7335 fans     1639 seguidores     43 seguidores - Club Adiante - Dirixe: Xosé Manuel Lema [Contacto]
Adiante Última Hora
  • Cargando las noticias de última hora...Cargando las noticias de última hora...

Pablo Cancio

Pablo Cancio

Pablo Cancio Rascado es presidente provincial de Vox en A Coruña

El nerviosismo que genera el crecimiento meteórico de Vox

Publicada: 12/10/2018

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
0
0
0

Email Google+ Pinterest WhatsApp Menéame Chuza! Cabozo

Tempo de lectura: 12 minutos e 4 segundos.

Varios días antes de tener lugar el acto de VOX en el Palacio de Vistalegre, bastión de la izquierda en Carabanchel, ya estaba colgado el cartel de “no hay entradas”. Autobuses de todos los rincones de España se desplazaron hasta la capital del Reino para asistir al mayor acto que ha tenido el partido desde su fundación a finales de 2013. Nadie puede negar que ha sido todo un acontecimiento. VOX ha provocado un auténtico terremoto mediático, que ha hecho correr ríos de tinta nada más conocerse el éxito apabullante que cosechó el pasado domingo 7 de octubre. Más de diez mil personas abarrotaron el albero y las gradas, y aproximadamente otras tres mil se quedaron con la miel en los labios por no poder disfrutar en directo del evento, aunque sí tuvieron ocasión de escuchar las arengas de Santiago Abascal y Javier Ortega a las puertas del lugar. Casi nada. Realmente es muy meritorio, considerando que VOX carece de la estructura y medios económicos de los grandes partidos, a quienes financiamos muy generosamente a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado, y que muchos miles de ciudadanos se han organizado entre ellos para poder acudir, y han colaborado para financiar el acto. 

Resulta muy curiosa (llamémoslo así) la lectura que han hecho algunos medios del “Caso Vistalegre”. Cuando uno lee un periódico, espera, en principio, encontrar noticias redactadas de acuerdo a los principios que conforman el Código Deontológico del Periodista: Esto es, el respeto a la verdad, el contraste de numerosas fuentes periodísticas, la separación entre información y opinión… Sin embargo, en lo que se refiere a la cobertura del acto de VOX, parecía que había más un deliberado empeño en transmitir una imagen equivocada del partido que simplemente en relatar lo que había sucedido en Vistalegre. Grotescos y malintencionados titulares, cargas valorativas y adjetivaciones con afán despectivo se sucedían por doquier, en lugar de relatar los hechos como sucedieron, al margen de consideraciones personales. 

La televisión no es una excepción. Desde la pública (que parece que pagamos con nuestros impuestos para que nos estigmaticen –además de atracados, apaleados públicamente-) hasta diversos medios privados, buena parte de ellos empeñados en catalogar a VOX como “extrema derecha”, “ultraderecha”, “fascista” y demás sambenitos con los que la progresía aspira a amedrentar a los ciudadanos hartos de tanta corrección política para que no se acerquen a conocer a la única alternativa existente fuera del consenso autonomista-socialdemócrata y de los dictados del totalitarismo progre (¿Les suena la jugada? ¿No les recuerda a la táctica usada en Estados Unidos para descalificar a Donald Trump?). En realidad, a esa treta llevan recurriendo desde el inicio de la andadura de VOX. Pero ahora que ven que su despegue es imparable, han metido la quinta marcha, y la maquinaria de propaganda está que echa humo. Incontables artículos de opinión que se publican como si fueran noticias, y reportajes y programas de tertulias televisivas para hablar del ideario y programa de VOX sin contar con nadie del partido, y sólo con periodistas que se dejan cegar por su ideología, o por activistas o políticos de asociaciones o partidos hostiles. No parece, desde luego, un comportamiento muy noble. 

Da igual que se explique que el fascismo, la extrema derecha o la ultraderecha (sea cual sea el descrédito que quieran emplear) han sido siempre socialistas y anticapitalistas, o que el propio ideólogo de la doctrina fascista, Benito Mussolini, fuera hasta poco antes de fundar los Fasci Italiani di Combattimento en 1919 (luego transformados en el Partido Nacional Fascista), un destacado dirigente del Partido Socialista Italiano y del diario revolucionario Avanti; o que una de las máximas de Mussolini era “Todo dentro del Estado, nada fuera del Estado”, y que por supuesto, VOX nada tiene que ver con ello. Poco importa que se repita hasta la saciedad que cómo va a ser ultraderecha un partido que aspira a reducir el peso del Estado mastodóntico de las Autonomías, a recortar el enorme gasto político improductivo generado por el clientelismo instalado en nuestro sistema, o a limitar el poder de los partidos (que todo lo han invadido) para dar mayor vigorosidad y protagonismo a la sociedad civil y la persona. Desprecian el hecho de que sea un partido que defiende la propiedad privada, el libre mercado, o la libertad educativa, y otros principios que ningún partido ubicado en los parámetros ideológicos en que pretenden encasillarnos aceptaría bajo ningún concepto. 

Sencillamente, como es un partido que defiende de manera desacomplejada la soberanía nacional frente a los separatistas y frente a organizaciones internacionales de las que formamos parte, como la UE o la ONU (mientras las veletas naranjas apuestan por la “fusión de soberanías en la Unión” –Luis Garicano dixit-, lo que supondría desaparecer como Nación); las raíces cristianas y la herencia grecorromana de España y de toda Europa; derechos fundamentales como la igualdad ante la ley, la libertad religiosa y de conciencia, o el derecho de los padres a que sus hijos sean educados de conformidad con sus convicciones morales; que niega la legitimidad de los parlamentos a dictaminar por ley cuál es nuestro pasado, y que se enfrenta decididamente a los dogmas de la corrección política, merece ser tildado de las peores infamias que se pueden recibir hoy: fachas, xenófobos, racistas, retrógrados, machistas, homófobos...  Aunque por supuesto, nada de todo ello sea verdad. Como recordó Santiago Abascal en Vistalegre: “Daba igual lo que pensaseis. Los progres (…) tenían un sambenito, un insulto preparado para lanzaros. Casi siempre el mismo: fachas y mil veces fachas”.

Pero el tiro les ha salido por la culata. La gente ya ha perdido el miedo y no se creen los cuentos chinos para no dormir. Son muchos los que ya dicen abiertamente que simpatizan con VOX, que no les importa las etiquetas que otros (por los intereses que sean) quieren colgarnos, porque VOX es lo que es, un partido liberal-conservador, y no lo que los partidos secesionistas, progres o de la extrema izquierda, y medios afines a la agenda globalista y multiculturalista, o los que (sobre)viven a base de publicidad institucional dicen que es. 

Así las cosas, y viendo cómo VOX se dispara en afiliación en cada provincia, los partidos que supuestamente están en el mismo espacio dentro del espectro de las ideologías, Partido Popular y Ciudadanos, reaccionan, unos intentando endurecer su mensaje tras perder toda credibilidad, y los segundos haciendo como que no existimos (“ese partido al que ustedes se refieren”, decía Begoña Villacís recientemente en rueda de prensa). En el resto de fuerzas políticas también, por supuesto. Desde el actual Presidente, Pedro Sánchez, como diversos ministros de su Gobierno; Pablo Iglesias, Alberto Garzón, y miembros de diversos partidos rupturistas, se han unido al coro monofónico de los clichés.

No les queda otra; saben que en el debate abierto, se encontrarían con interlocutores dispuestos a decir todas las verdades incómodas que ellos callan. El nerviosismo se palpa en el ambiente. Entre algunos periodistas también, como cuando Fernando Jáuregui dijo aquello de que “la derecha es VOX y es la que no debe salir bajo ningún concepto”.  Buena señal, pues. Significa que estamos tocando la zona de confort del stablishment, y eso molesta, y mucho, a ciertas personas, que quieren impedir que se propague la voz de VOX. Ardua empresa. Más aún cuando VOX logre entrar en las instituciones, algo que se producirá bien pronto. 

Se queres podes deixar un comentario sobre esta opinión no Facebook:

Pódeche interesar...

El Despotismo del Siglo XXI, ni divino, ni ilustrado

José Manuel Palacín Y Rodríguez

El XVIII es el denominado Siglo de las Luces. Existe una concomitancia entre los historiadores al considerarlo como la más próspera de las centurias desde la Caída del Imperio Romano por ser, en general, un período de paz en el cual aparece la Ilustración como movimiento intelectual; un nuevo orden que solo tuvo parangón en la Grecia Clásica con el desarrollo de la filosofía y la democracia.  Pero lo más sorprendente es que esta corriente toma el suficiente brío como para que los …

José Manuel Palacín Y Rodríguez
Ler máis

Políticos mediocres, dirigentes excelentes

Álvaro Rodríguez

El miedo se ha instalado,  como querían que sucediera, en la sociedad.  La sensación de pesimismo y derrota de la sociedad es evidente.  Y los analistas y periodistas del sistema culpan a la clase política por su mediocridad. La culpa es  tener unos políticos  mediocres, y analfabetos totales, dicen. Y no les falta razón en la descripción, dado que es evidente que el sistema partitocratico lleva a la mediocridad, y ya acarrea mucho daño  en la vida de los partidos desde hace década…

Álvaro Rodríguez
Ler máis

Adiante Vieiro

Xosé Manuel Lema Mouzo

O meu benquerido José Manuel Vázquez Gómez estará pensando o mesmo onde se atope. Unha entidade como Vieiro é moi necesaria en Bergantiños e na Costa da Morte.  Queimouse unha parte importante da memoria documental nun incendio provocado no local da entidade. Alguén baixou aos escalóns máis ínfimos da condición humana. Morder a man amiga. Esa que leva case dúas décadas axudando a persoas que camiñan polo túnel escuro da vida. Xentes con problemas que encontran solucións e com…

Xosé Manuel Lema Mouzo
Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Adiante TV 2020
Campaña Prevención COVID-19
Galería Fotos Históricas
OUTONO CONTOS LARACHA 2020
GALP COSTA DA MORTE 2020
Autos Xallas
Concello da Laracha
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

Beatriz Pino cualifica de preocupante o ascenso do BNG

Beatriz Pino cualifica de preocupante o ascenso do BNG

Antón Sánchez sobre os proxectos eólicos

Antón Sánchez sobre os proxectos eólicos

Antón Sánchez denuncia as irregularidades nos sondeos mineiros de Santa Comba

Antón Sánchez denuncia as irregularidades nos sondeos mineiros de Santa Comba

La alcaldesa de Vimianzo pide el compromiso de Feijóo

La alcaldesa de Vimianzo pide el compromiso de Feijóo

Opinión

El Despotismo del Siglo XXI, ni divino, ni ilustrado

José Manuel Palacín Y Rodríguez

El XVIII es el denominado Siglo de las Luces. Existe una concomitancia entre los historiadores al considerarlo como la más próspera de las centurias…

José Manuel Palacín Y Rodríguez
Ler máis

Políticos mediocres, dirigentes excelentes

Álvaro Rodríguez

El miedo se ha instalado,  como querían que sucediera, en la sociedad.  La sensación de pesimismo y derrota de la sociedad es evidente.  Y los an…

Álvaro Rodríguez
Ler máis

Adiante Vieiro

Xosé Manuel Lema Mouzo

O meu benquerido José Manuel Vázquez Gómez estará pensando o mesmo onde se atope. Unha entidade como Vieiro é moi necesaria en Bergantiños e na …

Xosé Manuel Lema Mouzo
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información
El nerviosismo que genera el crecimiento meteórico de Vox | Pablo Cancio | Opinión | Adiante Galicia

7335 fans     1639 seguidores     43 seguidores - Club Adiante - Dirixe: Xosé Manuel Lema [Contacto]
Adiante Última Hora
  • Cargando las noticias de última hora...Cargando las noticias de última hora...

Pablo Cancio

Pablo Cancio

Pablo Cancio Rascado es presidente provincial de Vox en A Coruña

El nerviosismo que genera el crecimiento meteórico de Vox

Publicada: 12/10/2018

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
0
0
0

Email Google+ Pinterest WhatsApp Menéame Chuza! Cabozo

Tempo de lectura: 12 minutos e 4 segundos.

Varios días antes de tener lugar el acto de VOX en el Palacio de Vistalegre, bastión de la izquierda en Carabanchel, ya estaba colgado el cartel de “no hay entradas”. Autobuses de todos los rincones de España se desplazaron hasta la capital del Reino para asistir al mayor acto que ha tenido el partido desde su fundación a finales de 2013. Nadie puede negar que ha sido todo un acontecimiento. VOX ha provocado un auténtico terremoto mediático, que ha hecho correr ríos de tinta nada más conocerse el éxito apabullante que cosechó el pasado domingo 7 de octubre. Más de diez mil personas abarrotaron el albero y las gradas, y aproximadamente otras tres mil se quedaron con la miel en los labios por no poder disfrutar en directo del evento, aunque sí tuvieron ocasión de escuchar las arengas de Santiago Abascal y Javier Ortega a las puertas del lugar. Casi nada. Realmente es muy meritorio, considerando que VOX carece de la estructura y medios económicos de los grandes partidos, a quienes financiamos muy generosamente a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado, y que muchos miles de ciudadanos se han organizado entre ellos para poder acudir, y han colaborado para financiar el acto. 

Resulta muy curiosa (llamémoslo así) la lectura que han hecho algunos medios del “Caso Vistalegre”. Cuando uno lee un periódico, espera, en principio, encontrar noticias redactadas de acuerdo a los principios que conforman el Código Deontológico del Periodista: Esto es, el respeto a la verdad, el contraste de numerosas fuentes periodísticas, la separación entre información y opinión… Sin embargo, en lo que se refiere a la cobertura del acto de VOX, parecía que había más un deliberado empeño en transmitir una imagen equivocada del partido que simplemente en relatar lo que había sucedido en Vistalegre. Grotescos y malintencionados titulares, cargas valorativas y adjetivaciones con afán despectivo se sucedían por doquier, en lugar de relatar los hechos como sucedieron, al margen de consideraciones personales. 

La televisión no es una excepción. Desde la pública (que parece que pagamos con nuestros impuestos para que nos estigmaticen –además de atracados, apaleados públicamente-) hasta diversos medios privados, buena parte de ellos empeñados en catalogar a VOX como “extrema derecha”, “ultraderecha”, “fascista” y demás sambenitos con los que la progresía aspira a amedrentar a los ciudadanos hartos de tanta corrección política para que no se acerquen a conocer a la única alternativa existente fuera del consenso autonomista-socialdemócrata y de los dictados del totalitarismo progre (¿Les suena la jugada? ¿No les recuerda a la táctica usada en Estados Unidos para descalificar a Donald Trump?). En realidad, a esa treta llevan recurriendo desde el inicio de la andadura de VOX. Pero ahora que ven que su despegue es imparable, han metido la quinta marcha, y la maquinaria de propaganda está que echa humo. Incontables artículos de opinión que se publican como si fueran noticias, y reportajes y programas de tertulias televisivas para hablar del ideario y programa de VOX sin contar con nadie del partido, y sólo con periodistas que se dejan cegar por su ideología, o por activistas o políticos de asociaciones o partidos hostiles. No parece, desde luego, un comportamiento muy noble. 

Da igual que se explique que el fascismo, la extrema derecha o la ultraderecha (sea cual sea el descrédito que quieran emplear) han sido siempre socialistas y anticapitalistas, o que el propio ideólogo de la doctrina fascista, Benito Mussolini, fuera hasta poco antes de fundar los Fasci Italiani di Combattimento en 1919 (luego transformados en el Partido Nacional Fascista), un destacado dirigente del Partido Socialista Italiano y del diario revolucionario Avanti; o que una de las máximas de Mussolini era “Todo dentro del Estado, nada fuera del Estado”, y que por supuesto, VOX nada tiene que ver con ello. Poco importa que se repita hasta la saciedad que cómo va a ser ultraderecha un partido que aspira a reducir el peso del Estado mastodóntico de las Autonomías, a recortar el enorme gasto político improductivo generado por el clientelismo instalado en nuestro sistema, o a limitar el poder de los partidos (que todo lo han invadido) para dar mayor vigorosidad y protagonismo a la sociedad civil y la persona. Desprecian el hecho de que sea un partido que defiende la propiedad privada, el libre mercado, o la libertad educativa, y otros principios que ningún partido ubicado en los parámetros ideológicos en que pretenden encasillarnos aceptaría bajo ningún concepto. 

Sencillamente, como es un partido que defiende de manera desacomplejada la soberanía nacional frente a los separatistas y frente a organizaciones internacionales de las que formamos parte, como la UE o la ONU (mientras las veletas naranjas apuestan por la “fusión de soberanías en la Unión” –Luis Garicano dixit-, lo que supondría desaparecer como Nación); las raíces cristianas y la herencia grecorromana de España y de toda Europa; derechos fundamentales como la igualdad ante la ley, la libertad religiosa y de conciencia, o el derecho de los padres a que sus hijos sean educados de conformidad con sus convicciones morales; que niega la legitimidad de los parlamentos a dictaminar por ley cuál es nuestro pasado, y que se enfrenta decididamente a los dogmas de la corrección política, merece ser tildado de las peores infamias que se pueden recibir hoy: fachas, xenófobos, racistas, retrógrados, machistas, homófobos...  Aunque por supuesto, nada de todo ello sea verdad. Como recordó Santiago Abascal en Vistalegre: “Daba igual lo que pensaseis. Los progres (…) tenían un sambenito, un insulto preparado para lanzaros. Casi siempre el mismo: fachas y mil veces fachas”.

Pero el tiro les ha salido por la culata. La gente ya ha perdido el miedo y no se creen los cuentos chinos para no dormir. Son muchos los que ya dicen abiertamente que simpatizan con VOX, que no les importa las etiquetas que otros (por los intereses que sean) quieren colgarnos, porque VOX es lo que es, un partido liberal-conservador, y no lo que los partidos secesionistas, progres o de la extrema izquierda, y medios afines a la agenda globalista y multiculturalista, o los que (sobre)viven a base de publicidad institucional dicen que es. 

Así las cosas, y viendo cómo VOX se dispara en afiliación en cada provincia, los partidos que supuestamente están en el mismo espacio dentro del espectro de las ideologías, Partido Popular y Ciudadanos, reaccionan, unos intentando endurecer su mensaje tras perder toda credibilidad, y los segundos haciendo como que no existimos (“ese partido al que ustedes se refieren”, decía Begoña Villacís recientemente en rueda de prensa). En el resto de fuerzas políticas también, por supuesto. Desde el actual Presidente, Pedro Sánchez, como diversos ministros de su Gobierno; Pablo Iglesias, Alberto Garzón, y miembros de diversos partidos rupturistas, se han unido al coro monofónico de los clichés.

No les queda otra; saben que en el debate abierto, se encontrarían con interlocutores dispuestos a decir todas las verdades incómodas que ellos callan. El nerviosismo se palpa en el ambiente. Entre algunos periodistas también, como cuando Fernando Jáuregui dijo aquello de que “la derecha es VOX y es la que no debe salir bajo ningún concepto”.  Buena señal, pues. Significa que estamos tocando la zona de confort del stablishment, y eso molesta, y mucho, a ciertas personas, que quieren impedir que se propague la voz de VOX. Ardua empresa. Más aún cuando VOX logre entrar en las instituciones, algo que se producirá bien pronto. 

Se queres podes deixar un comentario sobre esta opinión no Facebook:

Pódeche interesar...

El Despotismo del Siglo XXI, ni divino, ni ilustrado

José Manuel Palacín Y Rodríguez

El XVIII es el denominado Siglo de las Luces. Existe una concomitancia entre los historiadores al considerarlo como la más próspera de las centurias desde la Caída del Imperio Romano por ser, en general, un período de paz en el cual aparece la Ilustración como movimiento intelectual; un nuevo orden que solo tuvo parangón en la Grecia Clásica con el desarrollo de la filosofía y la democracia.  Pero lo más sorprendente es que esta corriente toma el suficiente brío como para que los …

José Manuel Palacín Y Rodríguez
Ler máis

Políticos mediocres, dirigentes excelentes

Álvaro Rodríguez

El miedo se ha instalado,  como querían que sucediera, en la sociedad.  La sensación de pesimismo y derrota de la sociedad es evidente.  Y los analistas y periodistas del sistema culpan a la clase política por su mediocridad. La culpa es  tener unos políticos  mediocres, y analfabetos totales, dicen. Y no les falta razón en la descripción, dado que es evidente que el sistema partitocratico lleva a la mediocridad, y ya acarrea mucho daño  en la vida de los partidos desde hace década…

Álvaro Rodríguez
Ler máis

Adiante Vieiro

Xosé Manuel Lema Mouzo

O meu benquerido José Manuel Vázquez Gómez estará pensando o mesmo onde se atope. Unha entidade como Vieiro é moi necesaria en Bergantiños e na Costa da Morte.  Queimouse unha parte importante da memoria documental nun incendio provocado no local da entidade. Alguén baixou aos escalóns máis ínfimos da condición humana. Morder a man amiga. Esa que leva case dúas décadas axudando a persoas que camiñan polo túnel escuro da vida. Xentes con problemas que encontran solucións e com…

Xosé Manuel Lema Mouzo
Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Adiante TV 2020
Campaña Prevención COVID-19
Galería Fotos Históricas
OUTONO CONTOS LARACHA 2020
GALP COSTA DA MORTE 2020
Autos Xallas
Concello da Laracha
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

Beatriz Pino cualifica de preocupante o ascenso do BNG

Beatriz Pino cualifica de preocupante o ascenso do BNG

Antón Sánchez sobre os proxectos eólicos

Antón Sánchez sobre os proxectos eólicos

Antón Sánchez denuncia as irregularidades nos sondeos mineiros de Santa Comba

Antón Sánchez denuncia as irregularidades nos sondeos mineiros de Santa Comba

La alcaldesa de Vimianzo pide el compromiso de Feijóo

La alcaldesa de Vimianzo pide el compromiso de Feijóo

Opinión

El Despotismo del Siglo XXI, ni divino, ni ilustrado

José Manuel Palacín Y Rodríguez

El XVIII es el denominado Siglo de las Luces. Existe una concomitancia entre los historiadores al considerarlo como la más próspera de las centurias…

José Manuel Palacín Y Rodríguez
Ler máis

Políticos mediocres, dirigentes excelentes

Álvaro Rodríguez

El miedo se ha instalado,  como querían que sucediera, en la sociedad.  La sensación de pesimismo y derrota de la sociedad es evidente.  Y los an…

Álvaro Rodríguez
Ler máis

Adiante Vieiro

Xosé Manuel Lema Mouzo

O meu benquerido José Manuel Vázquez Gómez estará pensando o mesmo onde se atope. Unha entidade como Vieiro é moi necesaria en Bergantiños e na …

Xosé Manuel Lema Mouzo
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información