15.7 C
Santa Comba
sábado, julio 2, 2022

Critican los actos de homenaje a la persona que asesinó a José Antonio Pardines Arcay

– Xosé Manuel Lema-

El próximo 7 de junio se cumplen 53 años del asesinato del agente de la Guardia Civil de Tráfico, José Antonio Pardines Arcay. Natural de Malpica y la persona que, involuntariamente, estrenó el libro de la muerte escrito por la banda terrorista ETA.

Mientras escribo esto ignoro si en Galicia o en Euskadi habrá algún acto de recuerdo a esta víctima de la sinrazón. Lo que se si celebrarán serán actos en recuerdo de la persona que apretó el gatillo y destrozó los sueños de Pardines, Txabi Etxebarrieta.

Los actos de “homenaje” a Etxebarrieta han generado reacciones. Desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) critican al ayuntamiento de Bilbao por permitir esas iniciativas y lo  consideran “inmoral”.

El 4 de junio habrá una charla organizada por ““Etxebarrieta Memoria Elkartea” que reivindica el acto como “un momento de memoria y verdad”. Y habrá también otra cita en recuerdo el 6 de junio. Recordando al asesino un día antes del aniversario de la muerte de la víctima.

COVITE lo tiene claro. Estamos ante “una muestra más de la corrupción moral reinante en una parte de las sociedades vasca y navarra, donde se permite que se homenajee a terroristas en las calles y se trabaja para perpetuar la memoria de los asesinos de ETA”. 

Recuerdan que Txabi Etxebarrieta  “abrió la veda a los crímenes de ETA” y “su responsabilidad histórica en la trayectoria terrorista de ETA es decisiva, por eso es especialmente grave que se le encumbre como héroe ante la pasividad de las instituciones vascas”.

El agente Pardines

José Antonio Pardines Arcay fue asesinado el 7 de junio de 1968. Como recordaría el Iñaki Sarasqueta “Txabi sacó la pistola y le disparó. Cayó boca arriba. Volvió a dispararle tres o cuatro tiros más en el pecho. Había tomado centraminas y quizá eso influyó. En cualquier caso fue un día aciago. Un error. Era un guardia civil anónimo, un pobre chaval. No había ninguna necesidad de que aquel hombre muriera”.

Después de años de olvido generalizado, salvo honrosas excepciones, hoy en día Pardines tiene su monolito en Malpica y su trágica historia es recordada en libros como “Pardines, cuando ETA empezó a matar” de Gaizka Fernández Soldevilla y Florencio Domínguez, en el documental “Nacional I” de la Fundación Miguel Ángel Blanco o en a mini-serie “La Línea Invisible”.

A esta niebla histórica que acompañó la memoria de Pardines se refirió hace unos meses en Radio Xallas el periodista Gorka Angulo:”Fue la primera víctima de ETA. En cincuenta años nadie habló de Pardines. Si sobre su asesino, Etxebarrieta. La primera biografía de Pardines la sacamos desde del Centro Memorial para recuperar y humanizar su figura”.

En el programa «Na Encrucillada» también nos aportó su visión el historiador y autor de la biografía, Gaizka Fernández Soldevilla:”Pardines estaba totalmente olvidado. Era un gran desconocido. En cambio la figura de su asesino Txabi Etxebarrieta si es bastante conocida. Con el libro en 2018, la situación cambió algo y la serie (“La línea Invisible”) va a ser un punto de inflexión para dar a conocer  a la víctima”.

Desde este medio y desde nuestra humildad, lo seguiremos recordando. A Pardines.

Pódeche interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Concello de Val do Dubra
Concello de Val do Dubra
spot_img
spot_img

Síguenos

7,820FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,776SeguidoresSeguir
460SuscriptoresSuscribirte

Últimos artigos