12.1 C
Santa Comba
lunes, junio 10, 2024

Adventus presenta su candidatura a disco del año con «Lo que trajo el viento»

Adventus surgió en 2020 como proyecto personal del gallego Manuel Ramil, buscando, eso sí, cobijo en su conexión asturiana, músicos con los que empezó a trabajar profesionalmente en la escena, Víctor García, Alberto Ardines y, sobre todo, el gran Fernando Mon, el que fuera su mano derecha también en aquellos olvidados Sauze.

Nueva etapa de Adventus

Con esta primera formación, la banda editó dos trabajos, su debut de 2021, Morir y Renacer, y Saudade de 2022, álbum con el que se puso fin a esta primera etapa, con renuncia pública al proyecto de la citada facción asturiana.

Pues bien, toda esta estampida llevó al teclista de Ares, alma artística de esta aventura, no lo olvidemos, a reclutar a nuevos integrantes para continuar adelante con esta singladura, haciéndose con los servicios de Diego Valdez (Adamantia, Helker, Iron Mask, Dream Child) a las voces, de Fernando Mainer (Mägo de Oz, ex-Ankhara, ex-Jeff Scott Soto) al bajo, de Dani Arcos (Bloodhunter, ex-Debler Eternia) a las guitarras y de Nacho Arriaga (Arwen, ShowBiz) a la batería.

Con todos estos mimbres, Manu ha sacado adelante el nuevo trabajo de la banda, este fantástico Lo que trajo el viento que ahora me ocupa, tercer disco en cuatro años, demostrando el gran momento artístico/creativo que está atravesando el gallego, que, por supuesto, se vuelve a ocupar de toda la composición, grabación de todos los teclados, pianos, sintetizadores… además, cómo no, de dirigir todo el proceso técnico de producción, masterización y mezcla en sus Tercera Planta Estudios de Ares, A Coruña.

Lo que trajo el viento es el álbum más personal que ha construido el gallego en toda su carrera, un álbum tremendamente íntimo en cuanto al diseño de sus canciones, agónico en sus conceptos e hiper melodramático en toda su propuesta musical y armónica, ahondando en ese ProgPower de ambientes europeos, tan vinculado en su sonido a la propuesta de los últimos Evergrey, me consta que toda una referencia para el bueno de Ramil.

En mi opinión, además, Lo que trajo el viento es su mejor obra en cuanto a aspectos técnico/sonoros se refiere, con una producción exquisita, tremendamente equilibrada, con las voces de Diego especialmente presentes en la mezcla, con los teclados absolutamente protagonistas, pero sin descuidar un sonido grueso y crudo tanto de guitarras como de bajo y batería.

Por su parte, la banda está pletórica, con especial mención al trabajo de Diego a los micros, repleto de matices en sus modulaciones, agresivo cuando la temática lo requiere y extremadamente delicado cuando la canción lo exige, sin olvidarnos, por supuesto, como decía, de un trabajo enorme de Ramil a los teclados, nexo de unión de toda la propuesta, absolutamente imprescindibles para rearmar el rompecabezas que supone el sonido Adventus en la actualidad.

«Un trabajo especialmente íntimo, muy delicado, a la vez que tremendamente elegante»

Como decía, Lo que trajo el viento es un trabajo especialmente íntimo, muy delicado, a la vez que tremendamente elegante. No hay grandes acelerones, no hay grandes velocidades, los tempos son densos y enfangados, pero no nos llevemos a engaños, estamos ante un álbum muy intenso, muy agresivo en cuanto a su sonido, con las guitarras feroces en sus rítmicas, con muchísima pegada y con un bajo rocoso a la vez que lodoso que lo rellena todo, hiper presente.

«Abrazo a mi dolor»

En mi opinión no sobra nada, el tracklist está poderosa y milimétricamente estudiado, canciones, como decía, muy profundas, densas en sus desarrollos, a la vez que ávidamente melódicas, con un nexo de unión y un mismo denominador común, el romanticismo, la elegancia y el dramatismo, canciones con tempos densos, pero muy intensas, con un gusto desbordante en todo el trabajo de arreglos y de melodías.

Me encanta «Abrazado a Mi Dolor», mi favorita, con un riff de piano angustiante que actúa como carta de presentación, arropando una línea melódica vocal alucinante, con una dinámica codiciosa, explotando en un estribillo abrasador, titánico, desgarrador, me atrapa «Caigo En Este Suelo», otra pieza dolorosa, en una línea similar, con el piano llevando todo el peso, una especie de balada trágica, con una armonía preciosa y un arreglo de bajo espeluznante, con una dinámica vocal brutal, de las que pone la piel de gallina, con una interpretación monumental, ciclópea, excelente, que sencillamente te noquea cuando llega su estribillo, sin olvidarnos, por seguir dando nombres, de los dos primeros temas que nos adelantaron.

«Aire», sin palabras, arriesgado, sin prejuicios, un tema que te rompe en llanto cuando lo vives con la intensidad que merece, una canción eterna, repleta de matices y de mensajes, otra vez con una línea melódica pulcra e impoluta, enorme, un medio tiempo sobrecogedor que te hiela la sangre, y el propio tema título, «Lo que Trajo el Viento», de lo más intenso del plástico, abrazado a ese ProgPower que nombraba al inicio, con esas cadencias marca de la casa repletas de silencios y contratiempos, con las guitarras hiper presentes, marciales, y los teclados jugando un papel sencillamente heroico, otra vez con un estribillo de los que no hace prisioneros.

Lo que trajo el viento es un álbum monstruoso, calidad a raudales y exigencia artística por los cielos, el éxtasis musical de un músico llamado a marcar una era, un disco sencillamente impecable, a la vez que denso, original y tremendamente personal. Sin duda uno de los mejores trabajos salidos de las entrañas del Rock cantando en castellano, un álbum que en mi opinión está llamado a marcar un antes y un después en la escena, candidato, desde ya, cómo no, a disco del año.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,250SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos