14.7 C
Santa Comba
domingo, julio 14, 2024

«Riña entre Patricios»

Carta de Critias a Terámenes (V)


Los pueblos de estas tierras son acogedores y hospitalarios con los forasteros. Me siento cómodo en las reuniones y encuentros con las gentes del pueblo modesto. Su laboriosidad es excelente, les gusta trabajar y la generalidad se esfuerza en hacer bien su oficio y cuidar de sus seres queridos. Son sorprendentes las diferencias que tienen con las élites políticas elegidas por sorteo.


Las diferentes elites que desempeñan cargos públicos consecuencia del sorteo de cargos carecen en su mayoría de Sindéresis. Privados de rectitud a la hora de realizar un juicio, no disponen de manera reflexiva. Este carácter indispensable en los gobernantes es muy escaso en las elites salidas de los sorteos. Muestra de ello es su lenguaje público o privado, en donde el bien y el mal están ausentes de sus reflexiones y nunca rinden cuentas de sus actuaciones.

En nuestras tierras amigo Terámenes, el obrar de las personas y de los cargos públicos va encaminado al bien, y promover el desarrollo económico, cultural y social. Aquí, todo ello está ausente, no existen tales razonamientos ni preocupaciones en los cargos públicos.

Y así, la pobreza aumenta a consecuencia del obrar de sus dirigentes; hay pocos trabajos y mal pagados, escasos talleres productivos, los comestibles son caros y los tributos y confiscaciones excesivos a ojos vista.


Los oligarcas, amos de los cargos sorteados, ante mi curiosidad sobre tan nefasto negocio se ríen, carcajean y me echan en cara que, de querer ellos gentes prudentes, diligentes, preocupadas por el bien común, o virtuosas y patriotas, ya las hubieran designado, pero les convienen estas otras serviles a sus órdenes. Razón no les falta dada la naturaleza de su régimen. Considero amigo Terámenes que debemos cuidarnos de los vicios de estas tierras.


Siguen sin designar Máximo Magistrado. La cuestión curiosa ahora en liza es que una parte de la oligarquía, la más rica, la Patricia por excelencia, manifiesta abiertamente su deseo de crear una republica propia, separándose de la polis actual.

Todos los oligarcas están de acuerdo, existe unanimidad, en que el pueblo, la plebe, está para ser depredado y saqueado, en ello hay total y democrático consenso.

Lo que hoy están riñendo es por la reforma del reparto del saqueo: Unos oligarcas quieren continuar con el habitual reparto del robo en partes alícuotas, y otras quieren su propia republica con su plebe, para su única y exclusiva depredación. Lo interesante del negocio es que las potencias exteriores apoyan el nuevo reparto del saqueo alentando la creación de la nueva polis desde un monte lejano.


La muchedumbre apegada a su rutina de observancia pusilánime asiste a la riña de sus amos, unos con júbilo, la mayoría con indiferencia, y una minoría con la ilusión de que con el nuevo método de robo y saqueo, ellos puedan beneficiarse del mismo, atendiendo a la Ley y al nuevo orden que se crearía. Todo es una gran ágora, apreciado camarada Terámenes.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,270SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos