14.7 C
Santa Comba
domingo, julio 3, 2022

Marta Ortega compra el Pazo donde vivió Herminia Borrell

– Rafael Lema-

Marta Ortega acaba de adquirir el pazo que fue de otra famosa y adinerada coruñesa, Herminia Borrell. El pazo de Aián en Sigrás-Cambre perteneció a esta hispanocubana de Camariñas antes de pasar a manos del exministro Juan Castañón de Mena. La hija de Amancio Ortega pudo haber pagado tres millones de euros.

Herminia Rodríguez-Borrell Feijóo, más conocida por Herminia Borrell, originaria de Camariñas (1897-1971) su familia había prosperado económicamente gracias al negocio del azúcar en Cuba. Vivían en su pazo familiar de Cambre pero solían visitar Camariñas en la primera mitad del siglo pasado, y tenían propiedades en esta villa, en Ponte do Porto y Carballo.

Los Borrell estaban en Camariñas desde el siglo XVIII, descendientes de un sargento mayor del castillo y emparentaron con los hidalgos Romero y los comerciantes Feijoo-Pardiñas. El padre de Herminia era capataz en sus haciendas cubanas y se casó con una hija de los dueños. La fiesta de su puesta de largo se celebró en el Pazo de Meirás y vino de la mano de la famosa escritora Emilia Pardo Bazán. Su hermano Max era un fijo en las partidas de pesca de Franco por Galicia y el Cantábrico en el Azor. El mismo general admiraba a Herminia, a la que tenía por su amor platónico, según le comentaba a Max.

Sus ricos padres Máximo y María Luisa la enviaron de joven a Londres a formarse, en compañía de su tía Lala. Allí no faltó a un sarao y en uno conocería al millonario Nubar Gulbenkian (Armenia, 1900), hijo del legendario empresario petrolero y filántropo Calouste Gulbenkian. Vivieron tres años de noviazgo, visitaron varias veces A Coruña para conocer a su familia política, y finalmente hubo otra gran boda en el top de vanidades en 1922.

Borrell y Gulbenkian fijaron su residencia en el Ritz de Piccadilly, siendo la pareja una de las celebridades del momento. El cuadro de 1936 de su amiga exiliada en Buenos Aires Elena Olmos da fe de su estilo. Su hermano Max se casó en ese año con otra gran pintora, Carmiña Álvarez de Sotomayor, hija del famoso pintor y señor del pazo de Sergude. se casaban en Londres por lo civil, en la «Prince's Row Registry Office», en una ceremonia a la que tan sólo asistió su madre y su tía Lala. El matrimonio sería confirmado después en una suite del Hotel Ritz en Picadilly, en una ceremonia por el rito armenio. Con su residencia en el hotel se dedicaron a vivir los años locos, bebiendo champán en el Palacio de Buckingham y viajando por toda Europa en sus Rolls-Royce.

Seis años duró su matrimonio. En uno de sus viajes, en Lago Maggiore, Herminia, la primera mujer con carnet de conducir de España y conductora bastante arriesgada, estrelló el exclusivo Hispano Suiza de Nubar. Dejaron el hotel Ritz por una casa en Park Lane. Borrell se cansó de las infidelidades y las obligaciones de tantas recepciones perfectas para los petroleros del círculo íntimo y empresarial de su marido, y se divorció de Gulbenkian a finales de los años veinte.

«Cada día cansa a tres agentes de bolsa, tres caballos y tres mujeres»

En sus memorias, el magnate armenio casado tres veces relataba que había tenido «buenas esposas» pero «dos de ellas se fueron y, ciertamente, no las puedo culpar. Siendo más joven y más viril de lo que soy ahora, sucumbí a otros encantos. Los encantos de mujeres más jóvenes». Su amigo George Ansley contaba: «Nubar es tan complicado y duro que cada día cansa a tres agentes de Bolsa, tres caballos y tres mujeres». No pierde su admiración por ella: «Siempre que entrábamos en un restaurante nuestra mesa se convertía en el centro de atención. Herminia llamaba la atención por su belleza típicamente española, por su pelo negro partido en raya al medio y recogido en la nuca. Resultaba extraordinariamente atractiva».

Herminia Borrell Feijóo regresa al pazo de Sigrás en A Coruña con todas sus joyas, una pensión de 300 dólares mensuales, su perro pequinés, con solo 30 años, y toda su belleza en esplendor. Será íntima del círculo de los Franco Polo y estrella rutilante de la sociedad local. Fue una gran coleccionista. En Sigrás en sus últimos años vivía sola, con perros, gatos y loros charlatanes.

En su biografía sobre Herminia, Victoria Armesto destaca su carisma en la alta sociedad coruñesa, como fue presidenta honorífica del Deportivo de La Coruña, jugaba al tenis en el Sporting Club, fumaba en público, usaba pantalones de Coco Chanel y traje de baño en Riazor. Herminia fue la primera mujer con carné de conducir en España y también la primera con moto. 

El famoso retrato de Herminia a cargo de Elena Olmo se expuso en el año 2020. El retrato de Herminia Borrell procede del pazo de Sigrás (Cambre), del que era propietaria según el Expediente «Acta de donación de sus hermanos Máximo, Alfredo y Camilo». Figuró en la exposición Cien Años de Arte en Galicia, organizada por la Academia Provincial de BBAA, Salón de Exposiciones del Excmo. Ayuntamiento, La Coruña , 1949. Año 1983: Homenaje a pintores coruñeses, Excma. Diputación de La Coruña.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
Concello de Val do Dubra
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,776SeguidoresSeguir
461SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos