18.1 C
Santa Comba
viernes, julio 12, 2024

Confirman la presencia del Arao en Cabo Vilán

El Arao dos Cons es una de las aves marinas más vulnerables de la península Ibérica. Solo nidifica en Vilán y Sisargas, aunque en invierno se ven más ejemplares migrantes procedentes de las colonias del norte de Europa, pero no nativos. El colectivo ecologista PX lleva haciendo censos de araos en estas colonias desde 1990 y fue pionero en la petición de protección de esta ave.

Ahora acaba de publicar los datos del último inventario hecho este verano, tras el estudio del trabajo de campo y las fotos de colaboradores en todo el entorno de cabo Vilán y el islote Vilán de Fóra. El censo confirma que en Vilán de Fóra sigue habiendo una colonia de araos, pues en la cara sur se localizó una pareja en una cueva y otros dos ejemplares separados en otros dos puntos, que podrían apuntar a tres parejas. En todo caso, desde el grupo confirman que sigue habiendo nidos en este enclave.

Arao, ave de pequeño tamaño

Es un ave de pequeño tamaño, unos 43 cm. de longitud y 70 cm. de envergadura, que nidifica en grandes colonias, principalmente en salientes de acantilados en el norte de Europa, pero en la península Ibérica solo hay tres pequeñas colonias, en Sisargas, cabo Vilán y en las islas Berlengas de Portugal, por lo que se tiene como una especie altamente vulnerable en el sur. Los araos ibéricos podrían pertenecer a otra subespecie (U. a. ibericus), aunque para los investigadores locales es preferible incluirlos en la U. a. albionus.

En España solamente se distribuye en la Costa da Morte, y en el censo de 2000 los últimos núcleos residían en las Sisargas (3 parejas) y en los islotes del Cabo Vilán (6 parejas). Aunque también se había detectado una pareja en la isla de Lobeiras (Arou) y de otra especie vulnerable, la tridáctila. En los años sesenta la población de araos superaba las mil parejas. El censo de 2011 seguía confirmando dos parejas en Sisargas y unos ocho ejemplares en Vilán. Tanto PX como la SEO establecían estos datos. La población gallega ha ido reduciéndose desde que hay datos: la colonia de Estaca de Bares, con 100 aves, desapareció hacia 1960; posteriormente lo hicieron las de Sierra Capelada, con cerca de 1.100 aves. La colonia de Sisargas ha pasado de 660, con que contaba a mediados del siglo XX, a dos parejas. Algo similar ha ocurrido en Cabo Vilan donde en los últimos años no se han observado más de ocho aves.

Foto SEO-Birdlife

Estas aves no construyen nido. La hembra pone en mayo o junio su único huevo, muy variable en color aunque generalmente con manchas amarillas, pardas o negras, en la roca desnuda. Los araos se alimentan de peces (arenques y caballas), moluscos, gusanos, algunas algas o medusas. En Galicia, estas puestas se producen hacia principios de mayo, y el pollo permanece «enrocado» entre dos y tres semanas, hasta que se atreve a saltar al agua a veces desde considerable altura para continuar su desarrollo en el mar, atendido por uno de sus progenitores. Su alimento está constituido por peces como las anchoas y los lanzones, que capturan buceando a veces a considerable profundidad, hasta los 100 m, aunque por lo general no suelen sobrepasar los 20 m. Al tener muy poca descendencia los adultos son longevos y alcanzan la madurez sexual bastante tarde, entre el cuarto y sexto año de edad.

Los Araos son muy sensibles a la contaminación

Cuando no crían, los araos viven de forma permanente en el mar. Esta conducta los hace especialmente sensibles a la contaminación por hidrocarburos. Durante la catástrofe del Prestige murieron 18.000 álcidos, aunque no afectó tanto a las colonias locales. Es una especie dispersiva, no emprende largas migraciones fuera de su ámbito geográfico, y muchas aves, adultos sobre todo, permanecen gran parte del año cerca de las zonas de cría. Las aves europeas no descienden más allá del golfo de Cádiz durante el invierno, aunque la mayor parte permanece en zonas más septentrionales del Atlántico y en el mar del Norte. El retorno hacia las colonias se produce entre febrero y abril, según la latitud.

La especie aparece en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, al igual que la subespecie albionis que además se incluye en el Libro Rojo de las aves de España en la categoría de «En peligro crítico». Las medidas de conservación aplicadas han incluido un programa de divulgación y seguimiento científico llevado a cabo entre 1988 y 1991 por SEO/BirdLife y otros grupos, con fondos de la UE. Una medida de protección según la SEO sería «la colocación de cimbeles de Arao en las zonas de cría propicias para intentar atraer a adultos reproductores de las colonias norteñas», aparte de limitar la pesca y protegerse de la contaminación.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,270SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos