8.1 C
Santa Comba
miércoles, noviembre 30, 2022

Urbanismo y sanciones administrativas centraron el pleno de Corcubión

//Manuel Sambade//

Las discrepancias al respecto de la modificación de las normas subsidiarias del planeamiento del Concello dieron lugar a un acalorado enfrentamiento en el que el ex Teniente de Alcalde, José Ramón Rojo, líder del PACOR, tildó tales reformas de “caciquiles”.

El largo pleno de la pasada noche en Corcubión dio para un sinfín de anécdotas en el primer pleno en el que se visibilizaba la ruptura entre PSOE y PACOR, tras considerar los primeros que su exsocio se había extralimitado en sus declaraciones pidiendo “respeto” para su persona y cargo y anunciando que, caso contrario, no descartaba una moción de censura.

Tras la abrupta despedida de una coalición a la que los mentideros del pueblo no daban largo plazo de vida, vinieron los desencuentros públicos y el enquistamiento de un divorcio que ayer, a juzgar por las actitudes y las palabras, no ha sido precisamente una separación en buenos términos.

De hecho, el líder del PACOR se hallaba alejado prudencialmente del siguiente edil de la sala, el edil socialista José Antonio Louro Pais,  una distancia corta en lo físico, pero sideral en lo que a posturas y visiones de lo que la política local significa para ambas formaciones. Muestra de lo anterior fueron las afirmaciones del exconcejal de Obras e Servicios, al respecto de la proyectada reforma de las normas subsidiarias, a las que calificó de “reformas caciquiles” que “no aportaban nada al pueblo” y que forzaban a la gente a “irse por imposible”.

Criticó, además, la falta  de consenso con la oposición del gobierno presidido por el socialista Lalo Insua, al que reclamó “más diálogo” y “gastar menos en pleitos”. A su postura de negación frente a la reforma de las normas subsidiarias se unieron el líder de Sempre Corcubión, Alfredo Benigno González García, y su homóloga del PP, Gema Freire, quienes criticaron la falta de comunicación e información a los afectados por tales modificaciones futuras y consideraron que, como apuntó el portavoz de Sempre Corcubión, “non hai demanda nin necesidade” de tales reformas entre la ciudadanía. Añadió, además, que no veía “claras” las consecuencias, y que no estaba claro a cuántos vecinos se podía perjudicar con tales modificaciones. Una duda que consideró lesiva para aquellos vecinos que sí habían adaptado sus obras a la normativa vigente y que, como apuntó González García, verían ahora como otros podrían obtener mejoras que a ellos les habrían sido negadas “o que da lugar a suspicacias e oscurantismos ao beneficiar a uns e perxudicar a outros”, apostilló. 

PP, “oscuras razones” tras las modificaciones 

Desde el PP, Freire resaltó que “no veía claras” las razones de tales modificaciones y que, de haber querido, tales variaciones normativas podrían haber salvado del derribo “una vivienda que sus propietarios se vieron forzados a derribar porque ustedes no quisieron salvarla”. Unos y otros, salvo el BNG, que sí brindó su apoyo a la propuesta, criticaron la proyectada reforma e incidieron en que, más que reformas puntuales o “parches”, lo que Corcubión precisaba era de un Plan General de Ordenamiento Municipal que diese por finalizada la inseguridad jurídica en lo tocante a normativa urbanística y sus efectos colaterales.

Electricista municipal, el cuento de nunca acabar que suma ya cerca de 24.000 euros en sanciones

El otro gran protagonista de la noche fue, paradójicamente, el gran ausente de la misma, pues se halla actualmente de baja médica y su nombre tampoco se mencionó en la sala, aunque los presentes hicieron alusión a él pero sin mentarlo: Juan Carlos Sambade Calo, electricista del Concello de Corcubión famoso por la larga y tenaz batalla judicial abierta desde hace más de una década contra la administración local por presuntos acosos y vejaciones laborales.

Un trabajador que lleva siendo la estrella de un vodevil que ha visto pasar a escena juicios laborales, expedientes disciplinarios, inspecciones de trabajo, despidos, readmisiones, procedimientos penales….Todo un galimatías que, lejos de amainar, ayer volvió a tomar nueva fuerza al costoso pleito entre ambas partes pues, como apuntaba ayer en su intervención el líder del BNG, Xosé Ansede, ya iban “15.000 euros, máis 2.500 de xuros, o que suma un total de 17.500 euros”. Apunte al que añadió que en otra resolución aparecía otra orden de pago por “sanción en materia de relación laboráis por 6.251 euros”.

A este respecto, solicitó explicaciones del alcalde, Lalo Insua, quien aclaró que se estaba pagando una deuda de una sanción impuesta “polo mismo Inspector e pola misma Inspectora de Traballo”, y lamentó que, a su juicio, se estaría teniendo un trato especialmente duro con el Concello de Corcubión pues, como apuntó con severidad, “esa Inspectora chegou a vir desde Coruña para ver si lle déramos unas botas de seguridade (al electricista Sambade) e iso paréceme un pouco forte, e así llo puxen en cara, porque a quen está penalizando é ao Concello de Corcubión, que non ao Alcalde”.

Sus palabras fueron replicadas por Ansede, quien le conminó a mantener una “boa relación co persoal”, momento en el que fue interrumpido por Insua, quien le aclaró que él mantenía “unha boa relación co personal menos por ese Señor, que entrou en conflicto con nós e nos sentimos impotentes”. Para reafirmar su voluntad de negociación mencionó que, no bien llegado a la alcaldía, intentó una mediación con el electricista, pero que él aludido había asistido con su abogado y que no se había podido alcanzar acuerdo positivo alguno, “inda que eu así o pensei”. 


Impotencia frente a la situación 

Del cansancio que el tema le suscita al regidor de Corcubión dieron fe sus sentidas palabras señalando que, además de impotencia (palabra repetida en numerosas ocasiones en el debate suscitado sobre el electricista municipal) 

le resultaba fastidioso “perder tanto tiempo falando deste Señor nos plenos, porque todo o mundo sabe e todo Corcubión está en desacordo con que ese señor esté nun sótano e veña, fiche e marche”. Es más, Insua indicó que, ante el cariz que los hechos habían tomado, sólo restaba una única alternativa: “collelo ´in fraganti` e volver a despedilo (…) porque é unha guerra contra o Concello”.  “É imposible chegar a un acordó con el inda que nadie lle diga que faga cousas que non ten que facer, aparte de que a metade do ano pasaa de baixas”.

Reconocimiento a la  figura de la represaliada Mercedes Romero Abella

Otros puntos de la sesión fueron la petición del BNG de dedicar la guardería a Mercedes Romero Abella, maestra nacida en Corcubión y represaliada por el régimen franquista. Punto en el cual el ponente del BNG rompió en lágrimas ante la emoción del recuerdo y, tras decidirse que se estudiaría el tema para ver cómo homenajear a la maestra, se dejó sobre la mesa para ver cuál sería la mejor manera de reñirle merecido tributo. 

Otros puntos tratados dentro de ruegos y preguntas fueron las mejoras de la megafonía de la Capilla del Pilar, la potenciación de la oferta navideña y críticas a la falta de aparcamientos aptos para personas con minusvalías, además de numerosas críticas al estado de diversas obras realizadas en el casco urbano de Corcubión.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!
Concello de Val do Dubra
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,790SeguidoresSeguir
505SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos