6651 fans     1619 seguidores     43 seguidores - Club Adiante - Dirixe: Xosé Manuel Lema [Contacto]
Adiante Última Hora
  • Cargando las noticias de última hora...Cargando las noticias de última hora...

José Gilgado

José Gilgado

Vicepresidente de Foro LC

De Lutero y de los separatistas actuales

Publicada: 06/11/2017

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
0
0
0

Email Google+ Pinterest WhatsApp Menéame Chuza! Cabozo

Tempo de lectura: 9 minutos e 6 segundos.

Toda nación inventada requiere un pasado ficticio, mítico, y, por supuesto, glorioso. La Historia, de verdad y con mayúsculas, tiene sus ventajas; a nada que escarbes encuentras parecidos razonables.Y uno de ellos puede ser el que se da entre la Alemania de Lutero y la Cataluña del escapista Puigdemont. Veamos cómo.

Cuenta la leyenda que una mañana de noviembre, concretamente del día de Todos los Santos de 1517, Martín Lutero, de profesión monje agustino, de vocación indignado de acampada en plaza pública, clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg las 95 tesis que desafiaban a Roma. Era el pistoletazo de salida de la llamada Reforma, en realidad ruptura protestante, que inicia el mayor cisma que ha conocido la cristiandad occidental, una división per specie aeternitatis, según parece. Aunque escuchando la Cope quien lo diría, porque pudiera entenderse que se trata de convertirle en un padre de la Iglesia católica, apostólica y romana.

La ruptura religiosa de la Reforma es la quiebra de un vínculo espiritual y la disculpa política de los príncipes alemanes plenamente conscientes de que nada podía hacer más daño a aquella Universitas Christiana, que buscaba el emperador Carlos I de España y V de Alemania, que un cisma religioso. Era una jugada maestra. De este modo se identificaba un enemigo de fuera, que fortalecía la necesaria unidad interior de un movimiento típicamente nacionalista, afianzaba la posición de las oligarquías locales, y resolvía la financiación de la sedición con la apropiación de los bienes de la Iglesia.

Los señores feudales germanos se resisten al progreso, al cambio que el emperador quiere realizar: una manera nueva de organización político-social mucho más eficaz y moderna, una modificación de las estructuras políticas para lograr la unidad europea.

Carlos pretende una auténtica recreación del Imperio romano, pero no cuenta con la tremenda oposición de los nobles germánicos, tan supremacistas ellos, al predominio de los latinos. Contra este proyecto paneuropeo se sublevan los príncipes y Lutero se apunta. El nieto de  Isabel y Fernando tuvo que defender su sueño contra los que hoy pretenden ser el corazón de Europa.

Señala Schilling que <<sería un error entender la España de comienzos del siglo XVI como una nación atrasada y cerrada al cambio . . . Tal es el mito antiespañol de la propaganda protestante. Un análisis histórico revela de inmediato que la realidad fue justamente la contraria. Los conflictos con España y el estereotipo nacional que surgió de estos fueron más bien el resultado de sus progresos modernizadores a los que los alemanes, inferiores en este punto, tuvieron que adaptarse>>. Sin embargo nunca se adaptaron y las consecuencias de la voladura del proyecto imperial de Carlos V no fueron buenas para los alemanes ni para sus príncipes. 

Los pacíficos y tolerantes principios en que se inspiraba la Reforma destruyeron la unidad cristiana y desencadenaron el horror de las guerras de religión. Desde los Pirineos hasta el Báltico y desde el Atlántico hasta los Urales se batalla en interminables guerras civiles. La enemistad y el odio dividen los pueblos y las familias, convirtiendo a sus individuos en enemigos unos de otros.

Como apunta Maria Elvira Roca Barea <<Las leyendas negras son un fenómeno de propaganda encaminado a generar opinión pública que una oligarquía local pone en marcha con la ayuda de sus intelectuales orgánicos>>. Esto lo sufrió España por culpa de las fuerzas centrípetas, contrarias a la unidad de Europa, de entonces y lo padece hoy por las fuerzas separatistas contrarias a la unidad de España. La imperiofobia de antaño amamanta la hispanofobia actual. Las ubres de nuestra leyenda negra parecen no vaciarse jamás y aportan el alimento de los odiadores profesionales.

La oligarquía catalana condiciona el desarrollo intelectual de los jóvenes en período formativo inoculando su pasado ficticio, mítico, y, por supuesto, glorioso que nada tiene que ver con la Historia. El cisma español del siglo XXI pretende quebrar el vínculo espiritual de un pasado en común sustrayendo, del esfuerzo titánico de generaciones de españoles, una parte del territorio y la riqueza que con tanto trabajo lograron nuestros antepasados. La Guerra de Sucesión, del último de los Austrias, la convierten en guerra de secesión. Antes de 1714, salen reinos de la chistera y después resistencias por doquier . . . hasta en los partidos de fútbol.

Los nuevos señores supremacistas, del separatismo catalán, no se adaptan a una sociedad de ciudadanos libres e iguales y han esparcido a boleo las semillas de la enemistad y del odio en ciudades, pueblos, familias . . . también en los grupos de whatsapp.

Ayer como hoy el patrón que se sigue, cuando de una apropiación indebida se trata, es muy similar. Los secuaces de Lutero no inventaron nada y los de Puigdemont menos, una mentira mil veces repetidas acaba teniendo visos de veracidad. Cuando Felipe IV de Francia, llamado el Hermoso (1268-1314), decidió dedicarse, de lleno, al latrocinio de los muchos bienes de los templarios, tuvo que inventar todo tipo de infamias sobre la santidad de los monjes guerreros y sobre su buena doctrina, retratándolos como herejes y deleznables de tal modo que todavía perdura su descalificación. Igual que, siglos después, el aparato de propaganda del nacionalsocialismo convenció, a quien se dejó convencer, de la maldad intrínseca del pueblo judío para poder apropiarse de lo ajeno con el argumento de que estos eran un cáncer para Alemania. Al final la pela es la pela.

Se queres podes deixar un comentario sobre esta opinión no Facebook:

Pódeche interesar...

Tiburón-19

Francisco Martínez Pin

La  acción de Tiburón (Jaws, 1975) transcurre en Amity Island, una encantadora ciudad turística de la costa de Nueva Inglaterra. Una mañana aparecen en la playa unos restos humanos. Resultan ser, lo que queda de la chica guapa de la película, el caso 0 .Vaya lío, el jefe Brody, el policía al mando, las tiene con el alcalde, Vaughan, con traje azul clarito y estampado de anclas. El jefe, que nada de baños, que el bicho se pude comer a los turistas. El alcalde, que si no vienen los bañis…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Memoria Histórica, pero para todos

Francisco Martínez Pin

Los niños de la guerra, esos que recuerdan el famélico año 41, los de la cartilla de racionamiento, del pan de habas, del aceite que no era aceite, se están muriendo a marchas forzadas. El coronavirus se los está llevando con la misma fuerza con la que esa generación hizo la España que tenemos. Se están muriendo con cifras escandalosamente dramáticas, ahora más de 17.000 españoles. Se están yendo solos, sin ningún familiar a su alrededor, se les entierra sin apenas quién les llo…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Covid-19:¿Somos un país o un despaís?

Borja Ramos Arribi

La historia nos demuestra que casi todos los programas de shock son exitosos en el alcance de sus objetivos y casi todos los gradualistas fracasan. Ante las últimas medidas implementadas por el gobierno queda meridianamente claro que los dirigentes políticos ignoran todo el potencial que detentan en un estado de alarma, con un sector económico postrado a sus mandatos y ocurrencias, pero que se empecinan en mantener aletargado y a medio gas. Siguen sin entender que el sector privado es la s…

Borja Ramos Arribi
Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Partido Popular Elecciones Galicia 2020
PSOE Elecciones Galicia 2020
VimianSol
Venta Casa Labranza Ponte do Porto
Eskariam Leche
Autos Xallas
Concello da Laracha
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

Opinión

Tiburón-19

Francisco Martínez Pin

La  acción de Tiburón (Jaws, 1975) transcurre en Amity Island, una encantadora ciudad turística de la costa de Nueva Inglaterra. Una mañana apare…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Memoria Histórica, pero para todos

Francisco Martínez Pin

Los niños de la guerra, esos que recuerdan el famélico año 41, los de la cartilla de racionamiento, del pan de habas, del aceite que no era aceite,…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Covid-19:¿Somos un país o un despaís?

Borja Ramos Arribi

La historia nos demuestra que casi todos los programas de shock son exitosos en el alcance de sus objetivos y casi todos los gradualistas fracasan. …

Borja Ramos Arribi
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información
De Lutero y de los separatistas actuales | José Gilgado | Opinión | Adiante Galicia

6651 fans     1619 seguidores     43 seguidores - Club Adiante - Dirixe: Xosé Manuel Lema [Contacto]
Adiante Última Hora
  • Cargando las noticias de última hora...Cargando las noticias de última hora...

José Gilgado

José Gilgado

Vicepresidente de Foro LC

De Lutero y de los separatistas actuales

Publicada: 06/11/2017

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
0
0
0

Email Google+ Pinterest WhatsApp Menéame Chuza! Cabozo

Tempo de lectura: 9 minutos e 6 segundos.

Toda nación inventada requiere un pasado ficticio, mítico, y, por supuesto, glorioso. La Historia, de verdad y con mayúsculas, tiene sus ventajas; a nada que escarbes encuentras parecidos razonables.Y uno de ellos puede ser el que se da entre la Alemania de Lutero y la Cataluña del escapista Puigdemont. Veamos cómo.

Cuenta la leyenda que una mañana de noviembre, concretamente del día de Todos los Santos de 1517, Martín Lutero, de profesión monje agustino, de vocación indignado de acampada en plaza pública, clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg las 95 tesis que desafiaban a Roma. Era el pistoletazo de salida de la llamada Reforma, en realidad ruptura protestante, que inicia el mayor cisma que ha conocido la cristiandad occidental, una división per specie aeternitatis, según parece. Aunque escuchando la Cope quien lo diría, porque pudiera entenderse que se trata de convertirle en un padre de la Iglesia católica, apostólica y romana.

La ruptura religiosa de la Reforma es la quiebra de un vínculo espiritual y la disculpa política de los príncipes alemanes plenamente conscientes de que nada podía hacer más daño a aquella Universitas Christiana, que buscaba el emperador Carlos I de España y V de Alemania, que un cisma religioso. Era una jugada maestra. De este modo se identificaba un enemigo de fuera, que fortalecía la necesaria unidad interior de un movimiento típicamente nacionalista, afianzaba la posición de las oligarquías locales, y resolvía la financiación de la sedición con la apropiación de los bienes de la Iglesia.

Los señores feudales germanos se resisten al progreso, al cambio que el emperador quiere realizar: una manera nueva de organización político-social mucho más eficaz y moderna, una modificación de las estructuras políticas para lograr la unidad europea.

Carlos pretende una auténtica recreación del Imperio romano, pero no cuenta con la tremenda oposición de los nobles germánicos, tan supremacistas ellos, al predominio de los latinos. Contra este proyecto paneuropeo se sublevan los príncipes y Lutero se apunta. El nieto de  Isabel y Fernando tuvo que defender su sueño contra los que hoy pretenden ser el corazón de Europa.

Señala Schilling que <<sería un error entender la España de comienzos del siglo XVI como una nación atrasada y cerrada al cambio . . . Tal es el mito antiespañol de la propaganda protestante. Un análisis histórico revela de inmediato que la realidad fue justamente la contraria. Los conflictos con España y el estereotipo nacional que surgió de estos fueron más bien el resultado de sus progresos modernizadores a los que los alemanes, inferiores en este punto, tuvieron que adaptarse>>. Sin embargo nunca se adaptaron y las consecuencias de la voladura del proyecto imperial de Carlos V no fueron buenas para los alemanes ni para sus príncipes. 

Los pacíficos y tolerantes principios en que se inspiraba la Reforma destruyeron la unidad cristiana y desencadenaron el horror de las guerras de religión. Desde los Pirineos hasta el Báltico y desde el Atlántico hasta los Urales se batalla en interminables guerras civiles. La enemistad y el odio dividen los pueblos y las familias, convirtiendo a sus individuos en enemigos unos de otros.

Como apunta Maria Elvira Roca Barea <<Las leyendas negras son un fenómeno de propaganda encaminado a generar opinión pública que una oligarquía local pone en marcha con la ayuda de sus intelectuales orgánicos>>. Esto lo sufrió España por culpa de las fuerzas centrípetas, contrarias a la unidad de Europa, de entonces y lo padece hoy por las fuerzas separatistas contrarias a la unidad de España. La imperiofobia de antaño amamanta la hispanofobia actual. Las ubres de nuestra leyenda negra parecen no vaciarse jamás y aportan el alimento de los odiadores profesionales.

La oligarquía catalana condiciona el desarrollo intelectual de los jóvenes en período formativo inoculando su pasado ficticio, mítico, y, por supuesto, glorioso que nada tiene que ver con la Historia. El cisma español del siglo XXI pretende quebrar el vínculo espiritual de un pasado en común sustrayendo, del esfuerzo titánico de generaciones de españoles, una parte del territorio y la riqueza que con tanto trabajo lograron nuestros antepasados. La Guerra de Sucesión, del último de los Austrias, la convierten en guerra de secesión. Antes de 1714, salen reinos de la chistera y después resistencias por doquier . . . hasta en los partidos de fútbol.

Los nuevos señores supremacistas, del separatismo catalán, no se adaptan a una sociedad de ciudadanos libres e iguales y han esparcido a boleo las semillas de la enemistad y del odio en ciudades, pueblos, familias . . . también en los grupos de whatsapp.

Ayer como hoy el patrón que se sigue, cuando de una apropiación indebida se trata, es muy similar. Los secuaces de Lutero no inventaron nada y los de Puigdemont menos, una mentira mil veces repetidas acaba teniendo visos de veracidad. Cuando Felipe IV de Francia, llamado el Hermoso (1268-1314), decidió dedicarse, de lleno, al latrocinio de los muchos bienes de los templarios, tuvo que inventar todo tipo de infamias sobre la santidad de los monjes guerreros y sobre su buena doctrina, retratándolos como herejes y deleznables de tal modo que todavía perdura su descalificación. Igual que, siglos después, el aparato de propaganda del nacionalsocialismo convenció, a quien se dejó convencer, de la maldad intrínseca del pueblo judío para poder apropiarse de lo ajeno con el argumento de que estos eran un cáncer para Alemania. Al final la pela es la pela.

Se queres podes deixar un comentario sobre esta opinión no Facebook:

Pódeche interesar...

Tiburón-19

Francisco Martínez Pin

La  acción de Tiburón (Jaws, 1975) transcurre en Amity Island, una encantadora ciudad turística de la costa de Nueva Inglaterra. Una mañana aparecen en la playa unos restos humanos. Resultan ser, lo que queda de la chica guapa de la película, el caso 0 .Vaya lío, el jefe Brody, el policía al mando, las tiene con el alcalde, Vaughan, con traje azul clarito y estampado de anclas. El jefe, que nada de baños, que el bicho se pude comer a los turistas. El alcalde, que si no vienen los bañis…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Memoria Histórica, pero para todos

Francisco Martínez Pin

Los niños de la guerra, esos que recuerdan el famélico año 41, los de la cartilla de racionamiento, del pan de habas, del aceite que no era aceite, se están muriendo a marchas forzadas. El coronavirus se los está llevando con la misma fuerza con la que esa generación hizo la España que tenemos. Se están muriendo con cifras escandalosamente dramáticas, ahora más de 17.000 españoles. Se están yendo solos, sin ningún familiar a su alrededor, se les entierra sin apenas quién les llo…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Covid-19:¿Somos un país o un despaís?

Borja Ramos Arribi

La historia nos demuestra que casi todos los programas de shock son exitosos en el alcance de sus objetivos y casi todos los gradualistas fracasan. Ante las últimas medidas implementadas por el gobierno queda meridianamente claro que los dirigentes políticos ignoran todo el potencial que detentan en un estado de alarma, con un sector económico postrado a sus mandatos y ocurrencias, pero que se empecinan en mantener aletargado y a medio gas. Siguen sin entender que el sector privado es la s…

Borja Ramos Arribi
Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Partido Popular Elecciones Galicia 2020
PSOE Elecciones Galicia 2020
VimianSol
Venta Casa Labranza Ponte do Porto
Eskariam Leche
Autos Xallas
Concello da Laracha
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

Opinión

Tiburón-19

Francisco Martínez Pin

La  acción de Tiburón (Jaws, 1975) transcurre en Amity Island, una encantadora ciudad turística de la costa de Nueva Inglaterra. Una mañana apare…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Memoria Histórica, pero para todos

Francisco Martínez Pin

Los niños de la guerra, esos que recuerdan el famélico año 41, los de la cartilla de racionamiento, del pan de habas, del aceite que no era aceite,…

Francisco Martínez Pin
Ler máis

Covid-19:¿Somos un país o un despaís?

Borja Ramos Arribi

La historia nos demuestra que casi todos los programas de shock son exitosos en el alcance de sus objetivos y casi todos los gradualistas fracasan. …

Borja Ramos Arribi
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información