo le pedí que no lo hiciera”.

El de este policía nacional, hijo de un bombero lucense, fue el primer asesinato de ETA en 1992 en Euskadi. Pero no sería el último con relación con Galicia. A Francisco Carrillo García, Juan Manuel Martínez Gil, y Ramón Carlos Navia Refojo también los mataron vilmente ese mismo año.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
Concello de Val do Dubra
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,789SeguidoresSeguir
509SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos