7.1 C
Santa Comba
miércoles, febrero 28, 2024

Vigo vive una oleada de asaltos a máquinas tragamonedas

Efectivos de la Policía Nacional, Guardia Civil de Baiona y Policía Local viguesa han logrado capturar a dos hombres por la autoría de una docena de robos con fuerza que se llevaron a cabo en diferentes bares de Vigo y el área metropolitana a principios de octubre. Los asaltantes perseguían en todas sus actuaciones hacerse con la recaudación de las máquinas tragaperras y el dinero en efectivo de las cajas registradoras. Un tercer sospechoso permanece huido. 

Los agentes policiales abrieron la investigación después de que los propietarios de estos establecimientos hosteleros, pertenecientes a la capital y las localidades de Matamá, Alcabre, Beade, Gondomar y Valladares, denunciaran los hechos en comisaría. Al parecer, el modus operandi de esta pequeña banda organizada que actuaba por la noche era siempre el mismo: dos jóvenes enmascarados rompían con un objeto contundente el cristal de la puerta, ventana o escaparate de los locales y entraban en ellos para robar todo el dinero que hubiera disponible. Tras esto, salían rápidamente a la calle y se daban a la fuga en un vehículo, también sustraído, en el que esperaba un tercer integrante.

Fue hace un par de semanas cuando la Policía localizó el coche que los ladrones empleaban para huir después de cada asalto. Este estaba circulando por la capital con tres ocupantes dentro; dos de ellos fueron identificados y detenidos como autores de los hechos, mientras que el otro consiguió escapar y todavía se desconoce su paradero. A todos ellos se les imputan como mínimo doce robos con fuerza, un delito de sustracción de vehículo, varios delitos contra la seguridad vial, daños y pertenencia a grupo criminal. La Policía Nacional investiga ahora si los cacos están implicados en otros episodios delictivos de la misma naturaleza que se han venido produciendo en la zona.

Las máquinas tragamonedas se han convertido en el blanco perfecto para los amigos de lo ajeno, teniendo en cuenta que sin apenas dificultad y en cuestión de unos pocos segundos es posible obtener de ellas un botín que rara vez baja de los seiscientos euros. Esto es gracias al auge que están viviendo los slots en los últimos años; sólo en 2022 el Ministerio de Consumo contabilizó en la comunidad autónoma de Galicia más de 6800 locales con máquinas de este tipo.

Se trata de una tendencia alcista que no solo se observa en el aspecto físico, también se refleja asimismo a nivel online. En este sentido, ya podemos encontrar plataformas de juego en internet, como puede verse en esta selección de Time2play sobre tragamonedas con dinero real, que cuentan con más de 2000 máquinas disponibles por casino. Una gran cantidad de slots disponibles tanto de forma digital como física que confirman su popularidad entre el público aficionado a los juegos de azar. Además, en todas ellas las recompensas son muy variadas, dependiendo siempre de aspectos como la volatilidad, el RTP o las líneas de pago.

La preocupación es máxima entre los bares y cafeterías de la ciudad de Vigo y sus alrededores, y es que esta clase de saqueos que llevan tiempo siendo habituales están engrosando las estadísticas de manera alarmante. Según el Ministerio del Interior, el sector hostelero del área metropolitana ha soportado un promedio de 17 robos mensuales en este 2023. Ante estas circunstancias, los baristas se han visto obligados a tomar medidas de protección más contundentes. La más común está siendo encerrar las máquinas tragaperras en jaulas acorazadas, unas estructuras de hierro que están provistas de persianas metálicas y que permanecen empotradas en la pared y ancladas al suelo.

Gracias a estas características, las jaulas no sólo impiden que las máquinas puedan ser trasladadas de un sitio a otro, sino que además limitan mucho el acceso a las arcas de recaudación. Más allá de lo efectivo de los materiales y el diseño, se trata de una idea que incorpora también tintes disuasorios, sobre todo porque el tiempo que conlleva romper armazones de esta tipología es lo suficientemente elevado como para que las patrullas policiales puedan cazar a los ladrones con las manos en la masa. Frente a la oleada de delincuencia, la compra de estos artefactos se ha disparado en la región durante el mes de octubre. El precio de cada uno de ellos ronda los mil quinientos euros, una cifra que se amortiza con rapidez, que mantiene a salvo la integridad de la hostelería.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,826SeguidoresSeguir
1,210SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos