22.6 C
Santa Comba
lunes, octubre 3, 2022

Antes estábamos bien, pero era mentira

En Galicia se pierde por las tuberías el 41% del agua. Terremoto sísmico no hubo. Entonces ¿que ocurrió? ¿Puede ser que el supuesto cambio climático afecte a las tuberías?. ¿O tal vez su construcción fue negligente, defectuosa o chapucera?

La “Xunta viene de ampliar hasta los 600.000 € las ayudas autonómicas para que las 83 entidades locales que así lo solicitaron puedan beneficiarse de ellas y elaborar planes de actuación para atajar las pérdidas de agua en sus redes de abastecimiento. Detalla que las fugas en los abastecimientos municipales rondan de media o 41% y llegan a superar el 60% en los ayuntamientos más pequeños, siendo el objetivo reducirlas y situarlas por debajo del 20%”. Así se expone la realidad en la página web del ente público AUGAS DE GALICIA.

En el pasado mes de agosto AUGAS DE GALICIA exigió a los ayuntamientos que estudiaran las pérdidas de agua de las tuberías de abastecimiento para conocer la exactitud del desastre. Solo 31 ayuntamientos respondieron al llamamiento. La situación es cuando menos esperpéntica: los ayuntamientos adjudicaron las obras, y las obras tienen fugas del 41% de media, AUGAS DE GALICIA les pide informar de las perdidas, y no le contestan… Se alega por algunos que todo es culpa del calor del verano. Mas la realidad es que el 41% se pierde por las tuberías y solo llega al consumo el 59%. Para enmendar esta fantasmagórica realidad el 1 de septiembre entró en vigor una ley de mejora de la gestión del ciclo integral del agua para corregir dentro de lo posible este escenario dantesco. ¿Cómo podemos definir estos hechos? Lo decide usted, estimado lector.

Nos están con el cuento del cambio climático, y las cuentas reales son deplorables. Se oculta a la población la verdad: que la 41% del agua se pierde por las tuberías, mas se le achaca la necesidad de racionar el agua a un supuesto fenómeno, cuando la verdad es la expuesta por AUGAS DE GALICIA.

Frente a la superficialidad del discurso rimbombante y exitoso, la verdad subterránea, oculta, tal vez es un desastre sin paliativos. Nos viene a la mente lo que en su día dijo don Cantinflas: “estamos peor, pero estamos mejor; porque antes estábamos bien, pero era mentira; no como ahora, que estamos mal pero es verdad”. Y, atendiendo al discurso de la élite dominante, siempre queda el cambio climático para estar… igual.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,789SeguidoresSeguir
471SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos