3020 fans     1096 seguidores     33 seguidores - Club Adiante - Dirixe: Xosé Manuel Lema [Contacto]
Orange Santa Comba
Comercial Rodriguez

La Reina María Cristina y otros negreros del país

La Reina María Cristina y otros negreros del país

Reportaxes | Publicada: 25/04/2016

Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
16
5
0

Email Google+ Pinterest Menéame Chuza! Cabozo

Tempo de lectura: 19 minutos e 10 segundos.

A Coruña y el comercio de esclavos. Tercer y penúltimo capítulo del serial histórico que nos ofrece el investigador Rafael Lema en Adiante Galicia.

Los abolicionistas de la época del ínclito Feijoo, el paisano que compraba gallegos a 80 pesos, acusaban a la reina madre María Cristina y a su segundo marido, el duque de Rianzares, de participar financieramente en la Trata cubana por medio de una poderosa sociedad capitalista integrada por Antonio Juan Parejo, el coronel hacendado y conde de Bagáez, Manuel Pastor; y el técnico-negrero Pedro Forcadé. Parece que a esta compañía tampoco eran ajenos Wenceslao de Villa-Urrutia y Luis Mariátegui. Antonio Parejo, hacendado millonario, casado con Susana Benítez, dueño de uno de los más grandes ingenios de su tiempo, y que aparece mezclado en múltiples negocios turbios en Cuba, es amigo íntimo del marido de la reina.

 La influencia de la reina y su camarilla cesó bruscamente el 17 de abril de 1853, cuando el pueblo de Madrid, enfurecido, saqueó su palacio y obligó a expulsarla para siempre de la Península. La lista de patriotas embarcados en la Trata negra cubana es larga. El conde de Campo Alegre, Miguel Hano y Vega, Francisco (Pancho) Marty y Torrens, Joaquín Pedroso y Barreto, Santiago Sáenz, José Suárez Argudín, Noriega Olmo. Juan Atilano Colomé, Luis Antonio Estrada, José Fonts, Antonio Gavilán, Francisco Martínez, José Portilla, José Riquelme, Ramón Rovirosa, Domingo Sarria, Marcial Truffin, Angel Urzaz. Muchos de estos nombres los volveremos a ver mezclados con la trata de chinos (Colomé). 

En la lista hay muchos hacendados, pero también una buena colección de negreros profesionales (Pancho Marti, Argudín, Fonts, y otros), y faltan nombres tan conspicuos, como los de Zulueta, Pastor, Zaldo, que practicaban la Trata "por la libre" y no querían "tratos" con nadie. La correspondencia inédita del tratante "gallego" José L. Pedro Blanco aporta asimismo nuevos datos al tema. La trata de negros a las colonias españolas en América pues siguió muy activa mas allá de los tratados internacionales y las persecuciones (inglesas, yanquis). A ellos se unió el tráfico de indios yucatecos vendidos a las colonias hispanas por las autoridades de México, tras su independencia. Venta en la que también entraban los franceses. Y la venta de chinos y gallegos.

Los principales documentos relacionados con la cuestión de la trata de negros se encontrarán en "Proyecto de inmigración africana para las islas de Cuba y Puerto Rico y el Imperio del Brasil presentado a los respectivos gobiernos por los Sres. Argudín, Cunha Reis y Perdones, Habana, 1860". En cuanto al espinoso tema de los indios los documentos fundamentales han sido publicados por Carlos Menéndez: "Historia del infame y vergonzoso comercio de indios vendidos a los esclavistas de Cuba por los políticos yucatecos desde 1848 hasta 1861 (Mérida, Yucatán, 1923)". Del mismo autor también: "Las Memorias de Don Buenaventura y la venta de indios yucatecos a Cuba, Mérida, Yucatán, 1925". 

Recordamos que los indios ya desde los Reyes Católicos estaban bajo protección real por las tan lejanas e innovadoras Leyes de Indias, y por regla general aquellos que eran bautizados se consideraban súbitos de la Corona española. Por lo que vemos, y como pasó en toda América de la Patagonia a Alaska, la independencia de los países americanos supuso a mayores el expolio continuado e incluso el genocidio de las poblaciones indígenas. Algo que no cesa. Es un hecho que las poblaciones indias fueron poco proclives a unirse a los caudillos libertadores contra España. Conocían bien la igualdad y fraternidad de la burguesía criolla. El oprobio del Rey y la Iglesia eran jauja comparado con los de casa. En la documentación dada por Menéndez podemos leer los precios que se pagan por los seres humanos. Precios que pronto subieron, y el gobernador de Yucatán, que en 1859 pedía de 100 a 130 pesos por cada indio prisionero, al año siguiente exigía 160 pesos por cada varón de 16 a 50 años, 120 por las hembras de la misma edad y 80 pesos por los niños de 10 a 15 años de ambos sexos. 

Una contrata de yucatecos expedida por la Sociedad mejicana es similar a la de los chinos, aunque con algunas variantes, pues prevé la contratación de mujeres y niños. Está firmada por el gobernador de Yucatán: Martín Francisco Peraza. Tiene dos sellos: uno del Gobierno Superior Civil de Yucatán y otro de Goicuría y Hermano, de la Habana. Es la número 109 de esta expedición. Europeos de todo pelaje y casas reales participaban en la trata. El cónsul de Baviera en La Habana, un aventurero llamado Tito Visino, gestionó con el general Santa Anna el monopolio de compra de yucatecos concedido a la Casa Goicuría en 1854. Su Alteza Serenísima, al aprobar el "asiento negrero", declaraba, con cinismo digno de toda su ejecutoria, "...que tales contratas han de ser beneficiosas a los indígenas (...) sirviendo de un medio eficaz para despertar en ellos ideas saludables de orden, economía y amor al trabajo". Al precio de 10 onzas (170 pesos), se vendieron los primeros chinos en 1847. 

La correspondencia del cónsul de México en La Habana (Archivo Nacional: Gobierno Superior Civil, leg. 538/20144), menciona que se pedía por el indio Cucul y su mujer la suma de 816 pesos; entonces ya los chinos se vendían a 350 y 400 pesos, y por los gallegos sabemos que se llegó hasta pedir 200 pesos. De fecha tan tardía como 1870, encontramos una solicitud, aprobada por las autoridades españolas, para introducir yucatecos en condiciones similares a las de los chinos. En enero de 1860, un informe oficial al Gobierno mexicano afirma que "...se han vendido cien yucatecos todos los meses. Por el puerto de Sisal se embarcan públicamente 25 a 30 cada vez que el vapor español que viene a Veracruz se volvía a la Habana. Por Río Lagartos y puerto San Felipe constantemente se ha hecho la misma extracción en buques mercantes o bien en los viveros del español D. Francisco Martí". 

Más adelante, el mismo documento habla de los "millares de indígenas que existen en Cuba", y finalmente se hace mención de una cantidad de 30.000 pesos mexicanos depositados en la Administración de Hacienda de Mérida, para responder de la compra de los indios. Un intento de venta de indios por parte del gobierno peruano parece que chocó con un "vivero o reserva" de algún tratante francés o en colonias francesas. Según los despachos del cónsul americano, Savage, del 6 de septiembre de 1860, "el Encargado de Negocios de Francia en Lima manifestó al Gobierno peruano, en tiempo oportuno y en forma enérgica, la protesta de su país por la indiscreta intromisión en la reserva de caza de su país". (Paz Soldán: La inmigración en el Perú..., 1891, p. 37). El cónsul de Francia en La Habana pudo realizar asimismo alguna gestión similar. Reserva de caza, viveros de hombres; en fin, sin palabras. Y recordemos que en Haití, ex colonia francesa pero dentro de sus intereses comerciales, residía un hacendado de la Trata, el obispo gallego Basilio Suárez, bien relacionado con el lobby cubano. Y coruñés: Pastor, Amboage, Carballo, Menéndez, Borrell. Por ejemplo los Menéndez coruñeses tiene trato familiar con los cubano-camariñanos Rodríguez Borrell, que apadrinan en 1859 al nieto de Gervasio Menéndez, Alfredo Brañas Menéndez, en Carballo.

Importante fue la participación catalana en la historia del tráfico negrero. Unos desde sus bases en Galicia, bien familias asentadas desde la época de los fomentadores de la pesca, bien incorporados tras las guerras napoleónicas. Y otros, desde Barcelona, Cádiz. En un artículo de Pelai Pagès publicado en la revista El Temps en marzo de 2004, titulado "Els catalans en el tràfic d´esclaus", se dice que "durante muchos años la participación de los catalanes en el tráfico de esclavos fue, para la historiografía catalana, un tema prácticamente tabú". Hay un libro esclarecedor de Josep M. Fradera, "La participació catalana en el tràfic d´esclaus (1789-1845)". Y "Dos segles de marina catalana" (Biblioteca Selecta, 1961), de Esteve Fábregas i Barri, que contiene la reproducción de una licencia para el comercio de negros, firmada en La Habana, en 1816, por Juan Ruiz de Apodaca y Juan Antonio López; y un contrato de compraventa de un hombre de raza negra, el esclavo de 19 años, Andrés Ricomar, por el peso de cien pesos fuertes. El contrato se firmó en Barcelona en 1827 y al pie del mismo aparecen los nombres de todos los firmantes.

 Está documentada la participación de embarcaciones catalanas en el tráfico negrero desde 1789 hasta mediados del siglo XIX, como la de gaditanas o gallegas. El comercio de esclavos pasó por un periodo legal (1789-1820) y otro ilegal (1821-1845). Aunque la historia va por países e incluso gobiernos. El conflicto angloamericano de 1812 a 1814 dejó un espacio amplio a la participación de otros países en el comercio triangular Europa, África, América, como los españoles o franceses. La causa más importante del comercio de esclavos para buena parte de los investigadores fue la convicción de la sacarocracia cubana, los hacendados de los ingenios azucareros y la misma Corona española, de que la riqueza azucarera dependía del régimen laboral esclavista. Lema igualmente de los confederados.

De hecho en el siglo XIX el principal cliente, exportador e importador, de Cuba no era España sino Estados Unidos. La estrategia de actuación se fue modificando al compás de los diferentes tratados internacionales promulgados en contra del tráfico negrero. Durante el periodo legal (sobre todo entre 1816-19) entraron en Cuba 1958 embarcaciones negreras, 589 fueron españolas y el resto extranjeras (898 norteamericanas, 191 inglesas, 181 danesas, 37 francesas, 18 suecas, 17 holandesas, 17 portuguesas, 6 alemanas y 4 de origen desconocido). De los buques españoles, 146 eran catalanes y transportaron 30.696 esclavos. Hay constancia de 220 expediciones durante el periodo ilegal pero es muy probable que fueran bastantes más. El margen de beneficios se estimaba en un 259% por esclavo. Era más que suficiente para cubrir posibles incidencias.

Los nombres propios más destacados de la generación negrera catalana son: Samà, Panxo Martí, Pau Forcadé, Miró y Pié, Joseph Maria Borrell y Miquel Pous. El importante papel económico jugado en Catalunya por personajes como Joseph Baró de Canet, Antonio López y López, Joseph Vidal y Ribas, Miquel Biada, los Samà y otros, no puede explicarse, según investigadores locales, sin sus vínculos con el tráfico de esclavos. Muchos de estos apellidos ya los vimos citados entre los comerciantes cubanos y algunos obtendrán puestos y concesiones en Galicia. No es extraño entonces que el malagueño Pedro Blanco Fernández de Trava, uno de los negreros más famosos de la historia, se construyera una casa en Barcelona para su retiro. La burguesía catalana por estos datos fue esclavista y colonialista. 

El empecinamiento de la Corona española por defender Cuba de la insurrección separatista (algo vinculado estrechamente con el esclavismo) debe buscar sus raíces en este apoyo de la burguesía catalana (con los socios europeos metidos a hacendados) y en los intereses de miembros de la Casa Real en las plantaciones. A modo de ejemplo, se puede recordar la espectacular y escandalosa campaña desatada por el Círculo Hispano-Ultramarino de Barcelona en 1872 con el objetivo de frenar la iniciativa gubernamental de abolir la esclavitud en Puerto Rico. Como siempre es curioso ver a destacados liberales o ilustrados regionalistas defendiendo la infame Trata con enrevesados circunloquios retóricos. La pela es la pela. Y la política, tantas veces, el arte de la mentira encubierta en palabrería. En Brasil se debatía entonces sobre la humanidad del negro.

FOTOS B/N- Imágenes de Cuba 1850 Latin American Studies

Se queres podes deixar un comentario sobre esta noticia no Facebook:

Pódeche interesar...

 El Partido Popular presenta sus presupuestos por comarcas

El Partido Popular presenta sus presupuestos por comarcas

//El canon de la autovía, la EDAR de A Laracha y las mejoras portuarias en Fisterra y Laxe copan la inversión en la Co…

Ler máis
María Pose:”Hai que seguir traballando ao pe do canón"

María Pose:”Hai que seguir traballando ao pe do canón"

 //O Partido Popular celebrou a súa cea anual coa vontade de seguir traballando por Santa Comba// Asistiu a portavoz a…

Ler máis
Dos personas heridas en una salida de vía en Baíñas

Dos personas heridas en una salida de vía en Baíñas

//Aparatoso accidente esta madrugada en Baíñas con una persona herida de gravedad y otra de carácter leve// El coche …

Ler máis

Noticias sobre A Costa da Morte, as suas comarcas e os seus concellos: Bergantiños, Soneira, Camariñas, Carballo, Cee, Corcubión, Dumbría, Fisterra, Muxía, Vimianzo, Santa Comba e Zas.
Opinión
Merca o teu pobo Santa Comba Nadal 2016
DAC Outono Cultural
Mantido S.L. Construcciones y Obras Públicas
Concello da Laracha
Concello de Mazaricos
En breves

Adiante TV

Opinión

Os servidores de Putin

Daniel Lago

A última nova do que acontece nesta guerra “híbrida” é o back-up dos telemóveis chineses, de milhares de dados de utentes ocidentais, não é …

Daniel Lago
Ler máis

Presupuestos Participativos de la Marea, un “éxito”

Nacho Louro

El invento de los “presupuestos participativos” no es más que un brindis al sol de la nueva política populista para vendernos que frente al sist…

Nacho Louro
Ler máis

Raro o rato chorar a morte do gato

Daniel Lago

Quando em fins dos ´80 do século passado, a URSS colapsou; e com ela todo o bloco do Leste da Europa; esta estava no médio de uma forte tormenta ec…

Daniel Lago
Ler máis

Conversas na Encrucillada

Usamos cookies propias e de terceiros para mostrar publicidade personalizada segundo a súa navegación. Se continua navegando consideramos que acepta o uso de cookies. OK Máis información